Publicidad
Publicidad
Gastronomía

Gastronomía e historia se aúnan en La Fundición Restaurante

Un establecimiento que lleva grabada la historia de La Granja de San Ildefonso.

Caminar por la población segoviana de La Granja de San Ildefonso supone recorrer inmensos jardines y pintorescas calles, en las que nos encontramos la Plaza de los Dolores y la Plazuela de Calandria, donde se sitúa La Fundición Restaurante, un local que lleva grabada la historia del lugar, pues el establecimiento, construido ya entre 1722 y 1723, fue la plomería que, dotada de una fragua, un espacio de almacenaje y un patio exterior, daba servicio al majestuoso Palacio Real.

Publicidad

Un restaurante con impronta histórica

La Fundición Restaurante es algo más que un espacio gastronómico, es tener la oportunidad de vivir la experiencia de deleitarse con deliciosos platos, en un lugar cuya seña de identidad se la aporta su historia y su relación con el Palacio Real.

El recorrido por el emblemático restaurante comienza en el Comedor de la Fragua, uno de sus espacios más singulares, puesto que durante doscientos años fue el centro de trabajo de la antigua plomería. En esta sala, cuyos elementos más llamativos son la acogedora chimenea de leña y el arco de ladrillo, que indica la posición de la fragua, se encontraron crisoles metálicos en los que se fundía el plomo aleado —algunos de ellos se conservan en el patio como testimonio—. Así mismo, la barra de álamo negro, elemento esencial del bar para disfrutar de sus sabrosas tapas y sus exquisitos vinos, tiene la huella de casi tres siglos, ya que fue creada para el servicio de la plomería.

Siguiendo la estela histórica, descubrimos que el edificio fue el Hospital Antiguo o Real Enfermería durante buena parte del siglo XVIII, hasta que Carlos III mandara construir el hospital San Fernando en 1783. De esa forma, sus dependencias pasaron a convertirse en escuelas primarias, viviendas de beneficencia y servicio de plomería. No obstante, en 1810, constituido el primer Ayuntamiento del Real Sitio, fueron utilizadas por el propio consistorio. Con La Fundición Restaurante, se ha convertido en un espacio distinguido y atractivo para todos aquellos que visitan la Granja de San Ildefonso.

La cocina de La Fundición Restaurante

No solo la historia envuelve este restaurante, sino también el cuidado y la dedicación en toda su oferta gastronómica. El chef Aníbal Herrero, encargado de la dirección de la cocina, junto con su equipo, se ocupa de que cada cliente tenga una vivencia única a través de platos con un toque personal e incomparable. Así, las Croquetas Fluidas de Judiones del Real Sitio, la Terrina de Cochinillo o la Pechuga de Pato bañado en salsa de vermú Garciani son algunos de los manjares que pueden degustarse. Los postres, como la Tarta de Queso o la Crème Brûlée con helado de leche de almendras, se convertirán en la mejor manera de concluir una velada especial, que, además, puede tener lugar en el patio gracias a la terraza de verano y disfrutar de una cena inolvidable bajo la luminiscencia de la luna.

Publicidad

En pocas palabras, La Fundición Restaurante es un local diferente al resto porque en él está impregnada la historia de La Granja de San Ildefonso, habiéndose convertido ya en una parte indispensable de esta emblemática localidad de Segovia.