Fútbol

El Bergantiños, sin campo contra el Sevilla: «Nos han quitado el caramelo de la boca»

El martes la RFEF decidirá dónde se celebrará el encuentro del nuevo formato de Copa entre el club coruñés de Tercera División y el tercer clasificado de LaLiga

«Hace unos días esto era una fiesta y ahora parece un funeral». La decepción que siente el presidente del Bergantiños, Chano Calvo, se extiende a toda la localidad coruñesa de Carballo, que salvo un cambio de última hora, no recibirá al Sevilla en Copa del Rey, porque su campo «no es apto» para albergar este histórico encuentro. «La RFEF (Real Federación Española de Fútbol) no nos ha dado explicaciones, sólo nos ha dicho que no se puede jugar aquí y ya está. Suponemos que es por contar con césped sintético, pero está perfectamente homologado por la UEFA. Nos hemos leído los 31 puntos del reglamento y todavía no sabemos cuáles no cumple As Eiroas (campo del Bergantiños)», añade el presidente. Mañana tienen un reunión, en la que además de pelear por su derecho a jugar como locales, el Bergantiños ofrecerá otras alternativas, como jugar en el Sánchez-Pizjuán, tras la negativa del Deportivo de La Coruña a su solicitud de jugar en Riazor, su segundo varapalo consecutivo.

Publicidad

«Nos han quitado el caramelo de la boca», así analiza Chano Calvo el quebradero de cabeza en el que se está convirtiendo el «sueño» de jugar con un equipo de Primera División. «Creo que no nos merecemos el trato que nos está dando el Deportivo, sólo nos ha ofrecido uno de sus campos de entrenamiento. La mayoría del pueblo son deportivistas y tenemos un convenio con ellos desde hace años. Yo estoy muy tranquilo del trato que les hemos dado siempre, por eso creo que esto es injusto. Incluso cuando vendieron a Angeliño -formado en el Bergantiños- al Manchester City, decidimos no reclamar el porcentaje que nos correspondía por solidarizarnos con su delicada situación económica. Nosotros nunca habríamos actuado como han hecho ellos ahora». El Deportivo ha alegado su necesidad de cuidar el estado del césped de Riazor por las fuertes lluvias, una razón que no convence en Carballo.

Este inesperado revés se suma a un complicado inicio del equipo en el Grupo 1 de Tercera División, competición en la que acumulan cuatro derrotas en los últimos cinco partidos y rozan el descenso. «Estamos sufriendo mucho porque mantenemos casi la misma plantilla que el año pasado y sin poder cubrir ese par de bajas que hemos tenido. Este problema con el estadio no nos podría venir en peor momento», concluye Chano Calvo, presidente del Bergantiños y miembro de la famosa empresa de conservas que dirige este club amateur.