Luis Enrique: “Robert Moreno tenía una ambición desmedida y fue desleal. No quiero alguien así en mi staff”

El ex seleccionador quería dirigir a España en la Eurocopa antes de devolver el puesto al asturiano

"Es un día muy especial para mí y para mi familia. Vuelvo a casa, a la selección y a terminar el proyecto que inicié en su momento", dice Luis Enrique en su presentación como nuevo/viejo seleccionador. Rubiales, el presidente de la Federación, no podia contener la sonrisa de felicidad a su lado.

Luis Enrique regresa con todo el cuerpo técnico que lo acompañó en su primera etapa como seleccionador. Sólo falta Robert Moreno, al que acusa de desleal. "Me dijo que quería hacer la Eurocopa y que al acabarla, volvería a ser mi segundo, eso es desleal", dice el seleccionador. "El desencuentro con Robert Moreno ocurre el 12 de septiembre. Es el único día en estos meses en que tengo contacto con Robert Moreno. Me llama, tenemos una reunión en mi casa y percibo que quiere hacer la Eurocopa y me dice que si quiero volver después. No me pilla por sorpresa, lo veía venir", asegura.

Entiendo que le haga ilusión ser seleccionador. Entiendo que es la oportunidad de su vida, que ha trabajado mucho para llegar a ese momento. Es ambicioso, es una cualidad a valorar en esta sociedad, pero es desleal, yo jamás lo haría. No quiero a alguien así en mi staff. La ambición desmedida es un gran defecto", dice Luis Enrique.

El técnico asturiano reconoce que ese día le confesó a Robert Moreno que se sentía fuerte para volver y asegura que nunca se ha ofrecido a la Federación. "Nunca he llamado a la Federación ni al presidente ni a Molina ni a nadie, ni he dejado que lo hagan terceras personas para ofrecerme", afirma. El presidente me llama, tenemos una reunión con Molina en Zaragoza y las primera palabras que les dije es “estáis exentos de cualquier compromiso que creáis que podéis tener conmigo", cuenta. Me muestran el interés en que vuelva y el resto es conocido por todos", añade. Unas palabras que se contradicen con la explicación de su ruptura con su anterior ayudante. Si Robert Moreno es el seleccionador y la Federación no tiene ningún compromiso con Luis Enrique no debería molestarle que a Moreno le hiciera ilusión dirigir a España en la Eurocopa. Un choque de egos en el que gana Luis Enrique.

"Me siento responsable, pero no orgulloso del modo en que ha acabado esta historia. No me gusta ver sufrir a personas", dice el asturiano. "En lo profesional no tengo nada que criticar a Robert Moreno. No tengo duda en eso y en lo otro tampoco tenía dudas", reconoce. Pero insiste en que no se hubiera sentido a gusto de haber permitido que Robert Moreno dirigiera a España en la Eurocopa. «Pensé que eso sería lo más falso que podía hacerme. Por no armar un jaleo aguantar hasta después de la Eurocopa y después al acabar su contrato que se fuera», explica.

Luis Enrique regresa con energía a su puesto. "Muy pronto tuve ganas de competir y de seguir demostrando a mi familia que la vida continúa", asegura.

El nuevo seleccionador reconoce el trabajo de su antecesor. "Me ha gustado la selección. En cuanto a ideas futbolísticas, Robert Moreno está labrado y formado en nuestro staff y nosotros hemos aprendido de Robert Moreno", asume. "No vais a ver algo myu diferente. Algunos matices en la presión tras pérdida, pero la selección va a seguir siendo la misma selección", afirma.

Habrá cambios de jugadores para la Eurocopa. "Me gustaría, pero no tenemos un once", asume. Y la convocatoria dependerá del estado de forma en que lleguen al final de temporada. Sí desveló que la concentración será en España. "No tiene mucho sentido irnos a otro sitio si vamos a jugar en Bilbao", dice.