Sharon Stone y Elizabeth Hurley hablan de la trágica muerte de Steve Bing

El suicidio del millonario, que se lanzó desde un rascacielos, ha causado conmoción en Estados Unidos.

La muerte de Steve Bing, magnate de Hollywood, ha dejado conmocionado al mundo del cine y a dos actrices muy queridas, con la que el millonario mantuvo relaciones: Sharon Stone y Elizabeth Hurley. Aunque el suceso aún está siendo investigado, su muerte, aparentemente, fue un suicidio. Según fuentes cercanas al productor, Bing, de 55 años, no pudo superar la depresión que sufría y que se agravó durante el confinamiento.

Ambas actrices, distanciadas de su ex pareja, han reaccionado a su trágica muerte y han desvelado algunos rasgos de la personalidad de Bing que explicarían los problemas mentales que sufría y que le llevaron a lanzarse al vacío desde una planta 27 de un edificio de Los Ángeles.

Sharon Stone y Steve Bing mantuvieron una larga relación en la década de los 90.

Cuando se encontraba en lo más alto de su carrera, Sharon Stone mantuvo una relación de más de una década con el magnate. Tras conocer su suicidio y a pesar de que no tenían mucha relación la protagonista de “Instinto Básico”, devastada por la fatal noticia, aseguró estar atravesando “un momento muy difícil”.

Era una persona complicada que no creo que siempre haya tomado buenas decisiones. Esta ha sido una muy difícil, es siendo muy difícil”, decía la actriz, de 62 años, en unas declaraciones a Extra, un medio estadounidense.

Elizabeth Hurley y el productor tuvieron un hijo juntos, que acaba de cumplir la mayoría de edad.

Pero la trágica muerte de Steve Bing ha tocado más de cerca a otra estrella del cine americano: Elizabeth Hurley, madre de su hijo Damián. Con ella mantuvo una larga batalla por la paternidad de su hijo, al negarse el productor a reconocerlo. El millonario, en un comunicado demoledor contra su ex pareja ya que acababa de iniciar una relación con la actriz Brenda Swanson cuando Liz se quedó embarazada, aseguró que “La señorita Hurley y yo no manteníamos una relación exclusiva cuando ella se quedó embarazada”.

A pesar de ello, Hurley no ha dudado en dedicarle unas emotivas palabras de despedida. Y es que, según ha confesado la propia actriz, habían conseguido superar sus diferencias y mantenían cierto contacto, siendo la última vez que hablaron en abril, cuando el hijo que tenían en común cumplió la mayoría de edad.

“Me entristece creer que mi ex Steve ya no está con nosotros. Es un final terrible. Nuestro tiempo juntos fue muy feliz y estoy publicando estas fotos porque, aunque pasamos por momentos difíciles, lo que importa son los buenos y maravillosos recuerdos de un hombre dulce y amable. El año pasado volvimos a estar cerca. La última vez que hablamos fue en el 18 cumpleaños de Damián. Estas son noticias devastadoras y agradezco a todos por sus adorables mensajes”, dijo respondiendo a las muestras de apoyo recibidas en sus redes sociales.

Su hijo Damian, también ha hablado de la muerte de su padre en las redes sociales: “Este es un momento muy extraño y confuso y estoy inmensamente agradecido de estar rodeado de mi familia y amigos”. El será, junto a Kika Kerkorian, la otra hija que tuvo con la tenista Lisa Bonder, los herederos de su enorme fortuna, estimada en cerca de 500 millones de dólares.

Un trastorno bipolar y una fortuna en entredicho.

Steve Bing debía su enorme fortuna a la herencia de su abuelo, el promotor inmobiliario Leo S. Bing. Una fortuna que muchos creen que podría haber dilapidado en sus últimos años de vida ya que sufría graves trastornos mentales. Además del trastorno bipolar contra el que luchaba desde hace años y la depresión, algunas fuentes han asegurado que su inestabilidad psíquica le habría arrastrado además al consumo de drogas.