Silvia Venturini Fendi: «Al menos por un tiempo, la moda no será igual que antes»

La firma busca proyectar optimismo con «Anima Mundi», el primer concierto post-Covid-19

Silvia Venturini Fendi
Silvia Venturini FendiFendiFendi

Silvia Venturini Fendi, heredera y directora creativa de la firma italiana, acaba de presentar «Anima Mundi», el primer concierto post-Covid. La música y la moda se han dado la mano buscando proyectar un mensaje optimista donde el arte tiene un papel clave.

Concierto Anima Mundi de Fendi
Concierto Anima Mundi de FendifendiFendi

Venturini es la última de las Fendi que queda en la casa. Ella vio desde pequeña cómo la firma de peletería se transformaba sin renunciar a sus raíces romanas en un imperio mundial de la mano de Lagerfeld. Ahora, ella sola es responsable de todas las líneas de una compañía que en los últimos tiempos ha reforzado sus lazos con su ciudad natal, Roma: financiaron la restauración de la Fontana di Trevi y han organizado épicos desfiles en los rincones más mágicos de la capital italiana. La situación les ha llevado a intentar insuflar algo de optimismo a la sociedad a través de la música.

Desde el famoso Palazzo de la Civilità que levantó Mussolini y que Rossellini inmortalizó en «Roma, ciudad abierta», y gracias a la magia de otros dos italianos universales, Vivaldi y Stradivarius (la violinista Anna Tifu actuará), lanzan una iniciativa única donde arte, moda y música van unidas.

–¿La música sana almas?

–Por supuesto, por eso hemos titulado el proyecto como «Anima Mundi». La idea viene del deseo de compartir con la gente un mensaje de renacimiento a través de la música y el arte.

–Fendi está volcada en el arte y Roma, ¿a qué se debe esta estrategia?

–Las artes y Roma son parte de nuestro ADN. Tratar con el arte te aporta la sensación de libertad. Aspiramos a algo que nos dé una nueva actitud. Roma es el lugar perfecto para un diseñador. Siempre ha sido una fuente increíble de inspiración para mí y mi familia. Vivimos y trabajamos aquí, así que estamos fuera del clásico circuito de la moda formado por París y Milán. Nos sentimos y queremos ser «outsiders», y eso ha hecho que estemos en lugares donde otros no han estado nunca y experimentar de distintas maneras. La Ciudad Eterna sigue siendo el lugar donde cualquier creativo desearía vivir. Es como andar por un museo al aire libre, todas las esquinas son mágicas.

–La moda es una de las grandes afectadas por el Covid...

–Nuestra idea es aportar fuerza en esta recuperación. Hemos elegido el solsticio de verano y el «Verano» de «Las cuatro estaciones» de Vivaldi para destacar eso. Y decidimos llamar a este concierto «Anima Mundi» para enfatizar cómo todo está conectado: igual que la moda y la música, dos formas de creatividad que pueden interactuar juntas.

–¿En la moda ya no habrá dos temporadas?

–No le sabría decir, pero sí es verdad que este proyecto era algo diferente para mí. No tenía que estar relacionado con una colección o un producto específico. He escogido tres «looks» de alta costura de varias colecciones que considero evocan las emociones de la música por sus formas y materiales. Pero también tienen que ver con la idea de exclusividad, de ser creaciones por las que no pasa el tiempo, como las composiciones de Vivaldi o los violines de Stradivarius. Son armonías de tul y encaje en los tonos del atardecer, con bordados florales y apliques, pero también se jugega con la seda negra y la luminiscencia del mármol.

–¿El negocio de la moda debe replantearse?

–Está claro que no va a ser como antes, por lo menos durante un tiempo. Apostaremos por pocos objetos, pero esenciales.Tras la pandemia la moda se ha dado cuenta de que debe repensar su sistema, bajando el «tempo» y la cantidad de cosas que ofrecemos. Hemos de potenciar la calidad y el tiempo para el disfrute de lo que creamos sin perjudicar la originalidad, la creatividad y la exclusividad.