Toño Sanchís, desahuciado, abandona su hogar y pone rumbo a Majadahonda

Él, ha apurado hasta el último minuto el plazo que tenía para abandonar la vivienda, pero su familia ya está instalada en su nuevo hogar.

Poco antes de las diez de la mañana de hoy, 5 de marzo, fecha en la que expiraba el plazo para que Toño Sanchís fuera desahuciado del hogar en el que vive con mujer y sus cuatro hijos, el ex representante salía sólo y cerraba para siempre la puerta del domicilio, dejando la llave en la cerradura.

Su familia ya lo había hecho el día anterior para evitar que las cámaras apostadas desde hace días en la puerta y tras haber realizado la mudanza a una nueva vivienda, de la que aún no ha trascendido su ubicación, pero que podría estar situado situado en Majadahonda.

Majadahonda, situada a 15 kilómetros de la capital, se postula como el lugar ideal para que la familia de Toño Sanchís empiece una nueva vida. Situada al noroeste de Madrid, es un próspero municipio que los Sanchís conocen muy bien. No en vano, allí viven varios familiares de Lorena y allí se encuentra el lugar de trabajo de Toño, una oficina situada en una zona céntrica de la localidad.

Otro de los motivos que les harían decidirse por alquilar una vivienda en Majadahonda es que allí acuden al colegio sus cuatro hijos. De este modo, Lorena y Toño evitarían recorrer varias veces al día los casi diez kilómetros que separan Villanueva del Pardillo de Majadahonda.

Allí, en Majadahonda, la pareja vivió durante años en un amplio duplex situado en una de las primeras urbanizaciones construidas en la zona de las Huertas. Un piso que vendieron a un familiar de Lorena cuando la pareja, animada por la bonanza económica del representante, se decidió a comprar el chalet de sus sueños en Villanueva del Pardillo. El chalet, de mas de trescientos metros, en el que la pareja hizo importantes inversiones para ampliar los metros habitables, ha sido su hogar hasta hoy.

Lorena, feliz de regresar a Majadahonda, dónde vive toda su familia.

Quienes conocen a la pareja aseguran Lorena era más feliz en Majadahonda, dónde vive toda su familia y sus amigos de toda la vida. La mujer de Toño que estudió Derecho pero no ejerce como abogada, está dedicada en cuerpo y alma a su numerosa prole.

Lorena se ha dedicado exclusivamente al cuidado de su numerosa prole y ocuparse de las tareas del hogar, aunque cuentan con algo de ayuda doméstica. Ella y Toño suelen repartirse la recogida de los niños del cole y llevarlos a las actividades extraescolares. Al igual que el polémico representante, todos los hijos de Toño juegan al fútbol, por lo que los fines de semana es normal ver al matrimonio de campo en campo de fútbol para llevar a sus hijos a los partidos. ,

Lorena, que se ha mantenido siempre al margen de los negocios de su marido y apartada de las cámaras, lleva una vida sencilla y tranquila. Su familia es para ella lo primero y por eso ha emprendido una cruzada legal contra todos aquellos que han vulnerado su intimidad y la de sus hijos. Pese, a los graves problemas económicos a los que se enfrenta el matrimonio tras perder el juicio con Belén y los rumores de desavenencias entre ellos, Toño y Lorena siguen juntos y unidos ante la adversidad.