Manuel Castells y su camiseta más “sexy” arrasa en las redes

El atuendo del Ministro de Universidades causa polémica entre los políticos

Sesión de control al gobierno en el Senado
El ministro de Universidades, Manuel Castells luce su camiseta bajo la atenta mirada del senador del Partido Popular, Rafael Hernando.Emilio NaranjoEFE

Decía Ramón de Campoamor que “en el mundo traidor, nada hay verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira”. Y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha decidido aplicar la Ley Campoamor al Ministro de Universidades. Frente a las críticas que ha recibido Manuel Castells, Colau ha optado por publicar en su cuenta de Twitter una foto del Ministro con la frase: “¡No hay ministro más elegante y moderno que Manuel Castells! […] La camiseta de Equal Rights es lo más sexy que se ha visto nunca en el Congreso”.

Lo primero que habría que corregirle a la regidora de Barcelona es que donde estaba el Ministro era en el Senado y no en la Cámara Baja. A partir de ahí, tema libre. Lo cierto es que se suele decir que sobre gustos no hay nada escrito, pero la verdad es que sobre gustos y elegancia hay literatura para ocupar varias bibliotecas. Y no, la camiseta de Castells le podrá parecer sexy a la alcaldesa, pero lo cierto es que elegante no era.

El Ministro optaba por combinar la prenda de la polémica (en la que queremos ver un apoyo al próximo 8M) con un traje y unos mocasines. Básicamente, decidió sustituir la camisa por una camiseta y no modificar nada más de su estilismo, lo que hizo que el resultado final chirriara todavía más. Castells tiene una basta carrera universitaria que le hace destacar por encima de la media intelectual de las dos cámaras, pero en cuestión de estilo es de perfil bajo.

Saltarse los códigos para buscar la foto se está convirtiendo en una tradición en este nuevo mundo de política espectáculo en la que vivimos, aunque lo que sorprende en este caso es que en un Gobierno donde sus miembros más “radicales” han optado por mostrar un perfil más presidencial y moderado, un ministro acuda a la Cámara Alta con ese tipo de indumentaria, por mucho que todos estemos de acuerdo con el mensaje de su camiseta y a Ada Colau, además, le parezca sexy.

Y hablando de sexy, según la Real Academia es un adjetivo que significa “atractivo físico y sexual” y habría que preguntarse entonces si ese espacio es el más indicado para apostar por el atractivo sexual.