Actualidad

Todo lo que debes saber del ácido hialurónico

Es uno de los tratamientos más demandados en el mundo de la estéttica

El ácido hialurónico es uno de los componentes fundamentales de la piel, así que por lo tanto es uno de los materiales más versátiles con los que trabajamos en Medicina Estética, especialmente en la parte de facial. También, lo utilizamos para hidratar pieles que han estado más castigadas, para rellenar arrugas o reponer volúmenes.

Publicidad

El ácido hialurónico es uno de los componentes fundamentales de la piel, así que por lo tanto es uno de los materiales más versátiles con los que trabajamos en Medicina Estética, especialmente en la parte de facial. También, lo utilizamos para hidratar pieles que han estado más castigadas, para rellenar arrugas o reponer volúmenes.

Asimismo, es un gran estimulador celular, ya que mejora la formación de colágeno y es un antioxidante natural. El daño que se produce en la piel por radiación ultravioleta del sol, el fotoenvejecimiento, el estrés, por medicación, etc., todo ello va a provocar un mayor envejecimiento y un aumento en la formación de manchas. El ácido hialurónico va a compensar esta oxidación (o agresión) a nuestra piel, y por este motivo, aunque de manera indirecta, es un gran regulador celular.

Publicidad

¿Todos los ácidos hialurónicos son iguales?

Publicidad

Existen diferentes tipos. Básicamente, se pueden dividir en dos grupos: los ácidos hialurónicos no reticulados o libres y los ácidos hialurónicos reticulados.

La diferencia es que el ácido hialurónico libre o no reticulado lo aplicamos habitualmente para producir una hidratación natural. Este se aplica con la técnica conocida popularmente como mesoterapia. Se usa solo o en cócteles preparados para potenciar su acción, con aminoácidos y antioxidantes.

La duración del resultado es corta. Con su aplicación provocamos una hidratación, pero en 3 meses va a ir disminuyendo su efectividad, según la calidad del producto aplicado. En estos casos, serán necesarias sesiones progresivas para mantener el resultado.

Publicidad

Además, en los libres encontramos también los de mayor grado, a los que se les llama boosters o almacenes. Estos son ácidos hialurónicos que van a provocar una hidratación más prolongada en el tiempo, la cual además se enriquece con antioxidantes específicos o aminoácidos que forman colágeno. Estas cualidades van a provocar una regeneración o engrosamiento del tejido, la cual hoy en día se conoce como redensificación.

Por otra parte, los ácidos hialurónicos reticulados están formados por una estructura que evita que se degraden tan rápidamente como los no reticulados. Son los que se utilizan como materiales de relleno o voluminizadores de un pómulo, por ejemplo. La gran diferencia entre los reticulados y libres, es que los primeros son elásticos.

El ácido hialurónico es uno de los componentes fundamentales de la piel y, por tanto de la Medicina Estética.

En cuanto a sus propiedades materiales, el ácido hialurónico reticulado debe ser maleable, ya que a través de las facciones hacemos constantemente mímica. Estas propiedades permitirán que cuando el paciente sonría no parezca que se ha quedado una bola en un sitio y el gesto en otro.

Los ácidos hialurónicos reticulados deben tener una elasticidad muy buena, de manera que se adapten a los gestos. Para mí lo más importante es que tengan una buena relación entre calidad y adaptación al movimiento. En este sentido, la gente no notará que te has hecho nada, pero verán que estás mejor. La gente pensará “que guapa te veo últimamente” y no “vaya dos manzanas te has puesto”.

Hay que entender que no es lo mismo rellenar un surco, que dar proyección a un labio o trabajar sobre una zona más fija como el arco de una mandíbula para hacer un efecto de lifting. La calidad entre diferentes ácido hialurónicos, no se evalúa solo por su composición, sino también por su adaptabilidad a la zona a tratar.

¿Cuánto tiempo duran los efectos?

Si hablamos de un ácido hialurónico reticulado o de relleno, trabajando con productos de calidad, los efectos tendrán una duración de 1 año para arriba. Como hemos dicho, el ácido hialurónico no va a tener solamente efecto de relleno, sino que va a provocar una estimulación indirecta de la formación de colágeno, que a su vez, permitirá que los resultados sean mejores en el tiempo.

Por otro lado, cuando desaparece el producto el paciente volverá a estar como antes de empezar, nunca peor. No es posible tener una bajada. Por lo general, lo más habitual es que su aspecto sea mejor que al inicio, ya que durante un año hemos evitado la provocación de una arruga en una zona concreta.

¿Es doloroso? ¿Se ve natural el resultado?

La aplicación de ácido hialurónico, aunque implica la introducción del producto a través de unas agujas, estas son muy pequeñas y prácticamente indoloras. Asimismo, siempre hay sistemas para disminuir la molestia que provoca, como por ejemplo la aplicación de hielo local o de una cánula, un tubito que permite distribuir el ácido hialurónico de una manera totalmente tolerable. La palabra dolor, no es correcta porque no es doloroso. Lo que si puede haber es una ligera molestia muy suave. Una vez se ha aplicado no duele nada. La gente se busca y se palpa para ver si tiene sensación de dolor.

En cuanto al resultado, este es absolutamente natural. Un buen resultado es el que no quiere cambiar las caras, sino refrescarlas. El objetivo es que el paciente al mirarse en el espejo se vea como hace 5 años y se siga reconociendo. No queremos que una persona cambie su cara y se convierta en un busto como el de Nefertiti, perfecto, pero sin expresividad. Buscamos una cara fresca, natural y rejuvenecida.

Entre los efectos secundarios, los más habituales son los hematomas, los cuales desaparecen en unos días, o las ligeras inflamaciones locales. Además, en pacientes con piel hipersensible puede aparecerles una inflamación de 24-48h. Se recomienda mantener unos cuidados básicos: no ponerse al sol, tomar cuidado con las fuentes de calor, etc. No obstante, los problemas derivados del ácido hialurónico son en general muy suaves y llevaderos.

Puede haber hialurónicos más densos y de una calidad más baja que provoquen acúmulos o pequeños nódulos. En estos casos, se puede utilizar un antídoto para degradar lo que se llama hialuronidasa. Esto apenas sucede en 1 de cada 1000 casos, es extremadamente raro. En cualquier caso, no hay nada de lo que preocuparse, ya que previa aplicación de un inyectable se realiza una historia clínica sobre las alergias, intolerancias, problemas de salud, o medicación que toma el paciente, para protegerlo antes de introducir cualquier sustancia en su organismo.

La Dra. Vera Serra se licenció en Medicina y Cirugía por la Universitat de València (1985-91), realizó su Suficiencia Investigadora Tesina sobre “Cáncer y Antioxidantes” (1993) y cursó un Máster por la Universitat de València sobre “Medicina Naturista, Homeopatía y Acupuntura” (2004-05). La doctora cuenta con una extensa actividad docente como: profesora Docente del “Centro de Intervención Social“ de Valencia. Cursos de Gerontología social “Salud y Envejecimiento“. Valencia (1994 – 95), profesora del Curso de Postgrado Universitario “Fisioterapia en el tratamiento del Linfedema“. Fundación Universidad – Empresa. Universitat de València. ADEIT. Noviembre (1999) y profesora Docente del “Máster de Medicina Estética” de la Universitat de València. ADEIT. (2009 - actualidad).

En cuanto a experiencia profesional la doctora ha ejercido como: Directora Médica y Propietaria de Veramedica, Clínica de Medicina Estética y Biológica (1994-actualidad), Corporación Dermoestética ( 1995-1997), Médico Estético / Ayudante de Quirófano en Clinica de Cirugía Estética Dr. Juan A. Mira ( 1997-2002 )Directora Médica en Clinicas Suavitas (2014) , Centro Médico Estético Ángela Rueda (2003-2010), Desireé ( 2004-2006), Centro Wellness O2 ( 2006-2007). Además es miembro de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME). Está en Top Doctors.