‘El grito, la imposición, la bofetada, el chantaje y el autoritarismo son formas inaceptables de educación a los niños’

La psicóloga Olga Carmona ha publicado el libro “El genio que llevas dentro”

  • ‘El grito, la imposición, la bofetada, el chantaje y el autoritarismo son formas inaceptables de educación a los niños’

Tiempo de lectura 8 min.

25 de mayo de 2019. 10:53h

Comentada
Gema Lendoiro Madrid. 25/5/2019

Parece ser que todos llevamos, siendo niños, un genio dentro pero no siempre los adultos que nos rodean saben sacar partido a este genio innato. Unas veces porque no saben hacerlo, otras porque no se dan cuenta y otras porque no tienen especial interés. Para aquellos padres que quieran estimular, Olga Carmona y Alejandro Busto, matrimonio y ambos psicólogos con más de 20 años a sus espaldas, han decidido escribir un libro El Genio que llevas dentro, para, precisamente, ayudar a padres e hijos a sacar todo su potencial.

¿Por qué ha querido escribir este libro y cuál era la intención a la hora de publicarlo?

En realidad, fue una propuesta de la Editorial Penguin Random House. Ellos querían un libro que fuera para niños de entre 7 y 11 años y también para padres y madres, un libro para compartir en familia, que estimulara los ocho tipos de inteligencias propuestos por Howard Gardner psicólogo, investigador y profesor de la Universidad de Harvard, conocido en el ámbito científico por sus investigaciones en el análisis de las capacidades cognitivas y por haber formulado la teoría de las inteligencias múltiples. Trasladar esa compleja teoría a los niños y a sus padres de forma que se convirtiera en algo estimulante y dinámico era todo un reto, así que aceptamos.

¿Qué busca, qué quiere que los padres y los niños aprendan de él?

Lo que más buscamos, y creo que lo hemos conseguido, ya que vamos por la tercera edición, es que las familias compartan tiempo juntos, pero también que todos, padres y niños se alejen del concepto de inteligencia caduco y unitario que se relaciona únicamente con lo académico y puedan ver que un niño o niña que es bueno musical o deportivamente, también es inteligencia. Que ningún tipo es mejor o superior a otro, y que puedan ver desde un inicio hacia donde se inclinan sus hijos para favorecer por un lado su talento natural y para equilibrar aquellos menos desarrollados. Hemos hecho también mucho hincapié en la inteligencia emocional, de hecho, son los capítulos más desarrollados y en mi opinión más interesantes.

El libro está planteado de forma que cada capítulo representa un tipo de inteligencia, en un mundo onírico cuya columna vertebral es la Creatividad. Por ejemplo, “Menea y el reino del movimiento” es la inteligencia kinestésica corporal, en ese capítulo los niños y sus padres tendrán que hacer algunos retos y juegos para poder salir de ese mundo y poder entrar en otro.

¿Cómo se reconoce a un niño con inteligencias múltiples? Cuándo, en qué se caracterizan.

Todos los niños (y adultos) tenemos inteligencias múltiples. En los últimos años se habla más de talentos, pero al final es un poco lo mismo, es decir, en cada uno de nosotros confluyen todos los tipos de talento, en lo que diferimos es en la forma en que están desarrollados. De esta forma, hay niños que adoran los cuentos y las historias (inteligencia lingüística), niños que se inclinan hacia lo deportivo o trabajos manuales preferiblemente (inteligencia kinestésica), otros son talentosos en lo que tenga que ver con la música... es decir, no hay una única manera de ser inteligente.

Usted es experta en Altas Capacidades y Neuropsicología de la Educación. Y madre de dos niños con Altas Capacidades. En algunos de sus artículos plantea que educar a un niño o niña de estas características puede ser un desafío. ¿ Por qué?

Si, yo abogo por vivirlo y transmitirlo a otros padres y docentes como un desafío y no como un problema. Porque realmente no es un problema, es un reto maravilloso, un viaje de descubrimiento y de crecimiento que merece ser vivido desde una óptica positiva. Y claro que es un desafío ya que los niños con Altas Capacidades tienen algunas peculiaridades que hacen que los modelos educativos más tradicionales basados en el premio y en el castigo no sirvan para nada. Además, tienen sobre excitabilidades que la mayoría de la gente no conoce y no entiende, no tienen fácil relacionarse con los niños y niñas de su edad porque no comparten afinidades, se aburren y desmotivan con facilidad porque en general no son atendidos en las escuelas, tienen una forma de aprender diferente y muy rápida, intereses poco comunes, muchos de ellos son enormemente creativos y les gusta hacer las cosas a su manera, cuestionan la autoridad y la desafían, son inmunes al castigo y al premio, necesitan explicaciones para todo... en fin, educar a un hijo o hija que es excepcional en cualquiera de sus variantes, implica un mayor reto.

¿Cuáles son sus principales ventajas?

Todas, si fueran atendidos académicamente y los centros respondieran a sus necesidades educativas, atendiendo a la tan jaleada diversidad. Son niños intensos, creativos, sensibles, empáticos, con una mirada hacia la vida llena de matices, enamorados de la justicia, voraces con el conocimiento, autodidactas, se involucran en aquello que les estimula en cuerpo y alma, nos resignifican el sentido de la vida y nos obligan a profundizar en nosotros mismos, en nuestra propia historia, en nuestros límites. Todos los hijos nos invitan a hacer este ejercicio, pero los que tienen altas capacidades lo hacen de una forma acelerada y muy, muy desconcertante a veces.

¿Y desventajas?

La falta de comprensión social y la ausencia de atención especializada en los Centros Educativos. Ello puede derivar (y así ocurre con dramática frecuencia) en aislamiento y negación de su propia condición, empeñándose en asemejarse a la mayoría, renunciando a su esencia, esto es especialmente generalizado y grave en las niñas, cuya necesidad de aceptación social es superior, muchas veces, a su propia autoestima.

Por otro lado, la cotidianidad no resulta fácil. Suelen ser exageradamente distraídos y dispersos, les cuesta mucho hacer tareas a la que no le encuentran un sentido y aquellas otras necesarias como lavarse los dientes o vestirse. Esto es especialmente crítico en los más pequeños porque son niños con un desarrollo asincrónico, tienen una edad mental y una edad cronológica con mucha diferencia entre una y otra, en algunas ocasiones.

Hablemos de la escuela infantil y del colegio. ¿Qué pasa con estos niños cuando llegan a ella?

En general, suelen ir felices al principio pues intuyen que son lugares donde van a poder aprender mucho y hacer amigos. La decepción también suele llegar pronto. Especialmente en primaria, muchos de ellos ya desarrollan un fuerte rechazo al colegio. Los más académicos se adaptan, aunque también se sienten insatisfechos, mientras que los no académicos o los más creativos, llegan a enfermarse literalmente para no ir, o tienen comportamientos disruptivos como forma de expresar su malestar.

Usted es madre de dos niños con altas capacidades. ¿Qué retos han sido las más duros o más complicados y qué ha sido lo más satisfactorio?

Lo más duro es y sigue siendo la dificultad para hacer amigos y la incomprensión y falta de empatía de la mayoría de la gente. Y gestionar la hipersensibilidad, ver a tu hijo llorar al conocer una mala noticia del mundo y pedirme ser como “los otros niños” para no sentir todo esto que me duele”... y trabajar con ellos la importancia del esfuerzo. Yo diría que la gestión de su sensibilidad y la dificultad para esforzarse en aquello que no les interesa, serían las dos piedras angulares de un desarrollo efectivo para ellos. Lograr que sean adultos socialmente adaptados sin renunciar a su diferencia, sería el objetivo.

Hay muchas maneras de educar pero cuáles son los innegociables para usted desde la ma/paternidad.

El maltrato. En cualquiera de sus variedades, las normalizadas y las penalizadas por la ley. .. El grito, la imposición, la bofetada, el chantaje, el autoritarismo. También incluyo dentro del maltrato la sobreprotección, porque es tóxica y les discapacita para la vida.

Mójese: qué le parecen los permisos de ma/paternidad intransferibles. Sobre todo en la etapa del cerebro de un bebé?

Me parecen un alarde de desconocimiento de la biología y la psicología humana. Creo que es un intento políticamente correcto, pero fallido, de igualitarismo, que no de igualdad. Las mujeres gestamos, parimos y amamantamos y ello nos diferencia radicalmente de los hombres. Como cualquier mamífera, incluso en primates superiores que son nuestros primos hermanos, existe un concepto llamado exterogestación, que en función de la especie difiere en plazo, y que en los humanos se ha establecido en otros nueve meses puesto que la cría humana nace sin “terminar de hacer”. La biología nos ha preparado a las mujeres para ello, de forma que cuando separas a una mujer puérpera de su cría, siente ansiedad. Lo demás son racionalizaciones e intentos, quiero creer que bienintencionados, de igualar a los géneros obligando al progenitor a asumir un rol que no le corresponde. Aquí no se trata de feminismos ni de machismos, esos son construcciones sociales, aquí se trata de volver a las raíces, al origen de lo que nos hace propiamente humanos.

Y volviendo al libro, ¿ Por qué lo recomendaría?

Porque es divertido y desprende ternura. Porque lo hemos escrito mi pareja y yo desde la mirada de un niño y su manera de estar en el mundo, porque los padres y madres necesitamos espacios íntimos para compartir ya que el día a día y sus urgencias, nos roban ese tiempo hasta el punto de convertir nuestras vidas en una inercia ciega que desorganiza nuestras prioridades y nos aleja de lo esencial. Ah! Y porque a los niños les fascina... ya vamos por la tercera edición!

Últimas noticias