Rocío Carrasco se confiesa: “Volvería a repetir todo con Fidel”

“Echo de menos a mi madre todos los días de mi vida”, asegura la hija de Rocío. Vivió, junto a la cantante del espectáculo “Qué no daría yo por ser Rocío Jurado”, una anécdota que roza casi lo sobrenatural

Thumbnail

Rocío Carrasco se ha tomado muy en serio su trabajo como productora del espectáculo sobre su madre que se estrenó el pasado viernes en “La Casa Colón” de Huelva: “Qué no daría yo por ser Rocío Jurado”. La hija de “la más grande” fue entrevistada junto a Anabel Dueñas en “La Mañana de Andalucía” en Canal Sur Radio por Jesús Vigorra para promocionar el musical, y allí hizo confesiones muy interesantes.

La hija de Rocío abrió su corazón y habló abiertamente de Fidel Albiac, con quien está en permanente contacto entre bambalinas. Ella es la creadora del espectáculo y él es el director: “No me siento ni un momento, voy y busco a Fidel como las locas para decirle: ‘¿Has visto esto, gordo?’". Al ser sometida a un cuestionario que la periodista Norma Wassaul hace a todos los invitados en el que se debe dar respuestas tajantes, añadió que trabajar con Fidel le ha hecho todo mucho más fácil: “Facilísimo, yo volvería a repetir, me volvería a casar, volvería a conocerlo como lo conocí hace 20 años. Yo volvería a todo con Fidel”.

Rocío Carrasco  y su esposo Fidel Albiac
Rocío Carrasco y su esposo Fidel Albiac

Tal vez por el ambiente que se creó durante el programa, y también gracias a la ayuda de Anabel Dueñas, la protagonista del musical que se ha convertido casi en alguien como de la familia para ella, Rocío se relajó y habló con una sinceridad inusitada. Prefiere que la llamen Rocío Carrasco a “Rociíto”, pero tampoco monta escándalos; su canción favorita es la que le cantaba su madre a su padre, “Como yo te amo”; y el proyectado Museo de su madre en Chipiona ha sido durante mucho tiempo “una pesadilla, pero afortunadamente va a convertirse en un sueño”.

Durante la preparación del espectáculo “ha llorado mucho”, aunque también ha sido un enorme placer el que ha sentido al llevar a cabo un deseo que llevaba madurando mucho tiempo. Añadió que no le gusta hablar de su madre en pasado: “La he tenido presente siempre igual, desde el día en que se fue. No ha hecho falta hacer nada especial, ella siempre está conmigo”. Hubo un momento en el que casi se le quebró la voz, fue cuando le preguntaron sobre el sentimiento de orfandad: “Lo he sentido, pero esa es la vida. La he echado de menos todos los días de mi vida”.

Tienen gira por toda la geografía española, hasta al Gayarre de Pamplona y en Santiago de Compostela y Zaragoza van a llevar el espectáculo, pero tiene una espinita: “El Falla de Cádiz. No concibo el Falla de Cádiz sin Rocío Jurado. Es impensable… irrisorio”. También está complicado Córdoba.

Hubo tiempo para la frivolidad. El corte de pelo que se hizo fue algo impulsivo, “como saliera”. Y no se anda por las ramas. Si hay que elegir entre Isabel Pantoja y Rocío Jurado, lo tiene muy claro: “La Jurado para todo, Isabel para muchas cosas”.

Musical "Qué no daría yo por ser Rocío Jurado"
GRAF1892. MADRID, 31/01/2020.- Momento de la presentación, este jueves en Madrid, del musical "Qué no daría yo por ser Rocío Jurado", creado por Rocío Carrasco (i) y protagonizado por Anabel Dueñas (d). EFE/Paco CamposPaco CamposEFE

Hubo un momento en el que bajó la voz. Y fue cuando le preguntaron si el tiempo cierra las heridas o hay heridas que no se cierran. “No, no se cierran”, fue la contestación, casi un murmullo. Nos quedamos sobre la duda sobre la identidad de quién hablaba. Esperemos que se refiera a su ex marido Antonio David, y la reconciliación con su hija llegue a ser un hecho, como muchos esperan. Rocío ha empezado a hablar y es posible que no calle, cuando le preguntaron si le habían quedado cosas en el tintero respondió que “todavía no me he despachado a gusto”.

Sobre el espectáculo, añadió que su madre estaría encantada con Anabel, que tiene “muchos bofetones de ella. Cómo se santiguan al entrar al escenario. Cómo intentan entrar siempre en el escenario con el pie derecho”. Anabel contó incluso una anécdota que rozaba lo sobrenatural. Un día en el que estaban hablando de una canción, “Paloma Negra”, con las bases de las pistas de música, Rocío Carrasco le dijo que no quería que la cantara como su madre, que introdujera una variación. Anabel no estaba del todo de acuerdo y “Rocío me insistía: ‘gorda yo lo haría así, no como lo hacía mi madre’. De repente, sin que estuviera en la lista de reproducciones sonó su madre, como si quisiese decir: ’se canta como yo lo hago’. La miré y empecé a llorar, fue una sensación, como si nos estuviera diciendo lo hacéis de esta manera porque yo lo digo. Me emocioné tanto que me puse a llorar”. El próximo 27 actuarán en Almería y el 7 de marzo en el Cartuja Center, en Sevilla.