Los “Madelmanes” de Jaime de Marichalar

El ex marido de la Infanta Elena elige a sus amistades con cautela y parece que su “coach” ha accedido a su íntimo circulo

Giorgio, coach de Jaime de MarichalarFacebook

Giorgio, Gigi y Patricio. Tres “madelmanes” de primer nivel, con esculturales cuerpos y clientes millonarios. El primero es el “coach”, el entrenador personal, de Jaime de Marichalar, puro músculo y físico excepcional, una minuta de 40 euros la hora, y residente en el mismo edificio que el ex marido de la Infanta Elena, donde su madre tiene un apartamento, nada que ver con el triplex de casi 800 metros cuadrados de Jaime.

El coach, unos dicen que es de origen georgiano, otros que griego, es hermano de Gigi e íntimo amigo de Patricio… que también se dedican al mundo del gimnasio. Los tres mantienen una estrecha relación con Marichalar, sobre todo Giorgio, quien, según dicen, ha sido guardaespaldas nocturno del polifacético Froilán, hijo de su mediático amigo, en algunas ocasiones.

GRAFAND5395. SEVILLA, 20/02/2020.- Jaime de Marichalar a su llegada este jueves al acto de entrega de los Premios Universitarios al Mejor Expediente Académico de cada Escuela y Facultad de la Universidad de Sevilla, así como de los Trofeos Taurinos concedidos en la pasada Feria de Abril, presidido hoy por el rey Felipe VI en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla. EFE/Julio MuñozJulio MuñozEFE

Gigi se gana la vida tan bien como su hermano, pero sus clientes viven en Marbella. Y él, entre la ciudad andaluza y la capital madrileña. En el caso de Jaime entrena a diario con Giorgio en un gimnasio cercano a su domicilio, en el barrio de Salamanca, el mismo local en el que sufrió un ictus hace años. Lo hace a última hora de la tarde, cuando hay menos clientes, porque de todos es sabido que le gusta pasar desapercibido. Su tabla de ejercicios es muy suave, no está para “trotes”, incluso en un programa de televisión dominical desvelaron que las mancuernas que utiliza no pesan más de dos kilos. Pero como es constante y no deja pasar un día sin realizar sus ejercicios, se mantiene delgado y en buena forma.

Es tan exquisito en el vestir que hasta le llegan a tachar de cursi, siempre a la última y con atuendos atrevidos. Me vienen a la cabeza aquellos pantalones con “amebas” con los que nos sorprendió en una ocasión. O las camisas de rayas horizontales, aunque esas ya las llevamos algunos “adelantados” hace más de treinta años. Tejidos novedosos que nos llegaban de Suiza e Inglaterra y que rompían la rutina ordinaria en las camiserías a medida.

Jaime es original hasta en su nombre, porque en su partida bautismal consta como Jaime Rafael Ramos María de Marichalar y Sáenz de Tejada. Calificado por muchos como “un hombre excéntrico”, es el rey de los patinetes y la ropa cara. No se le conocen muchos amigos, los elige con mimo y son pocos los que acceden a su círculo más íntimo. Uno de ellos, por lo que se ve, es Giorgio.