Ana Obregón y su “nuera” Carolina, rotas de dolor en el funeral de Álex Lequio

Multitudinaria despedida al joven empresario

Cuarenta y ocho días después de su fallecimiento, finalmente se ha cumplido el último deseo de Ana Obregón y Alessandro Lequio. Debido a su muerte en pleno estado de alarma, el pasado 13 de mayo, debido a las medidas de seguridad por la pandemia del Covid-19, tan solo los familiares más allegados a Álex Lequio pudieron despedirse de él en la más absoluta intimidad. Pero hoy, martes 30 de junio, a las 20 horas se ha celebrado una misa funeral en memoria del joven empresario en la parroquia de Nuestra Señora de la Moraleja, situada en la localidad madrileña de Alcobendas, a unos 10 minutos de la urbanización donde vive la familia Obregón. Un lugar decorado con ramos de flores blancas en el pasillo central y a cada lado de los bancos y un altar lleno de centros, para despedir al joven. La despedida más ansiada por Ana Obregón, ya que para la bióloga era una sueño, aunque dentro del drama, organizar un funeral con todos aquellos a los que Álex quiso y que ella misma se ha encargado de supervisar para que todo saliese como su hijo merecía.

El primero en llegar al lugar de culto ha sido Alessandro Lequio, sobre las 19,30h de la tarde. Un cuarto de hora más tarde, Ana Obregón llegaba de la mano de su nuera Carolina Monje. Visiblemente destrozadas, la novia de Álex se apoyaba en Ana, que acudió vestida de negro con un diseño de Alejandro de Miguel y una original mascarilla negra con un dibujo de corazón. Los más allegados llegaron a la parroquia por la puerta de atrás y, para evitar el aluvión de la prensa, aparcaron en un garaje interior del recinto, que estaba custodiado por un equipo de seguridad de cuatro personas que impedían el acceso de los periodistas y curiosos que se acercaron al lugar.

Además de familiares, entre los asistentes a la despedida en memoria de Álex Lequio se pudieron ver los rostros conocidos de Terelu Campos y Luis Rollán, también su hija, Alejandra Rubio. El mejor amigo de Obregón, Raúl Castillo y su pareja, tampoco han faltado. El futbolista Pedja Mijatović, Ramón García y su mujer, Fiona Ferrer, Susana Uribarri, Paloma Lago, Boris Izaguirre, Eva Zaldívar, José Manuel Parada, la hija de Agatha Ruiz de la Prada, Cósima Ramírez, Álex Gibaja y María Zurita, entre otras muchas personalidades, quisieron acompañar a la familia en este duro momento.

Por último, acompañado por sus guardaespaldas, el líder del PP, Pablo Casado.

Visiblemente afectados Fiona Ferrer y Boris Izaguirre fueron los únicos que se acercaron a los medios de comunicación para expresar su profunda tristeza en el adiós a Álex. “Seguro que Ana va a salir adelante, Álex era una persona muy generosa y simpática”, ha confesado Izaguirre.

Un adiós multitudinario que pone de manifiesto la maravillosa y querida persona que era Álex Lequio, y que supone un alivio dentro de su dolor para Ana Obregón y Alessandro Lequio, que finalmente, han dado un paso más para cerrar el capítulo más doloroso de su vida.