Consejos para practicar deporte en verano

La subida de las temperaturas requiere de pautas de prevención a la hora de practicar deporte

  • Consejos para practicar deporte en verano
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

18 de junio de 2019. 12:45h

Comentada
larazon.es.  Madrid. 18/6/2019

Practicar deporte en verano puede ser incómodo y puede suponer algunos riesgos: las quemaduras solares, los problemas de circulación, las picaduras de insectos y la deshidratación son solo algunos de los peligros que se pueden sufrir. Ya sea verano o invierno, a muchos deportistas les gusta entrenar al aire libre sin importar el tiempo que haga. Sin embargo, las altas temperaturas de estos próximos meses pueden conllevar ciertos peligros: cualquier entrenamiento que se realice aumenta el pulso, el metabolismo y la temperatura corporal a altos niveles en un breve espacio de tiempo. Si, además, hace mucho calor, en muchos casos aumenta la propensión a tener problemas de circulación o peor, insolaciones. Además, las altas temperaturas pueden causar dolencias menos graves, como náuseas, mareos o calambres, perjudicando así el rendimiento. Desde Freeletics ofrecen unas claves para poder entrenar en verano sin preocupaciones.

Entrena a primera hora o por la noche

Mientras que en invierno se recomienda entrenar a mediodía para poder aprovechar la luz solar y el momento más cálido del día, en verano hay que evitar justo ese periodo de tiempo y entrenar a primeras horas de la mañana o por la noche. Las temperaturas son más agradables y la exposición solar es mucho menor. A primeras horas de la mañana el aire es más fresco y, si entrenas al inicio de la mañana, además de hacerlo con menos contaminación, empezarás el día con energía y vitalidad.

Equilibrio hídrico

El sudor provoca que la pérdida de líquidos aumente, por eso en verano es tan importante una buena hidratación: hay que beber aproximadamente un litro más de lo normal. El rendimiento corporal se resiente a partir de un déficit de líquidos del 2 % del peso corporal, ya que el agua es el medio de reacción y transporte principal de nuestro cuerpo. A través del sudor se pierden sustancias minerales que garantizan, entre otras, la capacidad de funcionamiento de la musculatura y como consecuencia, la aparición de calambres. Como el peligro de deshidratación y calambres es especialmente alto tras el entrenamiento, es recomendable tomar más líquidos antes de empezar cualquier tipo de ejercicio. Al mismo tiempo, entrenar con el estómago lleno de agua no es lo más recomendable, por lo que se aconseja beber unos dos vasos media hora antes de comenzar el entrenamiento.

Ropa funcional

Desde Freeletics recomiendan llevar ropa cómoda y funcional durante el entrenamiento. Son recomendables los materiales que te hacen transpirar y que permiten la ventilación, así como cortes ceñidos para evitar al máximo los rozamientos con la ropa. Las prendas también deberían cubrir una gran parte del cuerpo para protegerlo de las picaduras de insectos y de los rayos de sol. Respecto a la cabeza, es una zona delicada de ahí que sea mejor cubrirla bien del sol. Una gorra es ideal para repeler la mayor parte del calor y, a la vez, proteger algo la zona de los ojos.

Siempre protección solar

En verano, nuestra piel está sometida a los rayos UV del sol incluso en zonas con sombra. Aunque nos recuerdan siempre lo importante que es ponerse protección solar, desde Freeletics insisten de su importancia ya que los peligros causados por quemaduras solares y similares son conocidos por todos y deben tomarse muy en serio.

Usa aerosol contra picaduras de insectos

Llega el calor y con él los mosquitos, avispas e insectos varios que además de distraer también pueden producir heridas y molestias en la piel. Para los insectos, el verano es su época de más trabajo, por lo que es aconsejable aplicar espray contra las picaduras de insectos y, en caso necesario, también sobre la esterilla y la ropa, de manera que puedas concentrarte en el ejercicio sin distracciones.

Últimas noticias