Elcumpleaños más difícil de Olivia de Borbón

A pesar del confinamiento, ha celebrado su 46 cumpleaños con una sonrisa

Olivia de Borbón y Julián Porras, durante un acto en Madrid
Olivia de Borbón y Julián Porras, durante un acto en Madrid

El día de los enamorados, 14 de febrero, moría a los 44 años, Cristina de Borbón, la hija pequeña del duque de Sevilla y de la condesa Beatrice Von Handerberg-Fürstenberg. Justo al cumplirse un mes, fallecía en Marbella, la que todo el mundo conocía como la “duquesa de las ranas”. Beatrice Von Handerberg-Fürstenberg la condesa alemana, madre de Cristina, de Francisco y de Olivia, quien sufría desde hacía tiempo una dolencia respiratoria, Epoc. Uno nunca se hace a la pérdida de un ser querido, pero en tiempos de confinamiento, es todavía más doloroso porque no te queda el consuelo de la despedida, como hasta ahora la conocíamos, ni del consuelo de velarla rodeada de personas queridas.

Olivia ha tenido que hacer frente a las dos pérdidas, primero su hermana pequeña y al mes, su madre y todo en apenas dos meses. De ahí que su marido, Julián Porras, con el que se casó hace cinco años y tienen dos hijos y dos perros, urdió un plan a espaldas de ella. Hace una semana se ponía en contacto, virtualmente, con un grupo de amigos y familiares para invitarles a provocar en Olivia una sonrisa. “Buenos días familia y amigos, sólo recordaros que mañana lunes 6 de abril, es el cumpleaños de Olivia y, como os sugerí, mandarle un video felicitándola y SÓLO con mensajes positivos que tanta falta le hacen. Le haréis muy feliz en el cumpleaños más difícil de su vida”.

Cuando dicen que detrás de una gran mujer hay un gran hombre, seguro que se refieren a iniciativas como ésta. Cuando Olivia, en la mañana de un cumpleaños que ella esperaba como el más triste y ponía en marcha su teléfono móvil, comenzó a recibir cientos de alertas con mensajes que le han hecho pasar un 46 cumpleaños acompañada y feliz, no solo porque sus dos hijos, Flavia y Fernando, le tenían preparados dibujos y una tarta, si no porque sin poder salir de casa ha recibido el cariño de cientos de amigos y familiares, gracias a que Julián, activó un plan contra la tristeza.