El príncipe Alberto de Mónaco, primer jefe de Estado con coronavirus

El principado informa del primer positivo entre los regentes

Alberto de Mónaco, delante de un retrato de su madre Grace Kelly
Alberto de Mónaco, delante de un retrato de su madre Grace Kelly

Después de semanas con cientos de cancelaciones de actos y celebraciones de actos que afectaban a las familias reinantes europeas, las malas noticias han llegado hasta la familia real de Mónaco. Alberto de Mónaco ha dado positivo en la prueba del Coronavirus, tal y como han informado desde el palacio del PrÍncipe. Se convierte así en el primer soberano europeo que padece las consecuencias de la enfermedad.

Tras cancelar la celebración del Baile de la Rosa, previsto para el día 21 de marzo, una de las citas más importantes del año para la glamurosa familia monegasca, no se ha podido evitar que el virus se instale en Palacio. Aunque desde el Principado se ha tratado de transmitir tranquilidad, ya que Alberto de Mónaco a sus 65 años, se encuentra bien y está siendo atendido por especialistas, no deja de ser una noticia preocupante para sus ciudadanos.

Thumbnail

Alberto de Mónaco y su esposa Charlene, se encuentran en Mónaco y según ha trascendido, para evitar contagiar a su familia, el príncipe se encuentra aislado por precaución y se ha trasladado a sus “apartamentos privados” del palacio de los Grimaldi.

La oficina del Príncipe comunica el contagio y promete seguir informando sobre la evolución de la enfermedad que afecta al Jefe del Estado.

El comunicado que informa de la desgracia que se cierne sobre quién ocupa el trono del pequeño principado que “S.A.S el Príncipe Albert II de Mónaco, a quién se le había practicado el test a principios de esta semana, ha dado positivo al Covid-19”.

El Principado de Mónaco comunica que Alberto I ha dado positivo en Coronavirus
El Principado de Mónaco comunica que Alberto I ha dado positivo en Coronavirus

Su estado de salud-aseguran-no inspira ninguna inquietud. El príncipe soberano está siendo seguido de cerca por su médico y tratado por especialistas del Centro Hospitalario Princesa Gracia (CHPG). El príncipe continúa con su trabajo desde el despacho de su apartamento privado y está en contacto permanente con los miembros de su oficina, del gobierno y sus colaboradores más próximos” .

Añade el comunicado que Su Alteza Serenísima pide a la población que respete las medidas de confinamiento y limite los contactos con otras personas al mínimo ya que el cumplimiento riguroso de estas medidas permitirá contener la propagación del Coronavirus.

El mensaje finaliza con el compromiso del Palacio de seguir informando sobre la evolución del estado de salud de Alberto de Mónaco pero sin hacer referencia a cómo se encuentra su esposa u otros miembros de la Familia Real Monegasca.

A Charlene, esposa de Alberto I, no se la ha visto más que en una ocasión en lo que va de año.

El soberano, ahora enfermo, no podrá contar con que su esposa asuma ninguna labor de representación durante su convalecencia. En lo que va de año, la princesa Charlene, sólo ha acudido a un acto oficial en 2020 con ocasión de las fiestas de Santa Devota. La celebración del día de la patrona del Principado de Mónaco, es otra de las citas importantes de los Grimaldi. Allí fue la última vez que fue fotografiada junto a su esposo, con quién apenas hace vida oficial ni privada.

Su presencia en actos oficiales se reducen a los ineludibles, como las fiestas mencionadas, el Baile de la Rosa o el Día Nacional de Mónaco, dando toda la familia saluda desde el balcón del Palacio. Charlene ha defendido en público que su papel fundamental es el de madre y que prefiere invertir más tiempo en su vida familiar que en la pública.

Las princesas Carolina y Estefanía han desaparecido también de la vida pública.

En estos momentos de incertidumbre para la Familia Real de Mónaco, con su soberano trabajando desde palacio y sin el apoyo de su esposa, es previsible como ha sucedido en otras ocasiones, que sean sus hermanas, Carolina y Estefanía, quienes asuman labores de representación.

Sin embargo, nada se sabe de ellas desde que se anunciara, días atrás, la cancelación del Baile de la Rosa, cuya organización corre a cargo de la mayor de los Grimaldi, la princesa Carolina. Tampoco la pequeña, Estefanía se ha dejado ver en las últimas semanas, aunque parece que ambas se encuentran en Mónaco y en cuarentena preventiva.