• 1

“La niñez es un terreno sensible en el que todo se absorbe y se define, por eso, es fundamental educar en igualdad”

Mercedes Wullich es la fundadora Mujeres y Cía, responsable de hacer la lista de las Top 100 Mujeres Líderes en España

  • Mercedes Wullich
    Mercedes Wullich
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

29 de agosto de 2018. 07:47h

Comentada
larazon.es.  Madrid. 29/8/2018

Mercedes Wullich es la fundadora Mujeres y Cía, responsable de hacer la lista de las Top 100 Mujeres Líderes en España donde un centenar de mujeres de diferentes ámbitos han sido reconocidas como las Top 100 Mujeres Líderes entre más de 500 candidatas. Esta clasificación pone en valor el talento femenino con el objetivo de favorecer el debate y la reflexión sobre el papel de la mujer en la sociedad y dar voz a las mujeres referentes en la cultura, la política, la dirección empresarial, la ciencia o la tecnología.

-¿Por qué es necesario hacer un ranking premiando únicamente a mujeres?

-Porque todavía hay una brecha de visibilidad y de reparto del poder. El talento femenino es enorme, pero es preciso poner el foco, alumbrarlo. Y eso es lo que hacemos. Más mujeres que hombres matriculados en estudios superiores, mejores promedios... pero ¿por qué solo ocupamos un 37 por ciento de los puestos de responsabilidad en España? Esto deja al descubierto una gran desigualdad agravada por una deuda histórica. Basta con leer los libros de texto con los que estudiamos o hacer un repaso a los listados de galardones para constatarlo.

Y esto nos afecta desde la más tierna infancia. Si una niña no ve que en los medios de comunicación se habla de mujeres excelentes en áreas como, por ejemplo, la ciencia o la tecnología quizás nunca se plantee estudiar una carrera de esta rama. Por este tipo de cosas sigue vigente la creencia de que todavía existen carreras “de hombres” y carreras “de mujeres”. Para derribarlas, es necesario dar visión a talento femenino y que las mujeres más jóvenes tengan referentes. Este es el principal objetivo de Las Top 100 Mujeres Líderes en España.

-¿Hasta qué punto influye el modo en el que criamos a nuestros hijos en la visión que tienen de su propio género y el opuesto?

-¡Enormemente! Tomando el caso de la ciencia que mencionaba antes, es tan sencillo como echar un vistazo a las cifras: según la Organización de -las Naciones Unidas (ONU), la probabilidad de que las estudiantes se matriculen en una licenciatura de la rama de ciencias es del 18%, cifra que aumenta hasta el 37% en el caso de los hombres. Esto se debe no solo a la falta de visibilidad del talento femenino, sino también a los roles impuestos desde pequeños: regalar cocinitas a las niñas y coches a los niños también influye. O que vean cómo lo habitual es que sea su madre y nunca su padre quien asuma las tareas del hogar o del cuidado. Eso impone roles y estereotipos. Las mujeres son, en su mayoría, las que cuidan de los familiares enfermos, dejando incluso sus trabajos, mientras los hombres siguen con su vida sin registrar que también deberían ser responsables.

-¿Qué pautas pueden seguir los padres para educar a sus hijos en la igualdad?

-La niñez es un terreno sensible en el que todo se absorbe y se define. Por eso, es fundamental educar en igualdad. Y cuando digo esto, pienso en los mandatos que también ellos reciben, y que muchísimas veces, contradicen sus ambiciones genuinas. Por eso es preciso barajar y dar de nuevo: dejándoles elegir los juguetes, repartiendo las tareas familiares olvidando lo que se presupone, evitando frases hechas como “llorar es de niñas”... Y peleando contra lo que la publicidad, los dibujos animados, el cine, los libros, las canciones... hacen mal. Una escucha crítica y atenta es precisa para contrarrestarlas. Hacer visibles a las mujeres que lideran es desbaratar estereotipos con los que, de lo contrario, crecerán.

-¿Están realmente más concienciadas las nuevas generaciones?

-Desde luego que la escalada del feminismo durante los últimos años ha conseguido muchos logros, ha acelerado el proceso. Entre ellos, que la gente más joven se sienta más implicada en torno a la causa feminista. Sin embargo, hay días en los que parece que todo volviera atrás. Ciertas noticias nos hacen vivir el día de la marmota... Y no siempre la juventud es sinónimo de cambio. Por eso, hay que impulsarlo, hablar alto, dar un mensaje claro y ser irreverentes con esto. No podemos seguir esperando con tibieza que los cambios se produzcan “naturalmente”. Hay que impulsarlos.

-Además de la educación en casa, ¿qué herramientas podrían instaurar los colegios para promover la igualdad entre sus estudiantes desde edades tempranas?

-Debates, charlas, testimonios... son fundamentales para que las nuevas generaciones entiendan por qué es vital la igualdad. En muchas ocasiones, y más en edades tan tempranas, no somos conscientes del daño que podemos hacer a otra persona con un simple comentario o gesto. Lo importante es darnos cuenta de estas actitudes; hacer autocrítica y pensar en qué podemos mejorar para ser parte del cambio. Las mujeres tenemos dos grandes poderes que no utilizamos: la educación y el consumo. ¡Empecemos ya! Y sumemos a los hombres que aspiran a vivir en una sociedad plural y diversa, donde el género no ponga barreras a los sueños de nadie. En esto creo y por esto peleo cada día.

Últimas noticias