Las nuevas tecnologías salen del horno

Más allá de la carta en QR, 80 Grados y Salmón Gurú presentan la suya en realidad aumentada

Jose Manuel Vidal, dueño del restaurante 80 grados, de Pozuelo de Alarcón
Jose Manuel Vidal, dueño del restaurante 80 grados, de Pozuelo de AlarcónLuis DíazLa Razón

Más que nunca son tiempos de diferenciarse en el escenario gastronómico. De ponérselo fácil al comensal a la hora de escoger un local. Y si algo hay que agradecer a la pandemia es que el sector se ha puesto las pilas en la aplicación de nueva tecnología, ya sea en la creación de «apps» centradas en los «delivery» y «en la digitalización de los procedimientos del negocio. Entre ellos, los sistemas de trabajo, la gestión del personal y la optimización de los recursos». Son palabras de José Manuel Vidal, socio de 80 Grados, con cuatro locales en Madrid. Para atraer a los clientes en tiempos amargos, han dado una vuelta de tuerca al código QR al diseñar «una carta digital, sencilla e intuitiva en la que se ven impresas tanto las fotografías de los platos antes de pedirlos en realidad aumentada, gracias a la tegnología AR, como la información nutricional y de alérgenos». Dicho esto, aquí también se viene a comer bocados xs a baja temperatura, así que observe el bocadillo negro de calamares en tres dimensiones en el móvil y pídalo para abrir boca y continuar con los raviolis de chilli crab con salsa thai de cacahuetes, que también es posible ver desde diferentes perspectivas.

«El código QR ya lo vemos como algo normal, de ahí que decidiéramos presentar una carta interactiva en tres dimensiones y de realidad aumentada, la primera en una coctelería. La idea ha sido presentar seis categorías en un cubo de Rubik para que cuando el consumidor las escanee en su móvil pueda ver el aspecto de la combinación servida ya, hacerse fotos con ella y compartirlas directamente en Instagram. Queríamos trabajar en una línea de más impacto, que lleve a Salmón Gurú a otro nivel», afirma Diego Cabrera, barman y propietario de una de las mejores coctelerías del mundo, según The World’s 50 Best Bars List, donde sorprende el contenido, sí, e, incluso, el continente, esta temporada diseñados «por un ceramista del barrio» para presentar unas mezclas inspiradas en la mitología de las culturas china, india, griega y egipcia. Nosotros probamos el Dragon Daughter, agitado con ron 8 años Reserva, sirope de horchata de frutos secos, puré de maracuyá y zumo de piña. Vanguardia en un trago.

«Startups» disruptivas

La digitalización evoluciona y es tan necesaria que la asociación Madrid Futuro ha lanzado La Barra Digital, herramienta con la que pretente aplicarla en todos los bares y restaurantes a través de la formación y el asesoramiento. Por otra parte, jóvenes emprendedores son los ideólogos de «startups» disruptivas y útiles como Maybein, que permite conocer la disponibilidad de mesas libres en nuestros restaurantes favoritos, además de poder reservar a tiempo real las canceladas en el último momento. Una manera efectiva de luchar contra los «no shows» con los que tanto dinero pierden los cocineros. Mismo objetivo en el que trabaja CoverManager. Culinary Action!, el programa de emprendimiento de Basque Culinary Center, nos dio a conocer BRobot5, una de las «startups» que participaron en la Aceleradora LABe – Digital Gastronomy Lab, que utiliza sistemas de visión artificial y robots capaces de trabajar con personas y comunicaciones de la industria 4.0. También, Mimcook, el primer fuego de cocina en el mundo que automatiza y sistematiza los procesos de cocción. Offeat es un «food delivery» para empresas centrado en la entrega centralizada de los pedidos en boxes isotérmicos e inteligentes (IoT), instalados en las oficinas y donde el empleado recoge su pedido solo con un código, mientras que Velada es una guía de la «generación instagram». El futuro se sienta a la mesa.

80 Grados.

Adva. de Europa, 11. Madrid.

Tel.: 912857434.

Precio medio: 25-30 euros.

www.ochentagrados.com