El título de Griñón está confinado

Tamara Falcó podría heredar el título si su hermano Manuel se lo cede

Esther DoñaLalo AlvarezGTRES

El 22 de julio de 2017, ante dos testigos y el alcalde de Aldea del Fresno, que ejercía de oficiante, se casaba Esther Doña con su marqués. En vez del amigo edil, les hubiera gustado que hubiese sido el padre Ángel, que ya les había dado días antes su bendición en la pequeña ermita del palacio, pero no pudo ser. Desde ese 22 de julio, la joven malagueña pasaba a ser V Marquesa de Griñón y XII Marquesa de Castel-Moncayo, con grandeza de España, pero sólo a título de consorte y mientras su marido vivía. Esos títulos los heredará ahora el primogénito, Manuel Falcó.

A Esther, por cortesía social, se le dejará que siga usando Marquesa Viuda de Griñón, fórmula que a veces también se emplea para Alfonso Díez, duque viudo de Alba pero que no tienen ningún valor real ya que sólo puede existir un titular y ese será, Manuel, el primogénito de Carlos Falcó. Lamentablemente el trámite de la sucesión está también confinado porque los papeles para solicitarlos hay que presentarlos junto al certificado de defunción del último poseedor, el árbol genealógico o la escritura de cesión, en el registro general del centro de atención al ciudadano del Ministerio de Justicia que está cerrado para esos trámites. La sucesión del marquesado de Castel-Moncayo parece clara pero sobre el de Griñón, que curiosamente era de rango inferior pero es el que Carlos Falcó utilizaba con más frecuencia e incluso como marca comercial, falta ahora por decidir si Manuel le cede el marquesado de Griñón a su hermanastra Tamara, para ello tendría también que renunciar por escrito, la otra hija mayor de Carlos Falcó, Sandra, que ya es Marquesa de Mirabell, por deseo de su abuela Hilda Fernández de Córdoba, que le pasó el título y Marquesa consorte de Almodóvar el Río por su matrimonio con Jaime de Carvajal y Hoyos.

Tamara Falcó podría heredar el título si su hermanastro Manuel así lo decide Josefina Blanco / Europa Press 27/02/2020 Josefina Blanco Europa Press

Para suceder en un título nobiliario se establece el mejor derecho a la primogenitura, ya no se discrimina si se es hombre o mujer, simplemente se fija en que se sea el mayor de todos los hijos legítimos.

Después de Manuel y de sus hijos, le correspondería a Sandra y a sus hijos respectivos, si todos ellos, que tienen mejor derecho sobre Tamara, aceptan y renuncian a ese título en favor de la hermana Falcó Preysler, Tamara podría ser marquesa, un título que llevó con mucho orgullo su madre durante cinco años. A Tamara le haría muchísima ilusión y a su padre, que lo llevará, mucho más como así me lo admitía hace un tiempo cuando le entrevistaba en su otra finca Casa de Vacas en Toledo. Esta fue la pregunta y su respuesta del marqués; Su primogénito Manuel será Marqués de Castel-Moncayo, Sandra es Duquesa de Miravel, ¿habrá título para su hija Tamara?

Castel-Moncayo es para el primogénito, es el título principal con Grandeza de España y también heredará esta finca (se refiere a Casa de Vacas en Toledo) que yo la tengo en fideicomiso, así lo dejó establecido mi abuelo cuando me la regaló. Los dos mayores tienen garantizados sus títulos y los dos pequeños Aldara y Duarte tienen alguno por su madre, queda por asignar Griñón y podría ser porque sería bonito pero ya se verá. En mi familia hemos heredado la cultura del que le dejan una encina milenaria pero no es suya, sólo la cuida