Muere el diseñador Juanjo Rocafort, por coronavirus

Triunfó en la moda en los años 70 y 80 y fue considerado por la prensa internacional como uno de los grandes representantes de los nuevos creadores españoles.

Pieza cedida por Rocafort al Museo del Traje
Pieza cedida por Rocafort al Museo del TrajeLa Razón

El Coronavirus vuelve a asestar un hachazo a la cultura de nuestro país. Esta vez ha sido el creador Juanjo Rocafort, una de las referencias del diseño de nuestro país entre los año 70 y 90, y el gran introductor del prët-à-porter en nuestro país.

Se le consideró el pionero de la moda joven en España y, de hecho, le llegaron a apodar el “rey del minipull”, por los jerséis que presentó en los años 70 en los que dejaba al aire el ombligo. Comenzó con su línea de ready-to-wear en 1969 y, junto con Manuel Piña, la prensa internacional le consideró el líder del grupo al que bautizaron como “The New Spanish Creators”.

España pronto se le quedó pequeña y trasladó su sede hasta Nueva York, más concretamente hasta el Empire State Building. Allí diseñó uno de sus mayores éxitos, las camisetas con luz, inspiradas en las luces de la ciudad que nunca duerme de las que llegó a vender ocho millones de prendas en un año.

Formado en una familia vinculada con la moda, siempre tuvo la añoranza de regresar a nuestro país y, pese a triunfar fuera de nuestras fronteras con clientes como Marlon Brando, Cristina Onasis o Natalie Wood, acabó volviendo e, incluso, llegó a desfilar en los inicios de la Pasarela Cibeles. Poco tiempo después de su regreso presentó la obra por la que es más recordado: sus trajes integrales. Unos diseños pensados para vestir a las personas de los pies a la cabeza y que resultaron ser otro éxito internacional.

Su obra, galardonada por la Unión Europea con cinco premios Eureka, está presente, entre otros, en el Museo del Tarje que le llegó a dedicar hace tres años un mes a su obra, en especial a los famosos trajes integrales. Modesto Lomba, presidente de la Asociación de Creadores de Moda de España lo recordaba hoy como un hombre “amable”.