Belén Esteban hace caja con la desgracia de Toño Sanchís

Además de quedarse con la casa del representante e iniciar nuevos procesos contra él, reclamando un millón de euros, ha facturado medio millón de euros extra con la guerra mediática con Sanchís.

A Belén Esteban el conflicto con Toño Sanchís le está saliendo muy rentable. En los cinco años que ha durado su guerra judicial con su ex representante, la colaboradora de Sálvame ha conseguido facturar en platós y revistas, cerca de medio millón de euros extras que le han permitido saldar su enorme deuda con la Agencia Tributaria que le reclamaba 700.000 euros. Esto se añade a los 307.000 euros que ya tuvo que pagar en 2015.

La victoria de Belén en la batalla judicial que ha emprendido con el representante, monetizada a golpe de exclusiva, le ha permitido superar las graves dificultades económicas que atravesaba por la deuda que arrastraba desde hace años con Hacienda. Pero la de San Blas, animada por el éxito judicial y con el apoyo de los medios, quiere ir más allá y se plantea nuevos procesos judiciales, por la vía penal, que la mantendrán en el candelero los próximos años y que podrían llevar a la cárcel a Toño y a su esposa, Lorena, administradora de la sociedad que gestionaba el representante. Belén, según ha publicado la revista Lecturas, le reclama a Toño penalmente, un millón de euros y seguirá haciendo caja a costa de su desgracia.

Sus problemas con Hacienda comenzaron en 2006, cuando le representaba Amador Mohedano.

Aunque ella ha vendido a la audiencia que todos sus males económicos y problemas con Hacienda son el resultado de la mala gestión de Sanchís, lo cierto es que sus problemas con el fisco eran previos a la situación que ha desencadenado el desencuentro con el que fuera su mano derecha, “su hermano” y la persona que la llevó a convertirse en la colaboradora mejor pagada de la historia de la televisión.

Que los problemas de Belén con Hacienda empezaron antes que su relación profesional con Sanchís, lo demuestra el hecho de que comenzara a ser investigada por Hacienda en 2006, cuando sus asuntos profesionales los gestionaba Amador Mohedano, hermano y representante de Rocío Jurado. La de San Blas, como muchos artistas, tributaba a través de su empresa Producciones BEM para evitar hacerlo por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Este fue el motivo por el que, su casa, situada en la localidad madrileña de Paracuellos del Jarama, tuvo un embargo preventivo por los 307.539 euros que debía al erario público por impago del IRPF de 2006, 2007 y 2008.

En abril de 2009, coincidiendo con la primera separación de Fran Álvarez, la colaboradora abandona a Ana Rosa Quintana para fichar por la productora de Sálvame, dónde la de San Blas, se anuncia como co presentadora. Es sólo un título honorífico para designar a la que es, sin duda, la colaboradora estrella del exitoso formato y la mejor pagada. El sueldo que muchos medios atribuyen a la colaboradora de Telecinco se cifraba entonces en un millón de euros al año. Aunque lo cierto es que esas cifras sólo las ha conseguido cuando ha participado en otros programas estelares, como Mira Quién Baila o Gran Hermano Vip, o durante estos años de encarnizada lucha con su ex representante.

La investigación de Hacienda a la princesa del pueblo fue según, algunos medios, el pistoletazo de salida para que muchos compañeros y presentadores fueran fiscalizados. Una especie de Lola Flores, con la que Hacienda consiguió un gran impacto mediático. Así, el 15 de junio de 2009, dos agentes de Hacienda se personan en el plató de Sálvame, para notificar a la colaboradora que tiene dos inspecciones abiertas. La colaboradora no tiene más remedio que reconocerlo en directo ante Jorge Javier Vázquez.

A pesar de los problemas que tenía con Hacienda, al facturar sus ingresos a través de sociedades y no tributando por el IRPF, práctica que ha provocado que muchos actores y estrellas de la televisión se hayan visto en la ruina por las reclamaciones del fisco, no fue hasta 2015 cuando la colaboradora regularizó su situación. Fue entonces cuando comenzó a cobrar íntegramente sus emolumentos televisivos en nómina y a declararlos en su IRPF.

De 2009, fecha en la que le comunican en directo su deuda con la Agencia Tributaria, a 2015 cuando rompe con Sanchís, la colaboradora ha sido sometida a un férreo control de Hacienda que ha inspeccionado los ejercicios fiscales de casi una década, desde 2007 a 2015, encontrando irregularidades que han ocasionado reclamaciones y multas que le han provocado un grave endeudamiento y el embargo de sus casas.

¿Cuanto gana realmente Belén Esteban en televisión?

Actualmente, por sus retribuciones fijas por su participación en los programas de La Fabrica de la Tele, Sálvame Diario y Sábado Deluxe, la tertuliana cobra alrededor de 400.000 euros brutos al año. A los que hay que añadir los ingresos que percibe por participar en los debates de Gran Hermano y que podrían rondar los dos mil euros por gala. En las temporadas que Zepellin emite la versión de anónimos y la de famosos, Belén conseguiría añadir a sus emolumentos unos 70.000 euros más anualmente. Pero es gracias a las exclusivas que concede a las revistas y a sus Belenazos como la de San Blas ha conseguido, en los últimos cinco años coincidiendo con su batalla mediática y judicial con Toño, acercarse a la cifra del millón de euros de facturación bruta anual.

Las intervenciones de Belén en Sábado Deluxe se pagan a precio de euro.

Nada más comenzar el escándalo, en diciembre de 2015, la primera intervención de la colaboradora que negoció, ya sin mediación de Toño Sanchís, bautizada como el "Beléntoñazo”, le permitió ingresar en sus arcas, noventa mil euros. La entrevista permitió que el programa doblara los datos de share de sus rivales directos, a pesar de ser sólo el aperitivo de la que concedió, unos meses después, tras presentar la demanda.

Esta segunda entrevista, en la que Belén compareció en plató acompañada de su abogados y nuevos gestores, y en la que se trataba de probar con documentos la presunta estafa de la que había sido objeto, le reportó otros cincuenta mil euros, la cantidad habitual por sus intervenciones en el programa de los sábados y que por aquel entonces, aún se emitía los viernes.

Se calcula, que desde entonces y a costa de su enfrentamiento con Sanchís, la colaboradora que ha protagonizado innumerables entrevistas en Sábado Deluxe y revistas hablando sobre este tema, podría haber facturado más de medio millón de euros. La última de ellas, la que ha concedido esta semana a la revista SEMANA esta semana coincidiendo con el desahucio de Toño Sanchís, tendrá réplica en el Deluxe dónde la de San Blas hablará del estado en el que se ha encontrado la casa que ha conseguido embargar al representante. Con el desahucio de Sanchís se embolsará por tanto unos 80.000 euros.

Lejos de dar por finalizada la guerra, tras dejar en bancarrota a Sanchís, la de San Blas se ha propuesto meter en la cárcel a su ex representante y a su mujer Lorena, que ocupaba el cargo de administradora de la sociedad. Esta nueva contienda judicial se convertirá en nueva fuente de ingresos, pues al millón de euros que según la revista Lecturas le reclama, se añade las intervenciones extra que generará este nuevo proceso judicial.