¿Próximo destino? Huelva y El Algarve

Las gambas y el bacalao dourado son algunos de los bocados redondos de Borja Anabitarte

Hoy damos una nueva pista a quienes este verano raro prefieren no moverse de la capital y a quienes aún les faltan días para coger carretera y manta. Cierto es que, tras el parón de más de tres meses, los hosteleros que han decidido poner la carne en el asador y reabrir, no cierran por vacaciones. Es el caso del Grupo Mentidero, con Borja Anabitarte como director gastronómico, que ha optado por unir en la Ronda de la Comunicación, frente a Telefónica, los conceptos de Las Brasas y La Sal en la Terraza del Mentidero (www.mentiderodelavilla.es) con un precio medio de entre 35 y 40 euros. Desde luego, la decisión horneada ha sido la acertada, ya que el espacio es inmenso al contar con un aforo de hasta 140 personas. Borja tiene claro que amasar tranquilidad es fundamental, por eso, va más allá al aplicar las medidas sanitarias obligatorias y realizar los test a sus empleados. También ha situado en la entrada una alfombra desinfectante mientras que las cartas y manteles son desechables.

Reglas básicas post-Covid

Ahora que comienza a servir alguna boda, ha diseñado un cartel en el que recuerda las reglas básicas, que durante este tiempo post-Covid deberíamos grabarnos en la mente. Entre ellas, mantener siempre la distancia de seguridad y cuidado con coincidir en el cuarto de baño con otra persona que no sea de la familia. Dicho esto, a esta casa llegamos deseosos de trasladarnos a los chiringuitos de Huelva y al Algarve portugués. ¿Los protagonistas? El marisco y la parrilla. Así, para abrir boca, imprescindibles son las gambas, de sabor a mar tan brutal, que se nota que Borja las compra directamente a un barco de Huelva, en sus diferentes preparaciones, tanto cocidas, como al ajillo, en ensaladilla y en tostada picante. Las croquetas de carabinero, por supuesto, deben formar parte del picoteo, lo mismo que los chipirones fritos y los totopos de carrillera pibil. Las alcachofas a la brasa con aceite de oliva y el tomate con aguacate con cebolla dulce son nuestras sugerencias de la huerta, mientras que entre los pescados el cocinero propone una receta redonda del típico bacalao dourado. El atún rojo se encuentra en su mejor momento y aquí lo ofrecen con salsa de soja y lima. Bocado clásico portugués también es el franguito al piri piri, una salsa con aceite, limón, ajo y guindilla. Merece la pena probarlo, sí, además del steark tartar de solomillo con trufa, para armonizar con un Insólito Crianza, la entraña con mojo verde y la hamburguesa con bacon y cheddar, que es la preferida de los más pequeños de la casa, que dejan el plato limpio del mousse de chocolate que piden de postre.