Las oscuras infidelidades de El Chapo Guzmán

Pese a tres matrimonios y diez hijos, el narcotraficante sentía una gran debilidad por las mujeres

De la vida privada de los narcotraficantes poco se sabe, excepto de sus adicciones y sus secretos más ocultos. Este es el caso de Joaquín Guzmán Loera, más conocido como El Chapo Guzmán, líder del cártel de Sinaloa (México). Un hombre dedicado a sus negocios, pero con una gran debilidad: las mujeres.

Según Mónica Ramírez, criminóloga que tuvo la oportunidad de entrevistarlo varias veces, calificó a El Chapo como como un hombre “adicto a las mujeres”. Y es que, según le reconoció el mismo narcotraficante, se había casado tres veces: Alejandrina María Salazar Hernández, Griselda López Pérez, y Emma Coronel, con las que había tenido diez hijos en total. Esta sería la versión oficial de la vida privada de Guzmán, pero realmente tuvo una larga lista de amantes con las que fue infiel a sus matrimonios.

Las infidelidades del capo

La más conocida, probablemente sea Zulema Hernández. Ambos se conocieron en prisión de Puente Grande, en Jalisco, donde mantuvieron una relación que lamentablemente, tuvo un fatal desenlace. El libro “Los Señores del Narco” cuenta que cuando Guzmán se enfadaba con Zulema, la enviaba a otros reos para que tuvieran relaciones sexuales con ella, lo que le causó serios trastornos mentales. Aunque finalmente, el 17 de diciembre de 2008, apareció asesinada con huellas que indicaban que antes de haber de morir, había sido torturada. Un asesinato que se le atribuyó a a ‘Los Zetas’, enemigos del Cártel de Sinaloa y del ‘Chapo Guzmán’, ya que Zulema apareció con varias “zetas” marcadas por casi todo su cuerpo.

La exdiputada mexicana, Lucero Guadalupe Sánchez, fue otra de las amantes de El Chapo Guzmán. Ambos se conocieron en una fiesta cuando ella apenas tenía 21 años y Guzmán estaba casado con Emma Coronel. Una relación que se conoció tras ser detenida por un delito de “conspiración" y huida de México, y testificar ante un juez su relación sentimental con el narcotraficante. Sánchez confesó que entró en el negocio de la marihuana por amor hacia el capo. La "Chapodiputada” como era conocida entonces, intentó ingresar con documentación falsa en la prisión de El Altiplano, para visitar al líder del Cártel de Sinaloa.

A Emma Coronel también le fue infiel con Valeria Rubí Quiroz, a quien apodaba “La Gringuita”. Valeria reveló su aventura con El Chapo después de que éste fuera extraditado a Nueva York para enfrentar cargos criminales por narcotráfico, lavado de dinero y posesión ilegal de armas. La amante confesó durante su relación, que duró dos años, ella desconocía quién era él y los negocios ilegales del capo.

Valeria Rubi QuirozTwitter

La actriz Kate del Castillo fue la última conquista que se conocé del narcotraficante. Su relación comenzó cuando en enero del 2012 a través de las redes sociales. Al parecer El Chapo trató de contactarla para un proyecto cinemarográfico que él mismo financiaría y le envió un ramo de flores, ya confesaba ser un gran admirador de la protagonista de la telenovela ‘La Reina del Sur’. Aunque realmente no se sabe a ciencia cierta qué relación mantuvieron ambos, era tal la influencia que tenía Kate sobre ‘El Chapo’, que incluso consiguió que Sean Penn y ella le hicieran una entrevista. hizo que Sean Penn la contactara a través de un famoso productor de documentales y películas. Algo que sirvió a las autoridades para localizar al líder del cártel de Sinaloa.

Kate del Castillo