La supermodelo Bar Refaeli no entrará en prisión

La israelí ha llegado a un acuerdo con la Fiscalía para zanjar los cargos de evasión fiscal

Bar Refaeli
Bar Refaeli FOTO: Thibault Camus AP

Bar Refaeli ha llegado a un acuerdo con la Fiscalía para zanjar los cargos de evasión fiscal que se le imputan y evitar entrar a prisión, aceptando a cambio nueve meses de trabajo comunitario. Mientras que su madre, Tzipi Refaeli, también acusada, será condenada a 16 meses de prisión.

“La Oficina del Fiscal General del Estado presentó recientemente una acusación ante el Tribunal de Primera Instancia de Tel Aviv como parte de un acuerdo de culpabilidad contra Tzipi y Bar Rafaeli”, informó la portavocía del Ministerio de Justicia en un comunicado.

Según este pacto, Refaeli y su madre admiten su culpabilidad en delitos fiscales, tras falsificar la residencia fiscal de la modelo, y asumirán multas por valor de unos 6,4 millones de euros en concepto de impuestos no abonados, además de los trabajos comunitarios.

Lavado de dinero, evasión de impuestos y falso testimonio

Hace más de un año la Fiscalía informó a Rafaeli y sus padres de que podían ser procesados por varios delitos fiscales de lavado de dinero, evasión de impuestos y falso testimonio, con sospechas de haber ocultado al fisco 30 millones de shékeles (unos ocho millones de euros) y no tributar por ellos.

El pasado enero, la familia ofreció declararse culpable, ofreciéndose Tzipi ir a a la cárcel a cambio de que su hija solo fuera condenada a trabajos comunitarios para poder cuidar de sus niños, ya que acababa de dar a luz a su tercer hijo. La modelo siempre alegó que el dinero lo ganó en Estados Unidos, donde residía, y que no estaba obligada a declararlo en su país, una postura que la Justicia cuestiona.