Christopher, de baja por depresión, no ha soportado la crueldad de la gente, y sobre el político que podría convertirse en Albert Rivera II

Al protagonista de “La isla de las tentanciones” le está sobrepasando la fama, y un político de izquierdas podría seguir al ex líder de Ciudadanos y tener un idilio con una famosa

Se ha convertido en uno de los personajes más famosos del ámbito del corazón. Lo podría tener todo. Una entrevista con él valdría una fortuna si supiera jugar sus cartas. Y, sin embargo, está desesperado. Christopher, el novio de Fanny, la protagonista de “La Isla de las tentaciones” está de baja. Ha abandonado el trabajo en el bar de Alcorcón donde la gente le gritaba ”Estefaníaaaaa” a pleno pulmón.

Desde LA RAZÓN le deseamos sinceramente que se recupere lo antes posible, y lamento haberme metido la semana pasada con sus orejitas. Tiene unos ojos muy bonitos y muy buen corazón. “La Isla de las Tentaciones”, por culpa de Fanny, la “mala” televisiva más mala del mundo, que ha dejado a Sofía Suescun y a Olvido Hormigos como a unas santas, se ha cobrado su primera víctima. El muchacho, como ya contábamos la semana pasada, inspira una enorme ternura… Su perfil es, por completo, el opuesto al del “malote” que hace daño a la gente. Y tener que escuchar todo tipo de insultos es muy desagradable. ¿Quién puede soportarlo? Su situación recuerda al del marido de Olvido Hormigos, pero él marido de la ex concejal de Los Yébenes tiene muchísimo más cuajo que este pobre muchacho.El perdón no es más que la venganza de los hombres buenos, pero en un país como el nuestro, donde valores como la bondad o la lealtad se confunden con ser idiota de remate, sigue vigente del famoso dicho de “encima de cornudo, apaleado”.

Mientras tanto, en las revistas del corazón, “Semana” ha dado el golpe con los whatsapps que se han cruzado la amiga de Cayetano y el fotógrafo al que avisó. ¿Es la historia del cazador cazado? Como esta chica amenaza con poner querellas a diestro y siniestro y tiene a la misma abogada que Kiko Rivera, una de las mejores especialistas en derecho a la imagen, hay que andarse con cuidado.

Pero lo de los whatsapps es muy complicado. Con los casos de corrupción los periódicos de información general se han llenado de ellos. Hay un político casado de izquierdas que a lo mejor anda revisando todos sus mensajes por si ha metido la pata en alguno de ellos. Podría convertirse en Albert Rivera II, pero está a la izquierda de él. Tiene mujer e hijos pero ha sacado los pies del tiesto con una famosa que a lo peor podría liarse la manta a la cabeza. Por las circunstancias del caso, la historia podría dejar en entredicho la carrera del susodicho. Los personajes del mundo del corazón clásico cada vez tienen menos interés. Ahora lo que priva son los políticos y sus devaneos amorosos. Y esta nueva generación puede darnos realmente mucho juego.