Un estudio de la Universidad de Amsterdam confirma que los bebés se ríen como los chimpancés

Según un estudio encabezado por la Universidad de Amsterdam y presentado en la Acoustical Society of America, la risa de un adulto y la de un bebé son diferentes. Los bebés se ríen mientras exhalan e inhalan aire, de una manera muy similar a la de los primates no humanos como monos o chimpancés mientras que los adultos lo hacen principalmente al exhalar.

  • Un estudio de la Universidad de Amsterdam confirma que los bebés se ríen como los chimpancés
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

05 de febrero de 2019. 07:13h

Comentada
larazon.es.  Madrid. 8/2/2019

Si hay algo que derrite a un adulto, como pocas cosas en el mundo, es la risa desinhibida y contagiosa de un bebé. ¿Será porque su risa es diferente? Según un estudio encabezado por la Universidad de Amsterdam y presentado en la Acoustical Society of America, la risa de un adulto y la de un bebé son diferentes. Los bebés se ríen mientras exhalan e inhalan aire, de una manera muy similar a la de los primates no humanos como monos o chimpancés mientras que los adultos lo hacen principalmente al exhalar.

¿Cómo se ríen los bebés?

Para este estudio, se grabaron vídeos de bebés entre los 3 y los 18 meses de edad riéndose. Las grabaciones fueron analizadas y se evaluó hasta qué punto se produjeron las risas en la exhalación frente a la inhalación. Una vez analizados los vídeos, encontraron que los bebés más pequeños normalmente reían tanto en inhalación como en exhalación como los primates no humanos. Es decir, se ríen como los chimpancés o los monos. Sin embargo, las risas de los bebés más mayores se producían principalmente por exhalación, al igual que en los niños o los adultos.

“A veces, los adultos también se ríen al inhalar, pero la proporción es bastante inferior que en los bebés más pequeños. Todo apunta a que se trata de un cambio gradual y no repentino. Además, parece que la transición no está vinculada a ningún hito de desarrollo en particular aunque habrá que seguir investigando para llegar a un resultado concluyente” – apunta Disa Sauter, psicóloga y profesora asociada que encabezó la investigación.

Sauter también indicó que no hay una razón comúnmente aceptada de porqué los humanos son los únicos primates que se ríen sólo al exhalar. Una posibilidad es que se deba al control vocal que los humanos desarrollan a medida que aprenden a hablar.

“Más allá de saber que los bebés más pequeños se ríen como los chimpancés o los monos, lo interesante de esta investigación es que podría ofrecer información sobre la producción vocal de niños con trastornos en el desarrollo. Si se sabe cómo suenan normalmente los bebés en desarrollo, podría ser interesante estudiar a los bebés en riesgo para ver si hay signos muy tempranos de desarrollo atípico en sus vocalizaciones no verbales de la emoción” – comentan desde Todomaternidad.

Pero, ¿por qué se ríen los bebés?

Las primeras sonrisas empiezan a aparecer en torno a los tres meses de vida y las primeras risas, sobre los tres meses y medio. Pero, ¿por qué se ríen los bebés?

Según los resultados del proyecto ‘Baby Laugther Project’ liderado por el profesor Caspar Addyman, de la Goldsmiths University of London, para los bebés reírse es un acto social, una forma de conectar con los demás. Según este estudio, la risa también enseña al niño a relacionarse con las personas de su entorno y también que el bebé ha aprendido una nueva habilidad o que está pidiendo ayuda para hacerlo.

Otros aspecto interesante que investigó este estudio fue la relación entre la risa y acciones tan tradicionales que suelen usar los padres para divertir a los más pequeños como, por ejemplo, el ‘cucú-trás’. ¿Por qué el ‘cucú-trás’ nunca falla y siempre provoca risas sin parar? Según este estudio, la respuesta está en la atención. En este tipo de interacciones, el bebé está siendo recompensado con la total atención del adulto y parece que esa gratificación es suficiente para provocar esa alegría desmesurada.

Con los papás, más risas

Durante su investigación, Addyman también observó que los bebés reían más fácilmente cuando interactuaban con el padre. Y todo apunta a que es por la novedad. Los bebés, desde su nacimiento, tienen a la madre como referencia a partir de la cual ubican el resto del mundo. No es de extrañar si se tiene en cuenta que la madre suele ser la persona con la que pasan más tiempo. La presencia del padre, al ser menor, siempre está acompañada de cierta dosis de novedad, lo que le da ventaja como fuente de risas incontenibles.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs