Actualidad

Ventajas de alquilar alojamiento con cocina en verano

Supone ahorro y mejoras en la nutrición

Una de las cosas más valoradas por las familias a la hora de buscar alojamiento es disponer de un lugar con cocina, además de WIFI

Publicidad

Las vacaciones de verano ya están aquí. Toca decidir destino y encontrar un alojamiento perfecto para los más pequeños, quienes necesitan de un horario y unas dietas consistentes incluso durante las vacaciones.

Encontrar un alojamiento que se adapte a las necesidades de una familia puede parecer complicado. Una de las cosas más valoradas por las familias a la hora de buscar alojamiento es disponer de un lugar con cocina, tal y como explican desde la plataforma Airbnb., además de wifi.

Precisamente la cocina es un elemento cada vez más indispensable a la hora de planificar el descanso estival. Tal y como explica Júlia Farré, dietista-nutricionista y especialista en educación nutricional con más diez años de experiencia, “las familias cada vez son más conscientes de la importancia de mantener una alimentación saludable incluso en vacaciones, y a través de una casa con cocina pueden asegurarse de que el que será su hogar durante el verano dispone de un espacio para cocinar, permitiéndoles mantener una dieta equilibrada, además de facilitar el ahorro e invitar a descubrir la gastronomía del lugar en primera persona”.

Publicidad

Ventajas:

Publicidad

Adaptabilidad horaria: disponer de una cocina permite adaptar los horarios de las comidas a nuestras necesidades y mantener una rutina que los más pequeños agradecerán.

Dieta saludable: poder cocinar “en casa” en vacaciones nos permite tener un mayor control sobre la dieta y depender menos de los restaurantes -que, en ocasiones, pueden utilizar más sal y aceite en la elaboración de sus platos-. En el caso de alergias o intolerancias, nos permite estar tranquilos respecto a los ingredientes y procedimientos utilizados en la elaboración de cada plato.

Inmersión cultural en familia: es una oportunidad para que pequeños y mayores disfruten de la gastronomía local de una forma inmersiva. Una divertida salida al mercado, en la que ver ingredientes de colores, sabores y texturas “nuevas” para los más pequeños, puede convertirse en una clase de cocina al llegar a casa - ¡con degustación incluida!

Publicidad

Ahorro: disponer de cocina permite preparar “en casa” algunos tentempiés para tomar entre horas o, incluso, un pequeño picnic si va a realizarse una excursión de todo un día.

Planificación: es la opción perfecta para asegurar la variedad de nuestros menús. Los planificadores de menús en forma de calendario son muy útiles para organizar las comidas y tentempiés, así como para organizar en una sola lista todos los ingredientes necesarios. Truco: un trayecto en avión, tren, barco e incluso coche es un momento genial para consensuar los menús de las vacaciones, de forma que todos puedan dar su opinión.

* Datos extraídos del crecimiento interanual de reservas para estancias entre el 1 de junio y el 2 de septiembre de 2019, en comparación a las reservas para estancias el mismo periodo del 2018.