• 1

¿Qué tendrá el yoga cuando todos lo bendicen?

Probarlo y quererlo es todo uno. Es un ejercicio sin efectos secundarios y que aporta muchísimo

  • Cada vez más gente descubre los múltiples beneficios de su práctica
    Cada vez más gente descubre los múltiples beneficios de su práctica / GTRES ONLINE
Tenerife.

Tiempo de lectura 5 min.

23 de febrero de 2018. 11:27h

Comentada
Cristina Reyes. Profesora de Yoga.  Tenerife. 25/2/2018

ETIQUETAS

¿Qué tiene realmente el yoga que engancha? Esta disciplina que data de 5.000 años de antigüedad originaria de la India, se está poniendo de moda y ganando cada día más adeptos en pleno siglo XXI. Nos hace sentirnos bien tanto a nivel mental como físico. La práctica constante se traduce en un aumento de nuestro bienestar, que nos incita a seguir practicando y que aporta una gran mejora de la calidad de vida.

Con tantas variedades de yoga es muy fácil encontrar una que se adapte a nosotros, además el trabajo dentro de la sala se individualiza en función de las necesidades de cada alumno. El yoga fortalece la musculatura, alinea la columna para una mejora postural, además de un aumento de la flexibilidad. Todo ello con un riesgo muy bajo de lesión, al ser un ejercicio de bajo impacto y recomendado para todas las edades, incluso aquellos con movilidad reducida pueden beneficiarse de la práctica en silla.

En el Yoga Clásico gran parte de las posturas llamadas ásanas, suelen realizarse de forma isométrica. Aplicamos tensión a un músculo sin que haya movimiento, manteniendo esta tensión un tiempo determinado. De esta manera fortalecemos y tonificamos nuestra musculatura sin sobrecargar las articulaciones, siendo este uno de los grandes beneficios de la práctica para la población en general, haciendo del yoga un ejercicio físico seguro y apto para todos.

Cuando practicamos posturas de pie y equilibrio, fortalecemos y tonificamos el tren inferior. Estos músculos aguantan mucha tensión en nuestro día a día y es importante fortalecerlos y estirarlos para mantenerlos en perfecto estado, ya que son los músculos que nos sostienen y dan estabilidad, previniendo problemas circulatorios y articulares. Posturas como el guerrero III (Virabhadrasana III) que nos ayuda a fortalecer piernas y abdominales, la estocada de media luna (Anjaneyasana) tonifica cuádriceps, glúteos, abre y estabiliza la cadera; la silla (Utkatasana) fortalece los tobillos y las piernas, además de tonificar abdomen, pelvis y espalda.

En el yoga damos mucha importancia a la columna vertebral y su flexibilidad. Debido al ritmo de vida que llevamos, el tipo de trabajo que muchas veces nos obliga a pasar horas sentados frente a un ordenador, cada vez más personas se ven aquejadas de problemas de espalda, desde simples contracturas, hasta problemas más graves como hernias. En esto el yoga juega un papel muy importante como prevención y ayuda en el manejo del dolor. Siempre poniéndose en manos de profesores cualificados y consultando a nuestro médico en el caso de padecer alguna patología.

Casi todas las posturas de yoga trabajan el equilibrio muscular, postural, fortalecimiento del abdomen, lumbares, estiramientos necesarios para una espalda saludable y prevención de patologías en un futuro. La postura del gato (Marjaryasana) flexibiliza y alivia el dolor de espalda, fortaleciendo además la zona pélvica; la postura del viento (Pavanamuktasana) en el que un ligero balanceo ayuda a relajar la musculatura dorsal; la postura del bastón (Dandasana) abre los hombros y el pecho contribuyendo en la mejora postural, fortaleciendo además la musculatura de la espalda. Todos los ásanas deben practicarse de forma suave y sin forzar, si experimentamos dolor hay que parar y acudir a nuestro médico.

Hay una frase que proviene de los Yoga-Sutras, unos antiguos textos del yoga que dice así: STHIRA SUKHAM ASANAM.

Sthira en sánscrito quiere decir estabilidad.

Sukham feliz, agradable, estado de bienestar.

Asanam significa postura.

Esto quiere decir que en yoga nuestras posturas han de ser firmes, estables y cómodas. Lo ideal sería aplicar esto dentro y fuera de la sala.

Como hemos podido ver, gran parte del auge de esta disciplina se debe a la seguridad en la práctica, que como dije es de bajo impacto. Cuando hablamos en cualquier ejercicio físico de bajo impacto, nos referimos a que, durante este, las articulaciones no sufren daño. En la prevención de lesiones a largo plazo es muy importante movilizar estas. En la práctica de yoga se flexiona la cápsula de la articulación haciendo que circule el líquido sinovial, lubricando y disminuyendo la fricción, aportando nutrientes y reforzando el cartílago; esto ayuda en la prevención de problemas de desgaste a largo plazo como la artrosis, y en caso de padecerla ya, ayuda en el manejo del dolor y la rigidez. Para problemas de movilidad reducida u otras patologías de difícil manejo en una clase de yoga tradicional, existe el Yoga Terapéutico, siempre siguiendo la máxima que cité anteriormente: Sthira Sukham Asanam, de forma estable, cómoda y sin dolor.

He dejado para el final lo más importante del yoga, la respiración. Lo primero que aprendemos es a respirar de forma diafragmática o abdominal, al inhalar hinchamos el abdomen para que el diafragma descienda, aumente la capacidad torácica y los pulmones capten la mayor cantidad de aire posible. Este músculo llamado diafragma no solo influye en la respiración, si no también en la postura, por eso es muy importante trabajar en clase con una respiración correcta. Las malas posturas hacen que nuestra respiración se vuelva superficial y entrecortada.

La respiración abdominal aumenta la oxigenación, nos ayuda a relajarnos, beneficia el tránsito intestinal y la circulación. Cuando estamos en una clase de yoga, los movimientos de apertura y expansión alargando el cuerpo, los hacemos con la inhalación; los de contracción o pliegue del cuerpo con la exhalación, vamos sincronizando ambos y así desarrollamos una buena concentración durante la práctica, haciendo de la clase una meditación en movimiento.

El yoga es una disciplina muy completa, de ahí la popularidad que está teniendo últimamente. Es un complemento ideal para cualquier deporte y nos ayudará a tener y fomentar un estilo de vida saludable. No se queden con mis palabras, prueben diferentes tipos de yoga y elijan el que les haga sentir mejor y se adapte a sus necesidades.

“Yoga es 99% de práctica, 1% teoría”. Sri K. Pattabhi Jois.

Cristina Reyes es Profesora de yoga clásico con titulación oficial por la Escuela de Servicios Socio Sanitarios del Gobierno de Canarias en el centro Cuerpo y Mente de Tenerife

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs