Hormigas Blancas: la apasionante vida de Ana Obregón

El programa recorre la vida de la presentadora, desde su éxito profesional, pasando por su mediática vida sentimental hasta su peor momento: la muerte de su hijo Álex Lequio

Ana García Obregón es la protagonista del primer capítulo de la nueva temporada de ‘Hormigas Blancas'. Un programa que recorre la vida de la presentadora, desde su éxito profesional, pasando por su mediática vida sentimental hasta su peor momento: la muerte de su hijo Álex Lequio. Un emocionante recorrido, que presenta Carlota Corredera y en el que participan Terelu Campos, Jimmy Giménez-Arnau, Euprepio Padula, Belén Esteban y Núria Marín.

Infancia

Ana nació en Madrid en 1955, hija de Antonio García Fernández y Ana María Obregón Navarro. Desde bien pequeña estudió ballet clásico y piano, aunque años más tarde se decantó por la biología, carrera que estudió en la Universidad Complutense de Madrid. Pero pese a su licenciatura, jamás ejerció como bióloga, ya que Obregón tenía claro desde su infancia que lo suyo era el mundo del espectáculo y soñaba con ser actriz.

Éxito profesional

En 1979 debutó en el cine con varias películas entre las que destacan ‘Tres mujeres de hoy’ con Norma Duval y ‘Bolero’, en 1984, con Bo Derek, Andrea Occhipinti, George Kennedy y Mirta Miller. Una comedia erótica dirigida por John Derek que fue estrenada en más de 1000 salas en Estados Unidos, alcanzando el nº3 de la taquilla. Tras su debut, Ana decidió continuar su carrera artística en Estados Unidos, donde realizó una intervención en un doble capítulo de la serie estadounidense ‘El Equipo A', en 1985. Más tarde regresó a España y participó en 1978 en la comedia ‘La vida alegre’ de Fernando Colomo. Años después intervendría en ‘La mirada del otro’ de Vicente Aranda.

Fue a mediados de 1980 cuando la Obregón decidió prestarle atención a la pequeña pantalla e hizo su aparición estelar en el programa ‘Como Pedro por su casa’ del cómico Pedro Ruiz, en una parodia de los informativos en la que además colaboró José Luis Coll. Las cámaras de televisión adoraban a Ana, pero no fue hasta la década de los noventa cuando tuvo su verdadera oportunidad. En 1993 presentó el concurso ‘¿Qué apostamos?' junto a Ramón García. Un compañero con el que posteriormente, en 1994, 1995, 1999 y 2004; retransmitió las Campanadas de fin de año.

En 2002 estrenó en TVE la serie ‘Ana y los 7, donde era la guionista y la protagonista de la misma interpretando el papel de una estríper. Una serie que alcanzó gran éxito de audiencia, sumando un total de 91 episodios en cinco temporadas, y que consiguió vender los derechos a Portugal. En 2006 estrena en Antena 3 la versión española de la serie ‘Sexo en Nueva York’: Ellas y el sexo débil’. Posteriormente ha participado en numerosos programas de televisión como ‘¡Mira quién baila!‘, ‘Hay una cosa que te quiero decir’ o ‘Mi casa es la tuya'. Incluso en 2015 probó suerte en el teatro con la comedia ‘Sofocos Plus', donde compartió escenario con Teté Delgado, Fabiola Toledo y Elisa Matilla; e hizo sus pinitos en la radio en 2016 con el programa ‘Algo pasa con Ana’ en DKiss.

Una amplia carrera profesional de la que muy pocos pueden presumir actualmente y que hizo de Ana Obregón todo un icono en nuestro país, protagonizando las portadas más importantes de las revistas a nivel nacional, siendo sus ya míticos posados veraniegos los más esperados año tras año.

Los amores de su vida

El primer amor de Ana Obregón fue Miguel Bosé, pero no el único. Anteriormente incluso mantuvo una relación con Francis Franco, nieto del dictador. El gran amor de su vida fue Fernando Martín, que llegó a su vida en 1987, pero lamentablemente su amor duró hasta 1989, año en el que un trágico accidente de coche quito la vida al jugador de baloncesto español.

En 1990 conoció a Alessandro Lequio, el hombre que cambió su vida gracias al nacimiento de su hijo en común, Alex. Una relación que a penas duró cuatro años.

Posteriormente, a Ana se la relacionó con una larga lista de rostros conocidos y personalidades famosas, entre las que destacan los nombres de Tony Cantó, Alberto de Mónaco, Julio Iglesias, David Beckham o Darek, el famoso stripper polaco.

Su momento más duro: el adiós a Álex Lequio

El pasado 13 de mayo, el corazón de Ana se rompió tras la muerte de su único hijo a los 27 años, tras una larga lucha contra el cáncer, una pérdida irremplazable. Y es que Ana Obregón sentía verdadera devoción por su único hijo, era el hombre de su vida, como en ocasiones solía decir ella misma. Una dolorosa despedida que la actriz también quiso hacer, además de en el funeral, a través de las redes sociales.

“Mi querido hijo, sé que nunca te ha gustado que hable de ti públicamente, perdóname, me lo pide el corazón y ahora que tengo un poquito de fuerzas tenía que agradecer los cientos de miles de mensajes de cariño y admiración hacia ti. Tus primeras palabras fueron : ‘yo solito’ antes que papá y mamá. Y tú solito has querido vivir una vida discreta, sin protagonismos a pesar de tus padres famosos. Te has ganado a pulso el cariño de todos los que te conocieron; primero en el colegio, luego en la Universidad con la beca que conseguiste para estudiar en Estados Unidos que culminaste en tu regreso a España creando una empresa de éxito con 24 años. Hasta que un día apareció la palabra ‘cáncer’ en nuestras vidas. Has luchado valientemente dos años contra esa maldita enfermedad con una sonrisa, colaborando con fundaciones, ayudando y animando con tu sentido del humor a todos los que también la padecían. Te convertiste en su ejemplo. Demasiado noble, generoso, solidario, Único y grande para caber en este mundo. Mi guerrero de la eterna sonrisa a pesar de los dolores, meses de hospitalización , y sufrimiento. Para mí ha sido un honor estar a tu lado de la mano en esta batalla sin descanso , pero también viéndote sufrir sin una queja ha sido la lección de vida más cruel que una madre puede soportar.

Tu viaje ha roto el corazón de toda España porque en vida has brillado TÚ SOLITO como decías de pequeño. Ahora brillas en la eternidad iluminándonos para siempre. Sé que desde ahí arriba quieres agradecer tantos miles de mensajes de amor y admiración inesperados para ti pero que te ayudarán a tu largo viaje. ¿Qué puedo decirte hijo? Que eras/eres mi vida y ahora ya no hay nada. Que perder un hijo es morir y tener la obligación de vivir. Y tú querías vivir, casarte algún día y tener 5 hijos. Muchas noches en el hospital pedimos juntos a Dios que te curara y no nos hizo ni caso. Ahora solamente le pido que pueda volver a abrazarte muy pronto porque te echo insoportablemente de menos. Mi Aless, ha sido y es un verdadero privilegio ser tu madre. Te quiero desde siempre y para siempre. Eternamente. Mamá”.

View this post on Instagram

Mi querido Hijo, Se que nunca te ha gustado que hable de ti públicamente, perdóname , me lo pide el corazón y ahora que tengo un poquito de fuerzas tenía que agradecer los cientos de miles de mensajes de cariño y admiración hacia ti. Tus primeras palabras fueron : “yo solito” antes que papá y mamá. Y tú solito has querido vivir una vida discreta, sin protagonismos a pesar de tus padres famosos. Te has ganado a pulso el cariño de todos los que te conocieron ; primero en el colegio , luego en la Universidad con la beca que conseguiste para estudiar en Estados Unidos que culminaste en tu regreso a España creando una empresa de éxito con 24 años . Hasta que un día apareció la palabra “cáncer “en nuestras vidas. Has luchado valientemente dos años contra esa maldita enfermedad con una sonrisa, colaborando con fundaciones, ayudando y animando con tu sentido del humor a todos los que también la padecían . Te convertiste en su ejemplo . Demasiado noble, generoso , solidario, Único y grande para caber en este mundo. Mi guerrero de la eterna sonrisa a pesar de los dolores , meses de hospitalización , y sufrimiento. Para mí ha sido un honor estar a tu lado de la mano en esta batalla sin descanso , pero también viéndote sufrir sin una queja ha sido la lección de vida más cruel que una madre puede soportar . Tu viaje ha roto el corazón de toda España porque en vida has brillado TU SOLITO como decías de pequeño. Ahora brillas en la eternidad iluminándonos para siempre. Sé que desde ahí arriba quieres agradecer tantos miles de mensajes de amor y admiración inesperados para ti pero que te ayudarán a tu largo viaje. Que puedo decirte hijo ? Que eras /eres mi vida y ahora ya no hay nada. Que perder un hijo es morir y tener la obligación de vivir. Y tú querías vivir , casarte algún día y tener 5 hijos . Muchas noches en el hospital pedimos juntos a Dios que te curara y no nos hizo ni caso. Ahora solamente le pido que pueda volver a abrazarte muy pronto porque te echo insoportablemente de menos. Mi Aless , ha sido y es un verdadero privilegio ser tu madre. Te quiero desde siempre y para siempre. Eternamente. Mamá #GRACIAS 💔

A post shared by Ana_Obregon Oficial (@ana_obregon_oficial) on