Gastronomía

Los mercados tradicionales y la diversidad de sus productos

Los productos vegetarianos y veganos también se encuentran en los mercados tradicionales

El boom de la comida vegetariana se ha extendido en los últimos años. Cada vez son más las personas que se decantan por una dieta basada en productos vegetarianos o veganos. Por ello, los mercados tradicionales, a pesar de tener una imagen asociada a las carnes, a los pescados frescos y a los embutidos, han creado espacios destinados a este tipo de alimentación.

Publicidad

Un ejemplo de esta realidad es el Mercat de l´Olivar —un mercado tradicional situado en el centro la ciudad de Palma—, que ofrece a los amantes de este tipo de comida una oportunidad para encontrar, con productos tradicionales de Mallorca, una manera de elaborar platos con alimentos de alta calidad y con la confianza que otorga que el género siempre sea de temporada.

Algo más que una moda alimenticia

Optar por el vegetarianismo o veganismo no es una corriente nueva ni parece que su auge vaya a ser algo pasajero. Pitágoras, Albert Einstein, Miguel de Cervantes o Leonardo Da Vinci son algunos de los nombres célebres que han seguido estas dietas. Con el tiempo, este estilo de vida avanzó hasta que Elsie Shrigley y Donald Watson, en 1944, crearan el término «vegano» para definir a las personas que no consumen ningún tipo de producto de origen animal, extendiéndolo a cualquier artículo de consumo. En lugares gastronómicos emblemáticos como el Mercat de l´Olivar, estas pinceladas de historia son motivo suficiente para integrar esta tendencia en la oferta de sus puestos.

Por otro lado, los beneficios para la salud, en un contexto donde los hábitos saludables cada vez importan más, el respeto a los animales y al medio ambiente, en un momento donde Europa ha declarado la emergencia climática, son varios motivos más por los cuales el Mercat de l´Olivar satisface esta demanda actual. Además, los compradores son cada vez más exigentes con los productos que incluyen en la lista de la compra. Por ello, es necesario que existan estos emplazamientos en los que cada producto se convierte en una seducción para el paladar sin tener, por ello, un precio prohibitivo.

Uniendo tradición y modernidad, el Mercat de l´Olivar se ha convertido en un referente para los consumidores más exigentes

Convertir un alimento cotidiano, como las frutas y las verduras, en una experiencia sensorial, no solo por el gusto, sino por el color y el olor que desprenden estos manjares, es algo representativo de los artesanos que se reúnen en el “mercado de los sentidos”. El secreto para ello es trabajar con productos frescos de alta calidad. Muchos de estos artículos, además, tienen su origen en la agricultura ecológica, ya que han sido cultivados en sus propios huertos, aportando identidad propia a cada uno de los puestos que visten este mercado tradicional.

Publicidad

La tan conocida hoy expresión real food cobra fuerza en espacios como este edificio de arquitectura mediterránea de 1951. Aquí se encuentran a los mejores artesanos y amantes de la buena comida, unidos para que todos los productos, sean del estilo que sean, tengan algo en común: su sello de calidad. En el Mercat de l’Olivar encontramos materias primas que han sido obtenidas con dedicación, pasión y paciencia para ofrecerlas al consumidor en el momento adecuado y poder, así, disfrutar de un alimento saludable y con todas sus propiedades. La amplia oferta gastronómica del Mercat de l´Olivar conseguirá deleitar a cualquier viandante que transite por sus diferentes puestos, pues podrá «respirar» la calidad de la mercancía que embellece cada uno de sus comercios.