José Bono Jr. y su pareja demandan a varias cuentas de Twitter por calumnias

La pareja ha estallado tras los rumores que circulaban en redes sociales en torno a Aitor Gómez

La pareja formada por José Bono y Aitor Gómez, pasará por el altar en unos meses./Foto:

La noticia que algunos calumniadores divulgan en las redes referidas a Aitor Gomez Mesa, imputándole conductas delictivas, es una falsedad sin fundamento alguno. Este martes, día 7 de abril a las 19,50 Aitor ha comparecido ante la Policía Nacional para que se proceda contra los autores, de acuerdo con lo establecido en las leyes. También lo ha puesto en manos de un abogado penalista para que tome las decisiones que procedan”.

Así de contunde ha sido la respuesta de Aitor Gómez, pareja de José Bono Jr., ante un envio masivo por redes sociales de mensajes injuriosos, acusándole de unos hechos absolutamente falsos y que aquí no vamos a volver a repetir.

Al principio, a la pareja, les pareció todo tan delirante que se lo tomaron a broma, hasta que comprendieron que la infamia corría como la polvora y había quien comenzaba a creerselo e incluso hubo supuestos periodistas que dando crédito al bulo comenzaban a publicarlo. Las proporciones de la infamia crecía como una pandemia y tanto José como Aitor, comprendieron que necesita ban asesoramiento legal, de ahí que un abogado penalista les llevará el asunto hasta el final.

La primera consecuencia ha sido poner una denuncia en una Comisaria de Madrid, ya que la pareja se encuentra en la capital confinada en su piso. En esos bulos que se han difundido como la polvora, se hacía referencia también al ex politico y padre del joven jinete y ese es posiblemente el motivo de esta difamación, la inquina que aún levanta en algunos sectores el que fuera ex presidente del Congreso de los Diputados. Los gestores de esta falsedad, creen que atacando a la supuesta parte débil del ex presidente, como es su hijo José y por ende a su pareja Aitor, injurían al político. Esta vez el tiro les ha salido por la culata porque esta bajeza deplorable está en manos de la justicia y llegaran hasta el final. En qué cabeza maligna cabe acusar a un estudiante de un master en comunicación estar detrás de compras fraudulentas de material sanitario a China, es tan de locos, que algunos se lo han creido.