• 1

Kerstin Uvnäs: “La oxitocina natural que se desprende en el parto siempre está al servicio de la vida y del amor”

La investigadora sueca (médico fisiológica) es una de las mayores expertas en la oxitocina a nivel mundial

  • Kerstin Uvnä-Moberg en Madrid
    Kerstin Uvnä-Moberg en Madrid

Tiempo de lectura 8 min.

29 de mayo de 2018. 11:32h

Comentada
Gema Lendoiro Madrid. 29/5/2018

Desde tiempos inmemorables el ser humano se ha sentido entre sorprendido y admirado con el proceso que implica el nacimiento de un bebé. El arte, la música, la religión, las culturas en general han desplegado en infinidad de ocasiones su admiración y respeto hacia el hecho de la maternidad, de la fecundidad, de la vida.

Hoy en día, además de la parte poética y bella que todo esto encierra, tenemos a nuestra disposición la ciencia y la biología que nos han demostrado que lo que creíamos un milagro, efectivamente lo es. Y no un milagro desde el punto de vista de lo religioso o lo espiritual, que también lo es para muchos, sino de la ciencia, de lo empíricamente demostrable.

La parte que más investiga sobre el proceso del parto y su indisoluble relación con el cerebro de la madre es la neurociencia. Ahí encontramos auténticas maravillas de lo que la madre naturaleza puede hacer y que, de hecho, hace. Una parte fascinante de todo esto es la que habla de las hormonas y, en concreto, de la oxitocina, una grandísima protagonista en la vida de los humanos en general y en la vida sexual y reproductiva femenina en particular.

¿Quién es una de las personas en el mundo de la ciencia que mejor conoce la oxitocina? Sin duda Kerstin Uvnäs-Moberg, una científica (médico fisióloga) sueca que lleva toda una vida dedicada a investigar sobre esta hormona, más conocida como la hormona del amor. La oxitocina está presente en nuestras vidas, se segrega continuamente, pero muy especialmente en todas las etapas de la reproducción: la afectividad, la sexualidad, el embarazo, el parto, la lactancia. Eso es así porque la naturaleza es sabia y premia (si le dejamos) con placer y bienestar aquello que es fundamental para la supervivencia de la especie en las mejores condiciones posibles. Es la hormona del amor y la filiación, el sustrato hormonal de la formación del apego seguro entre madre y bebé.

La investigadora sueca con varios decenios de investigación sobre la oxitocina ha dedicado buena parte de sus esfuerzos en la importancia de la oxitocina en el parto, haciendo posible con sus averiguaciones apoyar de manera científica las teorías que avalan un parto respetado y la necesidad de tratar de tenerlo siempre. Sin su trabajo el movimiento del parto respetado y de recuperación de la lactancia materna no habría sido posible. Básicamente sus líneas de investigación se han movido en los siguientes puntos:

· La sinfonía hormonal que se produce de forma espontánea durante esta etapa, sino se interfiere, y su función fisiológica psicosocial.

· El impacto a corto y largo plazo de lo que sucede en esta etapa sobre el comportamiento maternal, el vínculo madre-criatura y la salud mental de ambos.

· Cómo afectan a corto y largo plazo las manipulaciones del sistema de la oxitocina durante la atención al embarazo, el parto y el posparto, un momento especialmente sensible de regulación del sistema.

· Cómo favorecer el mejor escenario posible para que todo suceda como la naturaleza ha previsto, y para retomar ese camino cuando las cosas no han sucedido como se esperaba ya que la naturaleza siempre brinda una segunda oportunidad.

Kerstin Uvnäs: “La oxitocina natural que se desprende en el parto siempre está al servicio de la vida y del amor”

A su paso por Madrid adonde ha venido para impartir un curso para profesionales en el prestigioso Instituto Europeo de Salud Mental Perinatal, hablamos con ella:

-¿Cuándo se empezaron a estudiar los efectos de la oxitocina en el parto?

-A comienzos del siglo XX, en 1900, los fisiólogos se dieron cuenta de que había una sustancia en la glándula pituitaria que contraía el útero y, a partir de ahí, encontraron la molécula de la oxitocina. En 1953 vieron que se podía replicar químicamente, muy probablemente para casos donde el parto no progresaba y, por desgracia con el tiempo, se empezó a usar de manera habitual y normal.

-Usted siempre ha investigado sobre la oxitocina natural y también sobre la sintética. ¿Qué sabemos hoy por hoy sobre el uso de la sintética? ¿Cómo afecta a la mujer tanto psicológica como físicamente?

-Cuando se comenzó a usar no se sabía qué efectos podría tener en el cerebro, de hecho durante muchísimo tiempo se pensó que tan solo afectaba al útero. Hoy día sabemos que participa en muchas adaptaciones en el cerebro. Si los médicos deciden usarla siempre en cualquier parto, habrá que tener en cuenta y asumir los efectos que en el cerebro de la madre habrá.

-¿Cuáles son esos efectos?

-La biología ha dispuesto de manera precisa mecanismos naturales para paliar los dolores del parto a través de la oxitocina endógena, es decir, la natural, la que cualquier mujer que se pone de parto, desprende. No solamente tiene esa función, tiene otra quizás más importante que es la de iniciar, favorecer el vínculo, para que la madre conecte con el bebé (y no quiera, por ejemplo abandonarlo o no cuidarlo). Justo antes de la expulsión del bebé es cuando se produce la máxima liberación de oxitocina natural y está relacionada con la liberación, a su vez, de dopamina. Es una explosión hormonal de amor en toda regla cuyos efectos quedan relegados con el uso de la endógena.

-¿Qué pasa cuando interviene en un parto la sintética? (gotero para inducir el parto)

-El problema de la oxitocina sintética es que, aunque es idéntica a la natural, no funciona de la misma manera. Para empezar la endógena se secreta desde la hipófisis unida a unas proteínas llamadas neurofisinas y la principal diferencia es que la sintética se administra en continuo y la endógena se secreta a pulsos. Las diferencias no terminan aquí, la sintética no penetra en el cerebro de la madre, por lo tanto no aporta los muchos beneficios de la natural en el cerebro materno. La sintética, además, provoca contracciones mucho más dolorosas, más largas ya que se bloquean los nervios que liberan la endógena. Esto es un círculo vicioso que hace que prácticamente sea obligatorio el uso de la epidural que también, a su vez, tiene sus efectos secundarios.

-No parecen estudios secundarios leves, entonces...

-No, no lo son y es importante saberlo, sobre todo es importante que la mujer lo sepa y, en libertad pero con total conocimiento, elija qué quiera. Yo he trabajado con la fisiología toda mi vida profesional y teniendo como tengo una perspectiva global es imposible no ver los efectos secundarios. La oxitocina endógena está para facilitar las contracciones pero también lo está para que la madre se adapte a ser madre. Digamos que en el parto se ponen en marcha de manera natural todo aquello que hará posible que la madre se enamore del bebé y viceversa. Digamos que la sintética pone dificultades a que la natural haga su trabajo. Se sabe también por ejemplo que la sintética disminuye el reflejo de succión en el recién nacido. Dificulta enormemente que el proceso sea natural, preciso. Y es que la oxitocina endógena es justo lo contrario, siempre está al servicio de la vida y del amor”.

-Hace poco publicamos en esta sección un estudio que demostraba que el olor del recién nacido provocaba en el cerebro de la madre el mismo efecto que provocan las drogas...

-Sí, esto es así porque el apego está relacionado con la dopamina. Si tienes esos niveles altos seguramente sea a través del olfato y el tacto. Todo está relacionado con el bebé, es el principio del apego, que te dé un subidón, que todo lo asocies a sensaciones positivas. En el parto normal hay varios picos y en el expulsivo es cuando hay una liberación masiva y desde el punto de vista de la biología esto tiene única y exclusivamente un objetivo: que la madre se enamore del bebé y el bebé de su madre.

-Sin embargo hay motivo para la esperanza puesto que siempre todo puede ser revertido si se usa la oxitocina sintética....

-Sí, claro, La naturaleza concede otra oportunidad si se pone en marcha el piel con piel y el bebé está muy pegadito a su madre inmediatamente después del parto y durante muchas horas, cuantas más, mejor. Si después de un mal parto puedes reparar la situación y revertirla, todo irá muchísimo mejor. Las primeras horas tras el parto son fundamentales en el bebé, todo queda perfectamente grabado en su cerebro para siempre. La biología siempre funciona en aras de conservar a las crías, en definitivamente a la propia especie.

Si estás interesado en ver su curso de forma online puedes hacerlo pinchando aquí.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs