Txakolí de alta escuela

Txakolí de la bodega Marqués de RiscalLa Razón

A vueltas con el raro vino llamado txakolí. Sometido a muchos rigores de incomprensión por su elevada acidez, estos vinos vascos batallan precisamente para amansar el carácter y la bravía expresión. La asolerada bodega Marqués de Riscal ha plantado sus reales en el guipuzcoano caserío Upaingoa para presentar un equilibrado ejercicio de estilo. La cosecha 2019 mantuvo los duros ciclos naturales y permitió la madurez de la hondarribi zuri. Lo floral, las bonitas sinfonías frutales y un trabajo sobre lías de seis meses consiguen la soñada medida de la acidez. Como cualquier juego aromático, todo cobra sentido en una sostenida firmeza en el paladar. Gustoso, de los que no se aprecia nunca el fondo de la botella y que responde, marca de la casa, a la amabilidad como determinación, este txakolí con cuerpo y untuosidad nos permite disfrutar de un paseo por la profundidad de la Guipúzcoa de interior. El fondo atlántico, lo bizarro de ese microclima se dulcifica en un vino blanco que tiene recorrido y mucha mesa. Los aires del norte contenidos en una vasija de aromas y frescura. O un txakolí que se bebe con pausa y elegancia con la estructura justa para no perder la tipicidad.

Bodegas: Marqués de Riscal. Nombre: Txakolí Upaingoa 2019.

DO: Getariako Txakolina.

Precio: 12,90 euros.

Web: www.marques deriscal.com