Muere a causa del coronavirus “Paco el Pocero”, el “Rey Midas” de Seseña

Amasó una de las fortunas más grandes de España, tenía una flota de jets privados y un yate superior al Fortuna de la Familia Real española

Francisco Hernando, «El Pocero"
Francisco Hernando, «El Pocero"

El constructor Francisco Hernando Contreras, conocido popularmente como “El Pocero”, ha muerto hoy a los 74 años de edad a causa del coronavirus en la clínica Quirón de Madrid, donde permanecía ingresado desde este lunes.

Comenzó construyendo alcantarillas. Analfabeto, él mismo confesó no haber leído jamás un libro, Francisco Hernando construyó en la primera década del año 2000 una ciudad valorada en 6.000 millones de euros. Tenía la mejor flota de jets privados de España y la eslora de su yate era mayor que el Fortuna de la Familia Real. "Paco el pocero”, como se le conocía, pasará a la historia por levantar más de 13.000 viviendas en un secarral en plena burbuja inmobiliaria.

En 2009, se marchó a Guinea Ecuatorial. Dejaba 5.600 viviendas en el mercado y tres proyectos sin terminar con un coste superior a 18 millones de euros. En 2015, la Agencia Tributaria le incluía en la lista de morosos, como el séptimo español con más deudas (86 millones de euros). En 2016 volvió a aparecer en Seseña para solidarizarse con los vecinos por un incendio en la urbanización, prometiéndoles hacerse cargo de los costes legales. Pero no fue cierto. Volvió a desaparecer.

El Azteca

El Azteca, del empesario mexicano Ricardo Salinas, fue encargado con el nombre de Clarena II por el constructor español, para convertirlo en el mayor yate de bandera española. Diseñado por Nuvolari & Lenard, fue construido en 2010 por CRN en Italia por un precio de 58 millones de euros. Con espacio para 12 invitados en seis cabinas, tiene una dotación de 28 tripulantes. 72 metros de eslora, el doble que el Fortuna de Don Juan Carlos, fue vendido en 2011. Dispone de un beach club, jacuzzi, plataforma para el baño, helipuerto y garaje para embarcaciones menores.

Un jet privado como el de Bill Gates

Francisco Hernando y el creador del imperio Microsoft tenían algo en común: el mejor avión, el más lujoso y el que dispone de mayor autonomía. También el más grande, claro: treinta metros desde la cabina a la cola. Un Global Express XRS, “el más completo y lujoso jet privado del mercado”, reza la publicidad. “Un avión diseñado para tener el mundo en la palma de tu mano”. Una aeronave con capacidad para veinte personas y que alcanza una velocidad máxima de 950 kilómetros por hora.