Fútbol

España se da un homenaje contra Malta (7-0)

Cádiz homenajeaba a Sergio Ramos con una pancarta gigante y gritos de ánimo al capitán de la Roja, pero el homenaje fue para aquellos futbolistas que consiguieron la hazaña del 12-1 hace 36 años. Cada vez que España y Malta se enfrentan regresa aquel recuerdo, aunque casi nunca volvió a ser tan sencillo. Lo pareció en Carranza, donde España se dio un festival sin dejarse ir en ningún momento. La manera de disfrutar era buscar un gol más para que marcaran todos.

Publicidad

Empezó Morata, que ya encadena siete goles en sus últimos siete partidos. Un ritmo regular, marca en todos, pero no se ceba para que le sigan quedando goles para el partido siguiente. Suyo fue el primer gol después de un remate de Gerard Moreno, pero en el principio de todo estaba Santi Cazorla. No es el más alto ni el más rápido ni el más fuerte, pero el centrocampista del Villarreal disfruta como nunca en su segunda vida futbolística.

A punto de cumplir los 35 años, Cazorla es uno de los escasos supervivientes de la España de los títulos. Un prodigio de la cirugía que recompuso un tobillo que le incapacitaba, pero sobre todo un prodigio futbolístico. Cazorla es diestro, pero juega con las dos piernas con la misma facilidad. Puso con la izquierda el balón en la cabeza de Gerard Moreno para que llegara el primero de los pies de Morata.

Y con la izquierda marcó Cazorla el segundo de España. Solo ante el portero mandó la pelota junto al poste. Tan ajustada que rebotó antes de meterse en la portería. Cazorla lo hizo todo bien. Manejó el centro del campo de la Roja con las dos piernas, pero sobre todo con la cabeza. Lo ve todo y nada más marcar vio la llegada de Sarabia por la izquierda. El jugador del PSG puso la pelota en el área donde Gerard Moreno llegó muy apurado para empujar la pelota.

Se escapó por muy poco ante la frustración del delantero del Villarreal, que persiguió su gol con insistencia. Lamentaba Robert Moreno en la rueda de prensa anterior al partido la falta de puntería de la selección en los últimos encuentros ante Suecia y Noruega. Para corregirlo juntó a Morata y a Gerard Moreno desde el comienzo. Y les añadió a Paco Alcácer durante unos minutos en la segunda parte. Hasta que Morata dejó su hueco a Dani Olmo.

Publicidad

El jugador del Dinamo de Zagreb no notó el salto desde la sub’21. No tiene miedo en el campo, pero tampoco lo tuvo para irse a Croacia con 16 años. Estuvo a punto de marcar en la primera pelota que tocó. No tardó mucho más en dejar su huella. Morata lo había abrazado como si fuera su hermano pequeño cuando lo sustituyó. Después de marcar lo abrazaron todos.

Menos había tardado Pau Torres en marcar. El defensa del Villarreal sustituyó a Sergio Ramos para que recibiera el reconocimiento de toda la afición. Era el símbolo del relevo, el debutante sustituía al jugador que más veces ha vestido la camiseta de España. En el primer balón que tocó marcó con el pecho. Un remate sencillo después de un córner que prolongó Alcácer en el primer palo.

Publicidad

Había premio para todos. Y también para Gerard Moreno, que marcó el sexto de la Roja. Antes le habían anulado un gol después de una parada de Bonello a un remate de cabeza de Sergio Ramos y había regalado un par de ellos a sus compañeros.

Marcó Gerard, pero Alcácer se quedó con las ganas. Su disparo con la izquierda pegó en el poste. Era el gol que faltaba para que la familia Bonello completara los 20 goles recibidos en España. 12 se llevó su padre; él se quedó en siete después del golazo de Jesús Navas, que vio su posición adelantada y metió la pelota por arriba. España cumple la tradición contra Malta.