James Franco rompe su silencio sobre la denuncia por abuso sexual contra él

El actor no se había pronunciado desde que dos alumnas le acusaron de haberse aprovechado sexualmente de ellas

James Franco, en la Berlinale
James Franco, en la Berlinale

El pasado octubre, dos alumnas de las clases de interpretación que ofertaba James Franco, Toni Gaal y Sarah Tither-Kaplan, denunciaron al actor entre acusaciones de “conductas inapropiadas y sexualmente cargadas”, así como de incentivar, junto a otros profesores, “un ambiente de acoso y explotación sexual”. En ese momento, el estadounidense opto por callar, algo que fue muy criticado por no haber querido dar ningún tipo de explicación. Sin embargo, ahora ha decidido enviar un comunicado a través de su abogado a varios medios de comunicación para negar las acusaciones.

En un nuevo documento presentado en el Tribunal Superior del Condado de Los Ángeles, los abogados del director de cine desacreditan estas acusaciones y afirman que se trata de un movimiento por parte de las demandantes para ganar publicidad y acabar con la reputación del actor: “Los movimientos del #MeToo y el Times Up han hecho contribuciones importantísimas no solo en el sector del entretenimiento y la cultura, sino en todo el mundo. Desafortunadamente, mientras que estos movimientos han derribado justamente a una serie de individuos reprensibles, también han atrapado a un hombre inocente, James Franco”.

James Franco en la Gala de los Premios Globos de Oro
James Franco en la Gala de los Premios Globos de Oro

La nota continúa definiendo estas acusaciones como “falsas”, “salaces”, “calumniosas” o incluso “legalmente infundadas”, acusando a las denunciantes de “hambrientas de atención”. “Esta demanda es una parodia de la justicia y la culminación de una campaña sin mérito que ha empañado injustamente la reputación duramente ganada de un hombre decente”.

En un artículo publicado en “Los Angeles Times” en el año 2018, se describía la conducta que llevó a las acusaciones contra el actor. Fue la propia Tither-Kaplan quien contó que, durante la repetición en un ensayo de clase de una escena de la película “The Long Home” en la que se representaba una orgía, James Franco quitó los protectores de plástico que cubrían algunas de las vaginas de las mujeres presentes para simular sexo oral.