¿Cómo estimular sensorialmente a los niños?

Una estimulación sensorial hace que los colores sean más vivos, los olores más intensos, los sabores más profundos, los sonidos más limpios

  • ¿Cómo estimular sensorialmente a los niños?
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

26 de septiembre de 2018. 09:49h

Comentada
larazon.es.  Madrid. 3/10/2018

ETIQUETAS

Un aula de estimulación multisensorial es un espacio preparado para que los niños puedan interactuar con el entorno mediante la estimulación de sus sentidos. La red de escuelas infantiles Nemomarlin, con 34 escuelas repartidas por toda España, acaba de instaurar este tipo de espacios en todos sus centros con el objetivo de trabajar con los pequeños los sentidos y las emociones. Un proyecto que promete traer los mejores resultados en las mentes de los niños.

Esta es una iniciativa innovadora dentro del segmento educativo de 1 a 3 años, puesto que desde edades tempranas nuestro pensamiento se va construyendo con toda la información que recogemos del exterior, y los canales fundamentales para esa recopilación son nuestros propios sentidos. El objetivo de este espacio es que los niños puedan trabajar los sentidos de una forma diferente, con recursos y elementos sensoriales para oír, probar, oler, tocar, ver, sentir, entender, crear, imaginar...

¿Por qué es bueno para los niños recibir este tipo de estimulación?

Una estimulación sensorial hace que los colores sean más vivos, los olores más intensos, los sabores más profundos, los sonidos más limpios y hace que nuestra receptividad sea mayor y los sentidos pasan a ser los protagonistas de nuestras vidas. “La finalidad de estos espacios multisensoriales es que los niños/as adquieran una serie de aprendizajes mediante la experimentación y el descubrimiento y que puedan desarrollar también sus habilidades sociales y cognitivas, por eso pretendemos en nuestras escuelas crear un ambiente con estímulos, donde se trabajen sensaciones a través de experiencias, dotando al niño/a de libertad para explorar, descubrir y disfrutar de sus sentidos”, aseguran desde Nemomarlin.

Siendo adultos nuestro repertorio de información que proviene de los sentidos va aumentando (perfumes, alimentos, cine, spas...), sin ser conscientes de esa estimulación, ya que lo tenemos asumido dentro de nuestra cotidianeidad. En el caso de los niños todo es novedoso porque sus experiencias son limitadas dado su corto periodo de vida, y por ello todos los recursos que podamos ofrecerles para estimularlos serán bien aceptados y además nos permitirán trabajar la inteligencia emocional atendiendo a las diversas reacciones que los pequeños muestren al exponerse a los variados elementos y sensaciones.

Los objetivos y las ventajas son muchos:

Potenciar las relaciones positivas entre iguales y con el adulto.

Preparar espacios o ambientes para crear un clima motivador y provocar la exploración, la interacción, el movimiento y la comunicación.

Mejorar la coordinación y la concentración.

Estimular el pensamiento lógico.

Promover la comunicación no verbal.

Aceptar estímulos de su entorno.

Favorecer la situación personal y social del niño/a mejorando y desarrollando tanto su bienestar físico como emocional.

Favorecer nuevas alternativas en la atención educativa.

Ayudar a mejorar.

Algunos materiales -especialmente pensados para niños de esta edad- que se van a utilizar en estos espacios sensorial son: columna sensorial, espejos de ángulo perspectiva, mesa de luz multicolor y plantillas, formas de colores multicolor, cubos sensoriales, paneles traslúcidos, cofre musical, caja de soplo, biblioteca de sabores... y un largo etcétera.

Últimas noticias