Más del 70% de niños con obesidad la mantienen en la edad adulta

Su causa fundamental se debe a un desequilibrio energético entre las calorías aportadas con la ingesta y las consumidas.

Cada vez se consumen más alimentos envasados y procesados, perdiendo algunos niños el interés por los alimentos naturales

El sobrepeso y la obesidad se definen como un acúmulo excesivo de grasas que puede resultar perjudicial para la salud. Su causa fundamental se debe a un desequilibrio energético entre las calorías aportadas con la ingesta y las consumidas. En la sociedad actual se han producido cambios en la alimentación que han derivado en un aumento de la ingesta de alimentos hipercalóricos: ricos en grasas, sal y azúcares, pero al mismo tiempo deficientes en vitaminas, minerales y otros micronutrientes. Cada vez se consumen más alimentos envasados y procesados, perdiendo algunos niños el interés por los alimentos naturales. Además, en ocasiones se come en exceso y el niño no deja de comer hasta sentirse completamente lleno, ingiriendo más cantidad de la que realmente necesita para su actividad cotidiana. La vida social también hace que a menudo se coma fuera de casa, consumiendo más cantidad y más calorías de las necesaria.

Por otro lado, existe un descenso en la actividad física como resultado de la naturaleza cada vez más sedentaria del estilo de vida actual y la incorporación de actividades de pantalla que cada vez ocupan más horas en nuestro día a día. Los niños pasan muchas horas sentados en clase y en casa, participan poco en las tareas cotidianas del hogar (limpieza, compra, preparación de comidas...), y se les van las horas delante de una pantalla (tablet, teléfono, ordenador o televisión).

La prevalencia de sobrepeso en Cataluña ha pasado del 27,8% al 38,9%, y de obesidad del 11,9% al 15,6% en los últimos 10 años. El exceso de peso en la población infantil española afecta al 45,2% de niños y niñas con edad entre 6 y 9 años, como queda reflejado en el estudio ALADINO, publicado en julio de 2011.

Consecuencias de la obesidad infantil a corto y largo plazo

Desgraciadamente, la obesidad comporta un aumento del riesgo de padecer enfermedades como diabetes, trastornos cardiovasculares, depresión y algunos tipos de càncer. Estas y otras complicaciones condicionan una aumento de la mortalidad, y también una peor calidad de vida. A nivel mundial, la obesidad es la segunda causa de mortalidad prematura y evitable, por detrás del tabaco. La obesidad infantil se asocia a una mayor probabilidad de obesidad en la vida adulta. Según diversos estudios, un 77% de los niños obesos continuarán siendo obesos al hacerse adultos. Además de las consecuencias a largo plazo, la obesidad infantil tiene un impacto en la salud inmediata; así, los niños con obesidad a menudo ya presentan complicaciones como hipertensión arterial, aumento de colesterol y otros trastornos asociados a enfermedades cardiovasculares. También presentan una mayor predisposición a padecer enfermedades como el asma, mayor riesgo de fracturas y más afectaciones psicológicas, como baja autoestima, que producen aislamiento social y estados de ansiedad y depresión.

Evitar el problema a tiempo con hábitos saludables

Afortunadamente, el exceso de peso se puede prevenir en gran medida si se introducen los cambios adecuados en el estilo de vida, motivando modelos de ejercicio al aire libre y comidas equilibradas en consonancia con las tradiciones culturales familiares y con la época del año para el consumo de alimentos de temporada. Los programas de intervención han de tener como finalidad la promoción de hábitos saludables desde la educación nutricional y el ejercicio físico. Dado que el pediatra tiene un buen conocimiento de las familias y su entorno, su consulta es el lugar ideal para la prevención, la detección y el tratamiento del niño con exceso de peso.

La Dra. Martín es una reconocida especialista en Pediatría con una extensa trayectoria en la especialidad. Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona, la doctora se especializó en Pediatría en Hospital Sant Joan de Déu. También realizó el Doctorado centrado en el Programa de Fisiopatología Infantil por la Universitat de Barcelona.

Ha participado en diversos congresos y cursos prácticos de la especialidad, como el Curso Práctico AEPap para residentes de Pediatría, tratando temas de actualidad en la especialidad como la obesidad infantil o el sobrepeso. La doctora ha trabajado en prestigiosos hospitales nacionales y actualmente pasa consulta en el centro Atenpalau. Es mimebro de Topdoctor.