Raquel Perera, a por todas en el juicio contra su ex, Alejandro Sanz

No sólo reclama pensión para ella misma, sino también seguro de vida, seguro médico, dental, así como la repartición de los bienes que adquirieron de manera conjunta.

No sólo reclama pensión para ella misma, sino también seguro de vida, seguro médico, dental, así como la repartición de los bienes que adquirieron de manera conjunta.
No sólo reclama pensión para ella misma, sino también seguro de vida, seguro médico, dental, así como la repartición de los bienes que adquirieron de manera conjunta.larazon.es

Tiene una buena tarea por delante el equipo de abogados que lleva el divorcio de Alejandro Sanz y es que su ex, Raquel Perera, parece que va a ir a por todas tal y como se ha explicado en el famoso programa mexicano Ventaneando. Según esta fuente Perera ha interpuesto ya la demanda en la Corte Familiar de Miami. En Estados Unidos es mucho más común solicitar una pensión compensatoria, de ahí que la gente de alto nivel adquisitivo suela firmar contratos prematrimoniales y no llevarse sustos que puedan dejar su fortuna bastante reducida. Por lo que solicita Raquel no parece que hubiera habido este pre acuerdo. En él solicita: además de pensión para ella, para los dos hijos y eso aún teniendo en cuenta que de momento tienen la custodia compartida, algo que quizás cambie

Raquel Perera interpuso una demanda para comenzar el proceso divorcio a finales de mayo en la Corte Familiar de Miami (nuestros juzgados de familia). En dicho documento solicita algunas cuestiones como la pensión para ella y para sus hijos, la cobertura de los gastos de los pequeños y la repartición equitativa de los bienes que ambos adquirieron durante su matrimonio. El pago de un seguro de vida, el pago de algunos gastos de forma retroactiva que han tenido lugar desde que se separaron o un tema tan delicado como la custodia de sus niños son otros de los temas que se tratan en la demanda de divorcio.

El proceso se prevé largo y duro salvo que el cantante decida, para evitar molestias judiciales, darle a Raquel todo lo que ella pida. En Estados Unidos los abogados son infinitamente más caros que en España y un proceso largo puede resultar todavía más costoso que lo que luego tenga que pagar por lo que, también como sucede en España, los abogados de las partes tienden a negociar un acuerdo para evitar así un juicio donde cualquier de los dos o incluso ambos, pueden resultar muy mal parados.

La custodia compartida, en cuestión

Aunque parece que ambas partes estuvieron de acuerdo en una custodia compartida, lo cierto es que Raquel prefiere que esto se modifique por una razón bastante comprensible y sólida que es que el cantante pasa largas temporadas fuera de Miami, debido a sus muchas giras. Perera ha denunciado que en todo este tiempo el padre sólo ha visto a los hijos en cinco ocasiones. Lo ideal sería que llegasen a un acuerdo de custodia compartida pero que, si el cantante, sale de gira, lo lógico es que los niños se queden con la madre y no con alguien que los cuide. De ahí la importancia de que las partes lleguen a un buen entendimiento cuanto antes.

¿Por qué pide pensión compensatoria Raquel?

En Estados Unidos es mucho más habitual que en España pedir la compensatoria. En nuestro país, tal y como explica Sofía Maraña, experta en derecho de familia “se suele pedir cuando uno de los cónyuges se ha quedado en peor situación económica que el otro”. En el caso de Raquel Perera, además, prosigue la letrada “tengo entendido que ella dejó de lado su carrera profesional para empujar y apoyar a su marido y también para cuidar de los hijos habidos en el matrimonio, por lo tanto es de justicia que ahora reciba una generosa compensación económica que habitualmente en España suele ser mensual y de carácter vitalicio o temporal hasta que la mujer encuentre un trabajo, de hecho en nuestro país se suele establecer en este caso en función de la capacidad que tenga la mujer para encontrar empleo; por ejemplo, si la mujer nunca ha trabajado es muy probable que sea vitalicia aunque también depende mucho de la edad, ya que no es lo mismo una mujer de 40 años que otra de 60 de cara a encontrar empleo”, concluye.