La provocadora foto de Anabel Pantoja rezando desnuda

Like a Virgin...la Pantoja da la nota.

La sobrina de Isabel Pantoja se ha convertido en toda una influencer y, como tal, busca la forma de impactar en la audiencia para vender los productos y marcas con las que colabora. Y esta vez, ha conseguido revolucionar las redes con una fotografía que ha conseguido revolucionar a sus más de 800.000 seguidores y que ha provocado muchos comentarios. Entre ellos el de su compañero de programa, Jesus Manuel Ruíz: “Pareces una virgen” .

“Like a Virgin”, entre Madonna y Jeniffer López

Aunque estamos acostumbrados a verla ligera de ropa, la última fotografía que ha subido a su Instagram nos ha dejado casi sin habla. Una cosa es verla tomando el sol en top less en la playa o mostrarse sensual en sus redes sociales y otra es posar como si fuera una virgen, con las manos unidas orando y ...totalmente desnuda, sin más adorno que las joyas que ha diseñado la tertuliana en colaboración con una firma.

La colaboradora de “Sálvame” no tiene ningún problema en posar desnuda y natural, sin ningún tipo de retoque ni filtros. La sobrina de Isabel Pantoja suele mostrarse tal y como es, luciendo su cuerpo sin miedo al qué dirán.

Durante mucho tiempo la hija de Bernardo Pantoja sufrió por sus kilos de más y aunque aseguraba que que nunca había tenido complejos por su sobrepeso, lo cierto es que su lucha contra la báscula marcó su adolescencia. Con solo 18 años, pesaba 100 kilos.

La mayor preocupación de Anabel durante años ha sido su sobrepeso

Pero fue cuando comenzó su imparable carrera televisiva en 2011 cuando, harta de las críticas a su aspecto físico, decidió pasar por quirófano para someterse a una intervención que acabara con años de complejos y privaciones: la banda gástrica.

Aunque consiguió bajar de peso, en apenas dos años volvió a coger kilos, ya que seguía sin cuidar su alimentación ni hacer deporte. Convertida ya en una cara habitual de Sálvame, el programa le planteó someterse a un nuevo reto para adelgazar, que incluía una estricta dieta y un entrenador personal que trató de inculcarle el hábito de practicar deporte para mantener su silueta a raya. La vimos sufrir enfrentándose al reto y llorar al no obtener los resultados esperados.

Así que, dos años después, en 2013, volvió a operarse para colocar en su estómago un anillo gástrico, gracias al cual perdió peso muy rápido. “Al principio, solo tomaba líquidos y perdí unos 10 kilos. En cuatro años he perdido 30”

Actualmente, la colaboradora se encuentra en un gran momento y con su próxima boda a la vista, cuida más que nunca su aspecto físico. Olvidándose de sus complejos de antaño, ha convertido en una rutina mostrar su cuerpo en sus redes sociales, donde presume orgullosa de sus curvas.