¿Qué supone para una mujer tener más de una o dos cesáreas?

Begoña Villacís dará hoy la bienvenida a su hija mediante una tercera cesárea

  • GTRES
    GTRES

Tiempo de lectura 8 min.

20 de mayo de 2019. 13:58h

Comentada
Gema Lendoiro Madrid. 17/5/2019

La candidata a ocupar el puesto de alcaldesa de Madrid por Ciudadanos, Begoña Villacís, tendrá hoy a su tercera hija a la que llamará Inés mediante una cesárea programada, tal y como anunció ella misma hace dos días en la Pradera de San Isidro. Tener una cesárea entraña sus riesgos por cuanto es una operación quirúrgica en toda regla y tener más cesáreas aumenta la posibilidad de tener complicaciones. Afortunadamente nuestra sanidad, tanto la pública como la privada, cuenta con auténticos profesionales y buenos equipos, por lo que no hay que temer. No obstante, como casi todo en la vida, tener información hará que nos enfrentemos a ella de una manera mucho más serena y confiada.

Lo primero que debe hacer una mujer que va a someterse a una cesárea, bien sea de urgencia o, como en el citado caso de Villacís, es tener confianza en su obstetra para poder acudir lo más tranquila a ese maravilloso encuentro que se produce cuando una mujer da a luz a su hijo. Un obstetra que transmita seguridad, profesionalidad, que trate con paciencia, respeto y cariño a una mujer que, en la mayoría de las ocasiones, acudirá nerviosa, impaciente y, por qué no decirlo, con miedo. Ante todo hay que tratar de mentalizarse de que estamos en muy buenas manos.

La doctora Regina Cárdenas es ginecóloga y obstetra en la Clínica Universidad de Navarra en su sede en Madrid. Con treinta años a sus espaldas ejerciendo la profesión y trayendo niños al mundo, ha practicado todo tipo de partos, naturales (sin anestesia ni ningún tipo de inducción), inducidos, con epidural y, por supuesto cesáreas de urgencia así como las programadas.

-¿Cuáles son los mayores riesgos que tiene un parto por cesárea?

-Las principales complicaciones asociadas a la realización de una cesárea son la aparición de infecciones o complicaciones de la herida quirúrgica, el aumento del riesgo de tromboembolismo, la lesión de órganos vecinos, principalmente la vejiga y la posibilidad mayor de que el proceso termine en histerectomía.

-¿Cuándo se hace necesario realizar una cesárea?

-La indicación de cesárea puede deberse a necesidades del bebé, maternas o de ambos. Entre las necesidades del bebé destacan el estado fetal preocupante durante el parto, una presentación que no sea de cabeza (nalgas, transversa), un peso estimado superior a 4500gr, o determinadas anomalías congénitas. Entre las indicaciones de cesárea por causa materna destacan una miomectomía previa de espesor total, un mioma que obstruya la salida de la cabeza, deformidades pélvicas, cirugía reconstructiva previa del suelo pélvico, infección activa por virus herpes genital, o determinadas patologías cardiacas o neurológicas previas de la madre.

Las causas maternofetales son principalmente desproporción cefalopélvica, fracaso del parto vaginal y placenta previa o desprendimiento de placenta.

-Después de una cesárea previa ¿se puede tener o intentar un parto vaginal? Y ¿después de dos?

La Sociedad Española de Obstetricia y Ginecología (SEGO), en sus protocolos asistenciales, indica que se debe ofrecer un intento de parto vaginal a todas las mujeres con cesárea anterior una vez que se descarten las contraindicaciones de un parto vaginal.

Respecto a la posibilidad de parto vaginal tras dos cesáreas previas la SEGO sostiene que, si las cesáreas previas se llevaron a cabo sin complicaciones, y se trata de una gestación a término no complicada y sin contraindicaciones para el parto por vía vaginal, puede considerarse el parto por vía vaginal, aunque está asociado con un riesgo de rotura uterina más elevado.

-¿Cuántas cesáreas puede soportar una mujer?

-Es un dato que no está definido. De lo que si hay evidencia científica es de que a partir de la quinta cesárea la tasa de complicaciones se hace mucho mayor.

-¿Qué riesgo supone la cesárea para el bebé?

-La complicación más frecuente es la lesión de la piel del bebé. Si comparamos los resultados entre cesáreas programadas y nacimientos por vía vaginal, los valores en el test de Apgar son más bajos y requieren más frecuentemente asistencia respiratoria e ingreso en cuidados intermedios o intensivos en el caso de cesáreas programadas.

-Uno de los mayores mitos que existen es que si una mujer tiene un parto por cesárea le será prácticamente imposible...

-Efectivamente, es un mito. La lactancia se puede dar de manera muy satisfactoria después de una cesárea. Es importante que para ello el piel con piel con la madre y la instauración de la lactancia sea lo más precoz posible. También es importante que la madre esté bien asesorada sobre posturas que puedan facilitar la lactancia durante el postoperatorio ya que puede sentirse molesta con la cicatriz.

Consejos si te vas a someter a una cesárea

-Haz a tu obstetra todas las preguntas que te vengan a la cabeza por muy peregrinas que te parezcan. Acudir a la cita con tranquilidad e informada es muy importante.

-Las cesáreas se hacen con anestesia raquídeao epidural (se duerme desde la cintura a los pies) pero, si durante la misma surge una complicación, se podrá recurrir a la anestesia general por lo que deberás respetar escrupulosamente la indicación de ir en ayunas mínima de ocho horas de líquidos y sólidos.

-Igualmente después de la cesárea y por si llega a haber una complicación que requiriese de una nueva intervención, deberás seguir al menos otras dos horas en ayunas, aunque en algunos hospitales esto se alarga más horas. Mientras tanto estarás hidratada con un gotero. Ten paciencia, es por tu seguridad y haz caso a las indicaciones que te dé el personal sanitario.

-Intenta tener a tu bebé solo con el pañal pegado a tu pecho desnudo para estimular la subida de la leche pero, sobre todo para proporcionarle a él la máxima sensación de seguridad. ¡Salir a la vida extrauterina es muy duro!

-Cuando ya se te permita comer será una dieta blanda para evitar el estreñimiento y las flatulencias ya que con una cicatriz así el dolor puede ser grande.

- En la operación te pondrán una sonda que llevarás puesta entre 12 y 24 horas. En cuanto te la quiten, lo ideal es empezar a moverse para evitar trombos y para que la evolución sea favorable. Nunca te levantes de la cama sola, hazlo siempre con ayuda de un familiar o personal sanitario e intenta dar pasitos para sentarte en el sofá o incluso para caminar. Cuanto antes te pongas a ello, antes te recuperarás.

-No tengas miedo al dolor postcesárea ya que hoy día los analgésicos que se dan son muy potentes.

-Al día siguiente de la cesárea procura tomar una ducha y que haya alguien en la habitación por si te mareas.

-No tengas prisa en que te den el alta.

-Si no estás de buen humor o con ganas, pide a tu pareja que limite las visitas a las personas más íntimas y si ni siquiera deseas a estas porque no te encuentras bien, hazlo saber. Lo más importante eres tú y la conexión que puedas establecer con tu bebé.

-Si notas que, pasadas las primeras horas de euforia tu estado de ánimo cae en picado, habla con tu médico pero es muy normal que pase, se llama el baby blues. No suele ir a más pero es importante no ocultarlo. No tengas miedo a comentárselo.

-Intenta que no te dejen sola nunca en la habitación. Que haya siempre un familiar contigo.

-Cuando llegues a casa vigila cada día tu cicatriz con un espejo. Con lavarla con agua y jabón en la ducha es más que suficiente. Tanto si son puntos como grapas, tu médico te citará una semana más tarde para quitártela.

-No tengas prisa por recuperar tu vida normal, date tiempo, descansa, pide ayuda e intenta pasear con tu bebé para que la recuperación sea progresiva.

-No cojas peso ni hagas esfuerzos y si eres una gran deportista, tómatelo con calma y no hagas deporte hasta que tu médico te diga que ya es posible.

-Si tienes fiebre, acude a tu matrona o médico.

Últimas noticias