La casa dónde vive ahora Toño Sanchis es propiedad de sus suegros

Los padres de Lorena ceden el uso de su vivienda para ayudar a su hija ante la complicada situación económica de Sanchís

Tras ser desahuciado del chalet de Villanueva del Pardillo, que ahora es propiedad de Belén Esteban después de adquirirlo en subasta pública, el representante se mudaba a un lujoso chalet situado en el municipio de Las Rozas hasta dónde le seguían los fotógrafos que han captado en exclusiva su mudanza.

La noticia la publicaba la revista SEMANA que desvelaba que Sanchís “esperó hasta el último momento para abandonar la residencia”. Según esta información, pocos días antes de que venciera el plazo legal para abandonar el que había sido su hogar, Toño “se puso en contacto con una empresa de transporte que era de su completa confianza con el fin de que no trascendiera a los medios de comunicación. Los mismos que hace más de un lustro le habían ayudado a desmontar su oficina cuando echó el cierre y que ahora han sido testigos de cómo estaba la casa de Toño y su esposa Lorena antes de ser entregada a Belén Esteban”.

Asegura la revista que ha podido hablar con los operarios que la casa se encontraba en perfecto estado y que, a excepción de los enchufes e interruptores que fueron desmontados, no había ningún desperfecto por lo que los daños fueron realizados posteriormente. También se ha podido saber que Toño no habría llevado a su nuevo hogar todos los muebles y enseres que tenía en su antigua mudanza y que habría contratado un guardamuebles. De hecho, el tamaño de la furgoneta con la que se ha hecho la mudanza a la nueva vivienda, ya indica que tan sólo se ha llevado lo más esencial a Las Rozas. El motivo: la casa ya estaba amueblada al tratarse de la que era la vivienda habitual de los padres de Lorena, la mujer de Toño Sanchís.

La nueva casa es propiedad de los padres de Lorena y es perfecta para los Sanchís.

Los medios que se han hecho eco del cambio de domicilio del ex representante de Belén Esteban han subrayado que se trata de un lujoso chalet que cuenta con todas las comodidades. Se trata de un lujoso chalet ubicado en una zona privilegiada del noroeste de la Comunidad de Madrid, Las Rozas, uno de los municipios con la renta per cápita más elevada del país.

A tan sólo 9 kilómetros de su anterior residencia, y mucho más cerca de los colegios de sus hijos y su oficina en Majadahonda, la casa resulta perfecta para una familia numerosa como la de Sanchís. La casa está ubicada en una urbanización en una zona tranquila y bien comunicada, rodeada de zonas verdes. Cuenta con unas excelentes comunicaciones con la capital por su cercanía con la A6 y a la estación de Cercanías y está bien comunicada por autobús con Madrid y otros municipios limítrofes como Majadahonda.

Entre las ventajas que ofrece esta vivienda y que no tenía la anterior, es su privacidad, algo fundamental para proteger la intimidad de sus cuatro hijos. Lorena y Toño han demandado a varias agencias y medios de comunicación solicitando a la Fiscalía de Menores que actúe para proteger a sus hijos que eran grabados por las cámaras cada vez que salían de su antiguo chalet. Algo que ya no podrá ocurrir ya que la urbanización de chalets adosados, a la que se ha trasladado con su familia, está completamente cerrada y dispone de vigilancia las 24 horas del día.

Tampoco tendrán posibilidad las cámaras de captarle en las zonas comunes como ocurría en el chalet que ha pasado a ser propiedad de su ex representada. El residencial de Las Rozas, cuenta con unas amplias zonas comunes y una gran piscina, accesible solo para sus vecinos ya que se accede a ellas desde los jardines de cada vivienda.

Aunque un poco más pequeña que la residencia que tenía en Villanueva del Pardillo, cuenta con casi 250 metros, divididos en cuatro plantas. Sin embargo, no tiene demasiados dormitorios, tan sólo tres con dos baños, por lo que sus hijos tendrán que compartir habitación. También dispone de dos plazas de garaje y un pequeño jardín, para disfrute de la familia y de su mascota.

La casa cuenta con una espaciosa buhardilla diáfana que podrían adecuar para hacer otra habitación o una zona de juegos o estudio. Es un espacio luminoso ya que cuenta con salida a una magnífica terraza para tomar el sol o disfrutar de las magníficas vistas a la sierra de Madrid.

Ante la complicada situación económica que vive Sanchís, la familia de Lorena les ha cedido su casa.

Todo indica que la complicada situación económica que atraviesa la familia Sanchís es el motivo por el cual se han trasladado, al menos temporalmente, a la que era la casa de sus suegros. Toño que ha visto prácticamente reducidos a cero sus ingresos como representante artístico, tras el éxodo masivo de personajes a raíz de sus problemas con Belén Esteban, sigue dedicándose a la música y sus negocios. A excepción de Olvido Hormigos y Boris Izaguirre, no representa a más personajes relevantes o conocidos.

Tras ser abandonado por su plantel de representados, Toño pasó de ser representante de famosos a convertirse en famoso y explotarlo. Así consiguió firmar en 2016 un contrato con “Levántate All Stars” en el que pactó un suculento salario por su participación. Según Vanitatis cobró 15.000 euros a la semana, por tres días de trabajo, duró el tiempo que duró el programa en emisión, que resultó un fiasco de audiencia.

En 2017, Toño entró en Gran Hermano VIP y aunque fue el primer expulsado, se embolsó 120.000 euros por su participación, además del dinero que le pagaron por las galas y por la “repesca”. Volvió a la casa pero volvió a ser expulsado tras una nueva semana de convivencia. Después de esta experiencia no ha vuelto a televisión ya que, pese a ser contratado como colaborador por Ana Rosa Quintana ese mismo año, sus fuertes desencuentros con la mayoría de los colaboradores, provocaron que no durara mucho en la silla perdiendo la oportunidad de tener unos ingresos fijos.

Desde entonces, sobre todo a raíz de su condena en abril de 2018, sus ingresos económicos no han hecho más que mermar, lo que le ha llevado a unas situación muy complicada. A esto se une el hecho de que el representante es el único sustento de su familia ya que Lorena, a pesar de ser licenciada en derecho no ejerce, y se dedica exclusivamente a cuidar de la familia.

Por ese motivo y aunque ya no tiene la carga de la hipoteca, que dejó de pagar en 2018 consciente de que su única propiedad, el chalet de Villanueva del Pardillo le sería embargado, Toño no podría plantearse el alquiler de una vivienda similar a la que ya tenía. Por suerte, la familia de Lorena se ha volcado para ayudar a su hija y a su esposo y sus padres no han dudado en cederles el uso del chalet de Las Rozas, a dónde se ha trasladado la familia Sanchís. Una casa en la que, hasta el pasado 5 de marzo, vivían los padres de Lorena. Desconocemos, por el momento, si los abuelos de los hijos de Toño y Lorena continúan viviendo allí o se han trasladado a otro lugar.