Travolta, una vida marcada por tragedias, escándalos y la Cienciología

El cáncer de mama se ha llevado a los dos grandes amores de su vida

John Travolta estaba predestinado a ser artista desde joven. Su familia vio que tenía grandes capacidades para imitar a personajes y le preparó para ser una estrella de cine. A partir de ese momento, su vida ha estado ligada a la gran pantalla, para bien y para mal. En Hollywood alcanzó la fama, conoció a los dos grandes amores de su vida, pero también se vio salpicado por escándalos de todo tipo desde su debut.

Su primer papel lo consiguió con apenas 21 años en “La lluvia del diablo”, donde trabajó con la actriz Joan Prather, que lo introdujo en la filosofía religiosa de la Iglesia de la Cienciología, que después atraparía a otros actores como a Tom Cruise, y de la que a día de hoy sigue siendo un fiel seguidor.

Ver esta publicación en Instagram

Cue the music! #YouretheOnethatIWant #ooh #ooh #ohh #Grease

Una publicación compartida de John Travolta (@johntravolta) el

Travolta se convirtió pronto en un ídolo para las adolescentes con la serie “Welcome Back Kotter y con la canción “Let Her In”, que llegó al número uno de la lista de ventas.

En 1976 se produjo uno de los momentos que cambió el rumbo de su vida. A pesar de que pocos lo recuerdan, ese año formó parte de “Carrie” de Brian de Palma. Pero el primer papel protagonista lo logró con un telefilme: “El chico de la burbuja de plástico”. Dirigida por Raldal Kleiser (que dos años después le llamó para “Grease”), tenía como coprotagonista a Diana Hyland, 18 años mayor que Travolta y que en la película hacía de su madre y que fue la primera mujer que le robó el corazón.

La pareja siguió adelante a pesar de las críticas y los prejuicios por la diferencia de edad. Pero lo que era una relación idílica se convirtió en tragedia poco después. Diana sufrió un desmayo durante la cena de Navidad de 1976 y al ir al hospital le diagnosticaron un cáncer de mama, que acabó con su vida en marzo de 1977.

Parecía que las cosas a nivel profesional iban viento en popa, más aun tras los estrenos de “Fiebre del sábado noche” y “Grease”, fenómenos musicales de los años 70 y 80 y que todavía tienen millones de seguidores por todo el mundo. Su éxito profesional era inversamente proporcional a su estado personal.

Pero Travolta no era infalible y a pesar de que cintas como “Cowboy de Ciudad” también lograron cierto éxito, llegó el declive. El punto de inflexión llegó en 1983 con el intento de hacer una secuela de “Fiebre del sábado noche” o su reencuentro con Olivia Newton John en “Tal para cual”. Travolta, con la cuenta corriente repleta de dinero y con los fracasos de sus últimos proyectos decidió dedicarse a su otra pasión: los aviones. Se sacó el título de piloto y se compró un avión.

Pero el actor estaba predestinado a regresar a Hollywood y a encontrarse con Kelly Preston. La pareja se conoció en el casting de “Los expertos” (1987), que supuso el regreso de Travolta a la primera plana, con una comedia que le cambió la vida. Ambos se enamoraron a primera vista y sólo la muerte les separaría. Durante casi 30 años han batallado contra rumores, escándalos y desgracias familiares.

Preston había estado casada y mantuvo un romance con Charlie Sheen y con George Clooney, al que regaló el cerdo vietnamita que se hizo popular. Con Sheen estuvo a punto de casarse pero un extraño suceso con un disparo accidental que no provocó ninguna desgracia, hizo que todo se acabara.

En eso, Travolta se cruzó en la vida de Kelly y pocos meses después de conocerse se casaron en París, ante un ministro de la Cienciología. Después, ante la posibilidad de que no fuera legalizada la unión, se casaron en Florida. En esos momentos, Travolta volvía a ser una estrella gracias al éxito de la saga de “Mira quien habla”.

En 1992, se produjo el gran desafío para la pareja. Su hijo Jett nacía con la enfermedad de Kawasaki, un mal que ahora es conocido por su relación con algunos casos de coronavirus, pero que en aquellos años era una enfermedad de la que poco se sabía.

En paralelo, su carrera seguía encadenando éxitos. El segundo gran impulso le llegó en 1994 de la mano de Quentin Tarantino y “Pulp fiction”, pero le siguieron las comerciales “Cara a cara”, “Primary colors” o “La hija del general”.

Ver esta publicación en Instagram

What’s inside?

Una publicación compartida de John Travolta (@johntravolta) el

Para Kelly, conocer a Travolta supuso lograr la estabilidad que no había tenido hasta el momento. Tenía los problemas que más se repiten en Hollywood: alcohol y drogas.

La pareja volvió a compartir pantalla en “Campo de batalla: la Tierra” (2000), basada en una novela de Ron Hobard, fundador de la iglesia de la Cienciología.

Pero superados los primeros escollos familiares con la enfermedad de Jett, comenzaron a llegar los escándalos, que no hicieron temblar lo más mínimo los sólidos cimientos de la relación. En 2006 comenzaron los supuestos rumores sobre la homosexualidad de Travolta tras la publicación de una foto en la revista The National Enquirer, en la que se ve al actor besando a otro hombre en las escalinatas de un avión en Canadá. Además, la rumorología iba más allá y relacionaba a Travolta con Tom Cruise, máximo exponente de la Cienciología, llegando incluso a decir que llevaba 30 años de relación secreta.

Ver esta publicación en Instagram

Happy Birthday Jetty! We love you! ❤️

Una publicación compartida de John Travolta (@johntravolta) el

Pero estos bulos nunca afectaron al matrimonio que no solo no salía al paso de las informaciones sino que aparecía de la mano y de lo más cariñoso en cada aparición pública.

En 2009, la pareja sufrió un durísimo golpe: la muerte accidental de su hijo Jett. Durante sus vacaciones en Bahamas, el primogénito de la pareja sufrió un ataque epiléptico, cayó y se golpeó la cabeza. Murió camino del hospital.

Los rumores sobre la influencia de la Cienciología en la dispensación de un tratamiento médico adecuado se dispararon, pero tampoco se dejaron desestabilizar. ”Nuestra Iglesia nos mantiene en tierra. No sé que hubiéramos hecho sin su apoyo”, aseguraría posteriormente el actor. “Creo que los dos intentamos llevar el dolor lo mejor que pudimos. Fue un momento en el que era muy difícil mirarnos el uno al otro, porque si uno estaba mal, el otro se caía. Pero la fuerza de nuestra relación nos ayudó”, declaró Kelly años después de la muerte de su hijo.

El golpe fue tan duro que Travolta llegó a pensar en retirarse, pero después de tres años en los que la iglesia, sus fans y su familia lo apoyaron, decidió regresar a la gran pantalla.

Bloque HTML de muestra
Ver esta publicación en Instagram

Happy birthday Ben, we adore you!

Una publicación compartida de John Travolta (@johntravolta) el

Un año después llegaría el tercer hijo de la pareja, pero la celebración quedó empañada por las denuncias de abuso sexual contra el actor. En mayo de 2012, un hombre lo acusó de abusar sexualmente de él en un spa de Beverly Hills. Después sería un masajista el que haría lo mismo, pero ubicaría los hechos en Atlanta. El único que decidió dar la cara fue Fabián Zanzi, un chileno que denunció que vivió una situación parecida en un crucero por el Caribe en 2009.

Aprovechando el tirón de Travolta, el ex piloto Doug Gotterba trató de enriquecerse yendo de televisión en televisión contando que mantuvo una relación homosexual con el actor a finales de los 80.

”Me pareció ofensivo, más aún después de la pérdida de mi hijo. Fue lo peor que me tocó vivir. Los asuntos sexuales siempre resultan interesantes… Son el talón de aquiles de las celebridades. Pero siempre vienen de gente que quiere dinero”, explicó Travolta. Kelly tampoco se separó de él en esos delicados momentos.

La última vez que ambos coincidieron en los estudios de grabación fue en 2018 con “Gotti”, con Travolta como un capo mafioso de Nueva York casado con Victoria (Kelly) una pareja que también pierden un hijo adolescente.

Ahora, Travolta ha vuelto a sufrir un duro revés con la desaparición de Kelly, su sostén durante estos años y la razón por la que la podido superar todos los obstáculos. Seguro que volverá a resurgir, con más fuerza.