Deportes

Recital de Messi ante el Mallorca con un hat-trick (5-2)

El Barça recupera el liderato de la Liga gracias a una noche espectacular del astro argentino, que celebró con el Camp Nou su sexto Balón de Oro

FC Barcelona - RCD Mallorca
GRAF5265. BARCELONA, 07/12/2019.- El delantero del FC Barcelona Leo Messi (i) celebra con Luis Suárez tras marcar el quinto gol ante el RCD Mallorca, durante el partido de Liga en Primera División disputado este sábado en el Camp Nou, en Barcelona. EFE/Alejandro GarcíaAlejandro GarcíaEFE

Cuando Messi pronunció la palabra retirada mientras recogía en París su sexto Balón de Oro, a todos los culés se les puso un nudo en la garganta. ¿Un Barça sin Messi? Cuesta hasta formular la pregunta. Y por eso Leo, hombre de pocas palabras y que anoché ofreció a los suyos, acompañado de sus tres hijos, el galardón que le acredita como mejor jugador del planeta, les deleitó con otra exhibición para el recuerdo. Messi algún día tendrá que colgar las botas, pero por ahora la leyenda lo tiene que seguir siendo dentro del campo. ¡No te vayas nunca Leo!

Convierte lo extraordinario en rutinario. Así es Leo Messi. Un tipo capaz de poner en pie al Camp Nou con dos golazos y de abandonar el estadio con su inseparable amigo Luis Suárez, que anotó uno de los tantos del año, como el que no quiere la cosa. Seguro que Vicente Moreno les puso a los suyos más de una vez esta la semana la típica jugada de Messi. Recibe en la frontal del área, conduce y dispara. La ecuación resulta sencilla, pero la verdad es que la jugada maestra de Leo es una pesadilla para todos los rivales. Leo tiene un guante en su pierna izquierda y de ahí llegaron sus dos zarpazos. El primero, a la escuadra, fue imposible para Manolo Reina y el segundo llevó una rosquita. Tienen dónde elegir.

En la fiesta de Leo, el Barcelona recordó a ese Barça de antaño. Con el mismo once que conquistó hace una semana el Wanda Metropolitano, pero con la novedad de Sergio Busquets por el lesionado Arthur, los de Ernesto Valverde fueron una apisonadora. Pases imposibles, toque, toque y más toque. Puro ADN Barça y mientras el Mallorca pensando eso de tierra trágame.

No habían transcurrido ni diez minutos cuando el Barça ya mandaba. Griezmann, que cada vez parece conectar más con sus dos compañeros del tridente, se apuntó a la noche de Leo y con un toque sutil batió por alto a Reina. Todos sus compañeros corrieron a abrazarse con él, pero el verdadero protagonista de la acción estaba en la otra punta del campo. Con una sensacional asistencia, y ya van dos este curso, Ter Stegen filtró un pase milimétrico a Antoine. Aunque la defensa mallorquina pudo haber hecho un poco más.

Con permiso de Messi, una de las jugadas del año la firmó Luis Suárez. De espaldas a la portería y en diagonal, el uruguayo se inventó un taconazo que se coló en la portería de Reina. Era una noche para disfrutar.Con un Messi que desde que brinda el Balón de Oro a su público nunca ha faltado a su cita con el gol, a excepción de 2009 y porque el rosarino estaba lesionado, el Barcelona continúa invencible en casa. Desde que el Betis de Setién le sacó los colores a los azulgrana la temporada pasada, ningún equipo ha conseguido llevarse los tres puntos del Camp Nou. Lo único que han conseguido llevarse este curso han sido un saco de goles y es que, a excepción del Villarreal, todos los equipos se han ido de la Ciudad Condal con cuatro tantos o más.

En la segunda mitad, el Barça bajó de revoluciones. Llegó el segundo gol del Mallorca, pero Leo quería más. Hat-trick del argentino, su duodécimo gol en Liga con lo que se coloca como Pichichi.