Don Felipe y Doña Letizia, y las medidas de las Casas Reales contra el coronavirus

Otras Casas Reales comienzan a suspender actos para evitar contagios

Spanish Kings Felipe VI and Letizia Ortiz during ceremonial reception for COP25 UN Climate Change participants at ZarzuelaPalace in Madrid on Monday, 02 December 2019.
Spanish Kings Felipe VI and Letizia Ortiz during ceremonial reception for COP25 UN Climate Change participants at ZarzuelaPalace in Madrid on Monday, 02 December 2019.Chema ClaresGTRES

¿Qué ocurriría si algún miembro de la Familia Real contrajera el coronavirus? ¿O si algún alumno del colegio Rosario, al que acuden la princesa de Asturias y su hermana la Infanta Sofía? ¿Tiene Zarzuela algún plan de choque para evitar el contagio?

Los reyes Felipe VI y Letizia, continúan con todos los actos oficiales programados. EFE/Chema Moya FOTO: Chema Moya EFE

Según fuentes cercanas a la Casa del Rey, no se está tomando medida alguna. Tampoco se prevé la suspensión de ningún acto oficial aunque lo cierto es que el Deutsche Bank canceló ayer la audiencia prevista con Felipe VI en Zarzuela "como medida de prevención en el entorno global actual”. El banco alemán ha recomendado a sus trabajadores “posponer todos los viajes que no sean absolutamente necesarios” a las zonas con más contagios del coronovirus Covid-19 de Italia, en una nota interna remitida la semana pasada. “Deutsche Bank está tomando medidas activas para proteger al personal y los clientes y garantizar la continuidad de las operaciones en todos sus negocios”, explicaron fuentes cercanas al banco al “Financial Times” esta semana.

Los reyes de Suecia, Carlos XVI Gustavo y Silvia

No ocurre lo mismo en otras casas reales. En Suecia, los Bernadotte han decidido poner en marcha un protocolo para contener la infección. La primera de las medidas ha sido posponer un acto oficial que tenían previsto para ayer miércoles. El rey Carlos Gustavo y la reina Silvia se han visto obligados a cancelar una cena de gala que se iba a celebrar en el castillo real de Estocolmo con más de 150 invitados procedentes de todo el mundo. La decisión tomada el lunes por el monarca responde al temor en torno al coronavirus, con el fin de no correr ningún riesgo innecesario, ya no solo por la proximidad de todos los invitados sino porque el acto incluye también un besamanos con los miembros de la familia real sueca. Además, la institución tiene previsto estudiar todos los viajes que los Bernadotte tienen que realizar en las próximas semanas. Y no solo eso, también han informado a todos sus trabajadores de que en el caso de que hayan viajado a alguno de los países calificados de alto riesgo permanezcan en cuarentena.

En Inglaterra, varios alumnos del colegio al que acuden los hijos mayores de los duques de Cambridge se habían visto obligados a quedarse en casa ya que presentaban síntomas similares a los de la enfermedad hasta que se pudiera determinar si había contagio o no. Pero el príncipe George y la princesa Charlotte no son los únicos miembros afectados de la familia real británica. La misma reina Isabel II se ha visto obligado a tomar algunas medidas para evitar el contagio. Así, por ejemplo, el pasado martes se celebró en Buckingham una ceremonia de investidura para imponer las insignias de la Orden del Imperio Británico a distintas personalidades. Isabel II, muy aficionada a incluir guantes en todos sus outfits, ha decidido utilizarlos también en el interior de palacio a la hora de de imponer las insignias y estrechar la mano de los premiados. Un gesto que no ha pasado desapercibido y que se ha entendido como medida de precaución dada la edad avanzada de la monarca.

Gordon Brown junto a la Reina Isabel II

Quien también ha visto alterados sus planes ha sido Sophia de Wessex, la esposa del príncipe Eduardo, quien este martes iniciaba un viaje oficial a Sudán del Sur. Nada más llegar al aeropuerto, era examinada para detectar síntomas del coronavirus, tomándole la temperatura y realizándole las pruebas rutinarias. Una medida de precaución que se toma con todos los ciudadanos que pisan el país y que ni siquiera ella logró esquivar a pesar de ser miembro de una familia real.

El Papa Francisco hizo saltar las alarmas por su resfriado. EFE/ Riccardo Antimiani FOTO: RICCARDO ANTIMIANI EFE

El resfriado que el papa Francisco arrastraba desde hace varios días hizo también saltar las alarmas en el Vaticano, sobre todo tras tener que suspender por primera vez su participación en los ejercicios espirituales que está realizando toda la Curia en la ciudad de Ariccia, al sur de Roma. Sometido a las pruebas para determinar si era “víctima” del virus, el Pontífice ha dado negativo. Como precaución el Vaticano se ha blindado para protegerse del coronavirus, al conocerse que un empleado que tuvo contacto con un sacerdote francés había resultado contagiado.

Felipe y Matilde de Bélgica

Los últimos en tomar medidas contra el covid-19 que mantiene en alerta a medio mundo han sido las casas reales de Bélgica y de Dinamarca. Los reyes Felipe y Matilde han decidido suspender su viaje de Estado a Italia, previsto para los días 23, 24 y 25 de marzo, a petición de la República.

Mary de Dinamarca de visita oficial a Myanmar (imagen de archivo)

La princesa Mary de Dinamarca tampoco viajarán a París, donde estaba previsto que participara en el Foro Global de Medio Ambiente de la OCDE a causa de la infección.