Cinco terrazas unen fuerzas para su reapertura

Bajo el lema: “La vida sigue”, Ramses, Patio de Leones, Aarde, Origen y Cappuccino Grand Café, situadas en la Plaza de la Independencia, reabrirán a la vez sus espacios abiertos el lunes a las doce del mediodía si Madrid pasa a la fase 1

Esperamos con ansia el notición que nos comunique que, por fin, Madrid pasa a la fase 1 de la desescalada el lunes. Tanto es así, que numerosas terrazas de la capital ya están listas para recibir a sus primeros comensales, por supuesto, con todas las medidas de seguridad e higiénico-sanitarias necesarias, el aforo al 50 por ciento permitido por el gobierno y activando el control necesario para que a ninguno se le ocurra no cumplir la distancia recomendada entre las personas. También, habrá una ausencia de cartas físicas de uso común, las mantelerías serán de un sólo uso y el pago se hará con tarjeta de crédito. Probablemente, a más de uno se le saltarán las lágrimas cuando el mismo lunes a las doce del mediodía asistamos a la inauguración de los espacios abiertos de los restaurantes Aarde y Origen (Grupo El Paraguas), Cappuccino Grand Café (Grupo Cappuccino), el mítico multiespacio Ramses y la taberna Patio de Leones (Grupo Ramses).

Situados todos en la Puerta de Alcalá, que luce desde el jueves 23 de abril un crespón negro en recuerdo de las personas fallecidas a causa de la Covid-19, los hosteleros han decidido celebrar juntos la reapertura de las terrazas, siempre en el caso de que Madrid entre en la fase 1, después de dos meses durísimos con la persiana bajada. La iniciativa busca lanzar un mensaje optimista a la sociedad y muy especialmente a la hostelería, uno de los gremios más afectados en la actualidad, y de ilusión con un grito de guerra común: ‘la vida sigue’. Se trata de negocios con una sólida propuesta gastronómica y una filosofía de hospitalidad, que atraen por igual a madrileños y turistas y contribuyen, en gran medida, a la dinamización de la ciudad y a la transmisión de nuestra cultura. Aún tendrán que esperar a recibir en sus mesas a aquellas personas que viajan a nuestra capital por ser una ciudad viva gastronómicamente hablando, pero en cuanto se reabran las fronteras a ellas volverán. Mientras llega el momento, los hosteleros han querido activar la ciudad como mejor saben, encendiendo sus fogones y queriendo transmitir a los ciudadanos cierta normalidad.

El colectivo lo conforman los restaurantes Aarde y Origen —las dos últimas apuestas del grupo hostelero Paraguas—, el ‘Grand Café’ Cappucino, filial madrileña del grupo homónimo que suma un total de 19 establecimientos en España, Suiza y Arabia Saudí, Ramses, mítico multiespacio de referencia desde hace 13 años, firmado por Philippe Starck, y Patio de Leones, espacio fundado el año pasado que se deja definir como un local «cósmico-cañí», ambos pertenecientes a Grupo Ramses. Los cinco han decidido ir de la mano en la entrada de Madrid en la fase 1 de la desescalada con el aforo permitido por el gobierno y las medidas higiénicas y de seguridad interpersonal debidamente adoptadas e implantadas, pero también con un espíritu de esperanza.

Sus propietarios buscan transmitir un mensaje de optimismo que va ligado a la liberación de la hostelería, motor de la economía y el turismo en nuestro país y, paradójicamente, uno de los sectores que más pronto y en mayor medida experimentaron los estragos de la pandemia. Las terrazas, además, no solo constituyen el primer espacio abierto con restricciones en el ámbito de la restauración, sino que también forman parte de la identidad madrileña, representan la alegría, el disfrute del buen tiempo, la reunión, la celebración y la pasión por la gastronomía, y, por ello su reapertura encierra un mensaje: «la hostelería saldrá reforzada»

El brasileño Sandro Silva y la asturiana Marta Seco, artífices del éxito del grupo hostelero Paraguas, y Jorge Llovet, fundador y propietario de Ramses y Patio de Leones, son los impulsores de esta iniciativa. Los primeros inauguraron en mayo del año pasado 2019 Aarde, sexto espacio del grupo e inspirado en el África colonial, y poco después, Origen, que suma doble formato de espacio gastronómico y tienda gourmet, y observan la importancia de defender la reactivación de la hostelería desde una posición tan emblemática y privilegiada.

Tras el obligado parón, también está preparada para atender a los comensales la sucursal madrileña de Cappuccino, grupo líder de restauración que destaca por la excelente ubicación de todas sus cafeterías y restaurantes, un total de 19 repartidos entre Madrid, Valencia, Ibiza y Marbella, a los que se suman un hotel enclavado en pleno centro histórico de Palma, un restaurante en Gstaad (Suiza) y otro en Jeddah (Arabia Saudí).

Por último se incorporarían Ramses y Patio de Leones, restaurantes vecinos que se complementan con sendas terrazas urbanas en las que a cualquier hora día se puede encontrar mucho ambiente y una cuidada oferta gastronómica y de bebidas. La de Ramses, todo un clásico en la vida capitalina, lleva el sello de Arzak Instructions, cuyo equipo capitanea el resto del espacio, mientras que la de Patio de Leones se consagra al chocolate con churros y a los platos típicos de la cocina regional española.

En definitiva, se trata de un acto ideado por un total de cinco terrazas, que ya se preparan para la muy esperada fase 1 de la desescalada, cumpliendo, como es preciso, con las correspondientes normas publicadas el 3 de mayo de 2020 en el BOE —entre otras, aforo al 50 porciento, mesas con distancia de al menos dos metros, ausencia de cartas físicas de uso común; mantelerías de un sólo uso y pago con tarjeta de crédito— y garantizando una extrema limpieza y desinfección de todo su equipamiento.