Este es el secreto de Arguiñano para que la tortilla de patatas quede siempre perfecta

Este es “el truco del 6-3-1″ para explicar cuál es la proporción ideal de patata, huevo y cebolla, que debemos añadir a la tortilla de patatas

Este es "el truco del 6-3-1" que creó Karlos Arguiñano para explicar cuál es la proporción ideal de patata, huevo y cebolla que debemos añadir a la tortilla de patatas | Fuente: Atresmedia
Este es "el truco del 6-3-1" que creó Karlos Arguiñano para explicar cuál es la proporción ideal de patata, huevo y cebolla que debemos añadir a la tortilla de patatas | Fuente: Atresmedia FOTO: ntena 3 Atresmedia ntena 3 Atresmedia

La tortilla de patatas es uno de los elementos más típicos y queridos de la gastronomía de nuestro país. Raro es el bar que no tiene entre sus tapas una buena tortilla de patatas… o al menos una tortilla de patatas. La receta no puede ser más sencilla y a la vez, más complicada.

Los ingredientes son pocos, pero hay que saber cómo elegirlos, cómo cortarlos y cómo cocinarlos... y eso requiere práctica. Afortunadamente, podemos evitarnos unas cuantas tortillas desastrosas, si nos aprovechamos de la experiencia de uno de los mejores cocineros de nuestro país: Karlos Arguiñano. El cocinero guipuzcoano tiene tanta experiencia en este asunto, que ha conseguido elaborar una fórmula “cuasi matemática”, para que la proporción sea perfecta y para que -en consecuencia- el resultado sea siempre exquisito.

Esta es la tortilla de patata que hace Ricardo Romero en Colósimo, una de las más ricas de Madrid
Esta es la tortilla de patata que hace Ricardo Romero en Colósimo, una de las más ricas de Madrid FOTO: Marcu Ovidiu

Antes de empezar, lo primero que debemos hacer es elegir correctamente los ingredientes. Puede parecer un tópico, pero es un hecho que cuando elegimos un alimento de mayor calidad, el resultado final será siempre mucho mejor. Lo segundo en lo que tenemos que pensar, es en las proporciones en la que añadimos los ingredientes de nuestra tortilla de patatas. Y ahí es donde entra en juego el truco de Karlos Arguiñano:

Este truco -que él mismo bautizó como “la regla del 6-3-1″- es una sencilla pauta que no duda en compartir con sus seguidores y con sus lectores. Y en realidad, si todo el mundo siguiera estas sencillas indicaciones, nadie tendría que volver a probar una mala tortilla durante el resto de su vida.

Esencialmente, “la regla del 6-3-1″ dice que por cada seis huevos debemos añadir tres patatas (de unos 300 gramos cada una) y unos 100 gramos de cebolla (eso si nos gusta la tortilla de patatas con cebolla, claro). Arguiñano recomienda que la cebolla y la patata se frían por separado, porque -según dice- esto tendrá su impacto en el sabor, en la textura y en el aspecto de nuestra tortilla.

Además de lo anterior, Karlos Arguiñano también ofrece otros consejos para mejorar todavía más el resultado. Por un lado, recuerda que si cortamos la patata demasiado grande, estas quedarán mucho más secas, y que si las cortamos en tacos demasiado pequeños, la tortilla acabará pareciéndose más a un puré que a una tortilla. Por eso, debemos cortar las patatas con un tamaño medio. También propone echar un chorrito de leche a los huevos batidos, lo que hará que la tortilla quede mucho mas jugosa. Y por otro lado, también comenta que incorporar una pizca de levadura en polvo a los huevos batidos, hará que la tortilla quede alta y esponjosa.