Coco Robatto, así es el doble de Abascal en Vox: “No soy Santiago, pero casi”

El influencer y senador de Vox, comparte con Santiago Abascal su afición por la naturaleza, el deporte y las motos

En la solemne apertura del Congreso de los Diputados a la que acudió el Rey Don Felipe muchos se fijaron en que junto a Santiago Abascal estaba sentado su “gemelo”. El senador de Vox por Andalucía, Jacobo González-Robatto lleva con simpatía eso del “parecido razonable” con el líder de su partido y asegura que no es la primera vez que se lo dicen. “Ya me pasaba antes de estar en política. Para mí es un halago, honestamente”.

Santiago Abascal y Coco Robatto
Santiago Abascal y Coco Robatto Instagram

Incluso confiesa que en la Maestranza de Sevilla un señor le confundió con el líder de Vox y le dijo: “Muchas gracias por la labor que estáis haciendo”. González-Robatto respondió: “No soy Santiago, pero casi”. Para el senador de Vox lo de la política le ha venido por casualidad. “Nunca me lo había planteado, fue algo que surgió de repente. Tenía mi vida profesional muy encaminada y por circunstancias personales y el nacimiento de mi hijo me tuve que ir a Sevilla. Viendo el panorama –político– le dije a Santiago que me ofrecía a echarles una mano”. Entonces, pasaría a ocuparse de la organización y coordinación del Grupo Vox en el Parlamento andaluz.

–¿Y qué le dijo su familia?

–La verdad que estaban alucinando porque no nos lo esperábamos nadie. Mis padres muy bien, mi mujer –Rocío Osorno– encantada, aunque al principio lo vio con un poco de miedo; pero ya cuando han descubierto que no comemos niños, mejor. Sin embargo, ella no está afiliada al partido. Procuramos separar la parte profesional de los dos. Yo, por ejemplo, de diseño no tengo ni idea.

–¿Y por qué Vox y no otro?

–Porque Vox es el que más lucha contra las infamias que se están produciendo contra los ciudadanos y lo hace sin complejos. Me gusta la coherencia que tiene mientras otros van según sople el viento.

Historia de España en moto

González-Robatto es un gran aficionado a las motos y a viajar; de hecho ha conocido más de 50 países en 30 años. “Eso me ha dado un perspectiva global de ver lo afortunados que somos. Muchas veces el amor a España viene cuando viajas y cuando te das cuenta de lo que realmente tienes aquí”. Fueron sus vídeos en Instagram, donde narra la historia de España desde su moto, lo que le hizo conectar con Abascal porque alguien le dijo al líder de Vox que se parecían. Desde entonces son amigos y le ha retado con la moto. Le gustaría seguir con sus vídeos trazando la historia de España desde la perspectiva de Blas de Lezo, Álvaro de Bazán...

View this post on Instagram

Bienvenidos a la Resistencia

A post shared by Coco Robatto (@cocorobatto) on

Si Abascal lleva en el pecho la virgen de Covadonga, o el Cristo de la Legión, el senador de Vox tiene en su coche una estampa de la Inmaculada Concepción, la Macarena y la medida del Pilar. Además, confiesa que cuando estudiaba la carrera se planteó ser militar o Policía.

Asegura que con lo que más se identifica de las políticas de su partido es “con la defensa de la unidad de España, con las políticas económicas y con todo el programa en general”. Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por el Colegio Universitario de Estudios Financieros (Cunef) y Full Time MBA por el IESE trabajó en KPMG y en una importante empresa de desarrollo turístico en Alicante.

–¿Qué van a hacer con el Senado?

– Nos parece que a día de hoy es inútil, sobre todo un gasto inmenso e innecesario, nuestra política es reducir todo el gasto público superfluo.

–¿Cree que Vox es un partido machista?

–No, y cada vez que nos dan la oportunidad de defendernos lo demostramos. Somos los primeros que pedimos la cadena perpetua para todos los asesinos y violadores. Hay casos flagrantes de personas que no se han reinsertado. Nosotros lo que estamos es en contra de todos los chiringuitos que se montan alrededor. El otro día salió una factura del Instituto de la Mujer andaluz donde se gastaban casi 1.000 euros en un balnerario. En cambio, nosotros planteamos una mayor intervención de la Policía en casos de maltrato, y nos lo niegan.

–¿Y qué opina del debate de la eutanasia?

–De todo lo que sea extinguir vidas, estamos radicalmente en contra. La voluntad del ser humano tiene que ser la de alargar la vida, luchar por curar. Todos tenemos casos cercanos de familiares que han pasado por una situación muy comprometida. Pero voy a poner un ejemplo. Los tetrapléjicos de Toledo, gran parte de ellos, entran diciendo «ojalá me hubiera muerto», y cuando salen dicen «menos mal que no». Que en un día gris no se pueda tomar una decisión que es irreversible.

Una de las pasiones de “Coco” Robatto, como le llama su familia y amigos, es el rugby. Asegura que los valores del “trabajo en equipo, la lealtad, compromiso con un objetivo y el respeto al rival” los aprendió ahí, y le gustaría que sus hijos también lo practicaran.

–¿Y a quién le haría un placaje?

–A Pablo Iglesias, pero no agresivo, sino para que vea que en la confrontación somos implacables.

Espera que el actual Gobierno no vaya para largo y le preocupa que “se está pactando y haciendo planes con quienes tienen un plan muy claro de destrucción de España”.

–¿Cómo valora el pin parental?

–Estoy muy a favor, han intentado demonizarlo, pero es algo que tenemos los padres para impedir que a los hijos los adoctrinen. Nosotros queremos implementar en Andalucía que haya charlas sobre cinegética y tauromaquia; pues con eso el padre podrá decidir si quiere que su hijo vaya o no; sirve para ambos casos.

Su padre, Jacobo González-Robatto, presidente de nueva Pescanova, le dio un consejo que no ha olvidado. “Me ha dicho que siempre sea honesto, íntegro y que tenga mucha energía, y le estoy haciendo mucho caso”.

Aficionado al Atlético de Madrid, “como sufridor sé encajar los golpes”. Por ahora prefiere que sus hijos no sean moteros, para que no le quiten la suya y que “lean mucho” y se formen.

–¿Cómo lleva ser más conocido por su mujer?

–Muy bien, porque estoy muy orgulloso de ella y todo es una virtud.

Parecidos razonables

Jacobo González Robatto está casado con la influencer Rocío Osorno, quien estudió Ingeniería Técnica Agrónoma y se pasó luego al patronaje. Tiene su propia firma de ropa. En Instagram, cuenta con 1,1 millón de seguidores. Él ha llegado a ser “influencer por rebote”, bromea.

La mujer de Santiago Abascal, Lidia Bedman también es influencer de moda, belleza y hasta sube sus entrenamientos personales.

Una de las aficiones que comparten el líder de Vox y el senador del mismo partido es su afición por la naturaleza, el deporte y las motos, de hecho el propio Jacobo confiesa que ha llegado a retar a Abascal en moto. A subir a algún pico de la montaña lo deja para más adelante, ya que el senador de Vox se lesionó jugando al rugby y tuvo que ser operado y aún tiene que recuperarse de la lesión.

Ambos comparten otra pasión: la familia. Si Abascal busca todos los huecos posibles para estar con sus hijos y su mujer, Jacobo hace lo mismo. Para ellos la familia es un pilar fundamental. El líder de Vox tiene cuatro hijos y Robatto uno, el pequeño Jacobito y Luisito que está previsto que nazca para el mes de abril, aunque adelanta que quiere tener por lo menos cuatro.

Rocío Osorno, la mujer de Coco Robatto

Nacida en Sevilla, la mujer de González Robatto es una invitada fija en todas las fiestas, así como en los Premios Goya o en los front row de la Mercedes-Benz Fashion Week. Creadora de la firma Rocío Osorno Atelier ya ha vestido a personajes tan conocidos como Aitana, la actriz Begoña Vargas o Anabel Pantoja. Sus vestidos son, en su mayoría, largos y de estilo princesa y sus precios oscilan entre los 300 y los 700 euros. Ahora, aspira a convertirse en todo un referente en el mundo nupcial.

View this post on Instagram

🌹 @rocioosornoatelier

A post shared by Rocío Osorno (@rocio0sorno) on