Kanye West sucumbe ante el clan de las Kardashian

El cantante de rap confiesa que lleva dos años intentando separarse de Kim y que vive en un búnker porque no se fía de su familia

Última imagen de la pareja compartida en Instagram hace tres semanas por Kim Kardashian con sus 180 millones de seguidores
Última imagen de la pareja compartida en Instagram hace tres semanas por Kim Kardashian con sus 180 millones de seguidoresInstagramLa Razón

Kanye West, de 43 años, parece que no ha aguantado la presión de estar en el foco mediático después de que saltaran los rumores de que se presentaría a las elecciones a la Casa Blanca para competir con Donald Trump. en una serie de tuits que han sido borrados, Kanye afirma que vive escondido en un búnker, que no confía en su familia y que lleva dos años tratando de separarse de Kim Kardashian, de 39, a la que se refiere como “la madre de North”.

Y es que lo que parecía una familia ideal, no lo es. Casados desde 2014 y con cuatro hijos en común, han visto cómo el confinamiento ha terminado de separarles definitivamente. Según confiesa a “The Sun” una fuente cercana a la familia, “desde el encierro han tenido peleas diarias, han discutido sobre cualquier detalle, literalmente sobre todo. Uno de los puntos que más les separa son los niños y su futuro. “Apenas han convivido como pareja durante el último año y a Kim le ha resultado demasiado difícil vivir con él. Él es muy exigente y siempre está obsesionado con sus planes. Ella está exhausta. Ahora llevan vidas totalmente separadas. “Kanye se ha rodeado de un pequeño grupo de personas en quienes confía, y eso no incluye a Kim ni a su familia. “Está paranoico y está convencido de que necesita protección contra la familia de su mujer”, añaden las mismas fuentes.

Kanye confesó que lleva dos años intentando divorciarse de su mujer y que su suegra no le deja ver a los niños. a su suegra la llama “Kris Jong-Un”, en referencia al mandatario de Corea del Norte, y la acusa a ella y a su hija de ser supremacistas. 

West anunció la semana pasada que se presentaría a las elecciones y este fin de semana ha indicado que si llega a la Casa Blanca dará un millón de dólares a las nuevas madres. También dijo que quería que Kim abortara cuando estaba embarazada de North, “hasta que Dios intervino”.