Weinstein: culpable (pero no tanto)

Ha sido acusado de dos de los cinco cargos que se le imputaban pero se salva de las acusaciones más graves y evita así la cadena perpetua

Thumbnail

El productor de cine Harvey Weinstein, de 67 años, ha sido declarado culpable de agresión sexual y violación por un tribunal de Nueva York. El jurado consideró probado que violó a Jessica Mann en 2013 y forzó a Miriam Haley en 2006 a practicarle sexo oral. La sentencia, prevista para el 11 de marzo, ha provocado una mezcla de satisfacción y descontento entre las múltiples mujeres que han denunciado su conducta. Del otro lado, desde su equipo legal han prometido recurrir al tiempo que abogados como Andrew Wyatt, que representó a Bill Cosby en otro histórico caso por acusaciones de violencia sexual, cuestionaba la limpieza del proceso y la ecuanimidad e imparcialidad del jurado.

Tachado de depredador sexual y delincuente por numerosas actrices, el hombre que reinó en Hollywood y produjo algunas de las cintas más rompedoras de las últimas décadas, descubridor entre otros de Quentin Tarantino, ha sido el catalizador involuntario del movimiento #MeToo. En palabras de la abogada Gloria Allred, que representa a Mimi Haleyi, “esto ya no es lo que siempre pasaba en Estados Unidos. Esta es la era del empoderamiento de las mujeres. Y ya no puedes intimidarlas. No serán silenciadas. La justicia ha tardado mucho, pero finalmente hemos llegado aquí, y no es el final”. No lo es, claro, porque todavía hay causas pendientes en Los Ángeles, donde también ha sido acusado de asalto y violación.

Casi inmediatamente después de conocerse el veredicto, la activista Tarana Burke publicaba un comunicado en nombre del MeToo donde explica que “hoy un jurado confirmó lo que todos sabemos: Harvey Weinstein cometió agresión sexual. Esto no hubiera sido posible sin las voces de quienes han roto el silencio dentro y fuera de la sala del tribunal, los supervivientes que testificaron valientemente y los miembros del jurado que, a pesar de una estrategia de defensa implacable y poco ética, votaron y encontraron culpable a Weinstein. Este jurado trabajó con un conjunto increíblemente estrecho e injusto de leyes que rigen la agresión sexual, y aunque no fue condenado por todos los cargos, Harvey Weinstein tendrá que responder por sus crímenes”.

Primer “éxito” del #MeToo

Las actrices que denunciaron en su día al productor, entre otras, Rosanna Arquette y Ashley Judd, sostienen que «a pesar de que es frustrante que el resultado de hoy no traiga la clase de auténtica justicia que muchas mujeres merecen, Weinstein será conocido para siempre como un depredador sexual condenado. Este testimonio no habría sido posible sin el de las valientes mujeres que hablaron.

A pesar de las intimidaciones sufridas de manos del equipo legal de Weinstein, compartieron sus historias con el jurado, la audiencia y el mundo. Este ha sido un proceso viciado desde el principio, pero también ha expuesto las dificultades que sufren las mujeres que dicen la verdad sobre hombres poderosos. Su valentía será recordada por la historia. Nuestra lucha –prosigue– está lejos de acabar. El fiscal del condado de Los Ángeles ha presentado cargos contra Weinstein y esperamos que se haga justicia". Para Tarana Burke, “Weinstein funcionó con impunidad y sin remordimientos durante décadas protegido por la cultura del silencio y el miedo que imperaba en Hollywood. Fueron necesarios ‘muchos años’ y ‘millones de voces’ para que un hombre fuera considerado culpable por el sistema judicial”.

Y a continuación se pregunta por todas aquellas que sufrieron y nadie conoce, las actrices y modelos no famosas, las empleadas desprotegidas, las carreras destruidas, los “despedidos o silenciados", los que perdieron su trabajo y las noticias que nadie publicó, y «todo en nombre de proteger a un depredador sexual violento”. “Y aunque hoy un hombre ha sido declarado culpable», concluye, "debemos preguntarnos si alguien se preocupará por el resto de nosotras mañana. Por eso decimos #MeToo”.

Las mujeres que le hicieron frente al «monstruo»

Jessica Mann y Mimi Haleyi han sido las dos que han testificado contra Weinsein. Haleyi relató ante el jurado cómo el productor, que era su jefe cuando ocurrieron los hechos, se abalanzó sobre ella y empezó a manosearla. A pesar de que le insistió varias veces para que parara, no lo hizo. El caso de Mann fue mucho más complejo porque su relación con el acusado era larga y tormentosa. La joven, que sufrió un ataque de pánico mientras declaraba, relató que si mantuvo una relación con él fue porque «tenía miedo».