Carla Barber, artífice del último desastre estético de Kiko Matamoros y de su reconciliación con Diego

Los resultados de sus retoques estéticos a su suegro han resultado, a ojos de la audiencia, desastrosos.

Kiko y Diego Matamoros en el desfile de Tony Fernández
Kiko y Diego Matamoros en el desfile de Tony FernándezGtres

El pasado sábado saltaba la alarma en “Sábado Deluxe”. La entrevista más esperada de Mila Ximénez, en la que relató pormenores del cáncer de pulmón que sufre y cómo ha sido la primera fase de su tratamiento, quedó eclipsada por el aspecto que presentaba Kiko Matamoros. El impacto que causaba el nuevo desastre estético de Matamoros se convertía en Trending Topic en Twitter eclipsando el interés de los tuiteros por el desgarrador testimonio de la protagonista de la noche.

Un primer plano del colaborador, durante su intervención en la entrevista, mostraba a la audiencia su rostro amoratado, con bultos, los labios inusualmente hinchados e incluso, gotas de sangre en la nariz. ¿Qué te has hecho en la cara?-le espetaba horrorizada María Patiño, trasladando así la pregunta que se hacían miles de tuiteros en la red del pajarito.

El propio Matamoros tuvo que reconocer que acababa de pasar por la clínica de su nuera, Carla Barber, y se había “pinchado ácido” con el objetivo de mejorar su aspecto. Su confesión desataba una oleada de memes en las redes sociales de la que no salía bien parado ni el colaborador de Sálvame y tampoco la mediática nueva novia de su hijo Diego.

“El otro día fuimos a cenar y me dijo que me tenía que hacer algunas cosas en la cara”, explicaba el colaborador que se justificó en el Deluxe diciendo que “no iba a perderme la entrevista a mi amiga por esto”. “Ha llegado el coche de producción y no se me hacía elegante hacerle esperar, por lo que he salido tal cual estaba”, acababa confesando Matamoros.

Al día siguiente, en Viva la Vida, continuaban sus explicaciones ya que el colaborador seguía siendo Trending Topic, copando las redes con comentarios burlescos sobre su desmedida afición a los retoques estéticos. El colaborador, que tiene 63 años, fue objeto de todo tipo de críticas por ponerse en manos de Carla Barber, la novia de su hijo Diego Matamoros y artífice de los retoques de ambos.

A pesar de las críticas, Carla Barber mostró orgullosa, el antes y el después del rostro de su suegro.

Este domingo, Carla compartía en su cuenta de Instagram el antes y el después de Kiko Matamoros, explicando, orgullosa, el tratamiento que había realizado: “En la foto de perfil podéis apreciar la diferencia en la nariz y en la zona de tercio inferior (líneas de marioneta y arco mandibular)”.

La que fuera Miss España y concursante de Supervivientes, y ahora ejerce como médico estético en su clínica aclaraba que “tras un tratamiento como este, la inflamación es normal durante 5-7 días. La rojez, los hematomas y el edema son normales y desaparecen en poco tiempo”. Y acababa destacando que “lo que más me gusta: la nariz y lo increíble que ha quedado la frente (adiós inmediato a las arrugas y elevación de cejas con ácido hialurónico).”

Aunque no se sabe la cantidad de viales de ácido hialurónico y Botox que se le ha administrado al patriarca del mediático clan, a tenor de los resultados, tuvieron que ser bastantes ya que su frente luce sin una sola arruga y las patas de gallo, prácticamente han desaparecido, dejando casi sin expresión al veterano colaborador de Telecinco.

La doctora Barber no hacía referencia a la infiltración de ácido en los labios de Matamoros que, sin duda, era de lo más llamativa y que resaltaba el parecido que, con este “rejuvenecimiento”, tienen padre e hijo. De hecho, Diego Matamoros se convertía en protagonista indirecto de la polémica generada por el nuevo rostro de su padre. Y no para bien, ya que gran parte de los comentarios en redes sociales, destacaban la desafortunada transformación física a la que ha sometido Carla Barber al clan Matamoros.

En cualquier caso, la doctora Barber sí ha conseguido unir a padre e hijo y no sólo en su consulta. Es indudable que, desde que la bella Carla es pareja de Diego, la relación entre ambos ha mejorado hasta el extremo de que es habitual verlos juntos cenando y ninguno de los dos ha faltado al hospital dónde ayer, Kiko Matamoros, ha sido operado para extirparle la vesícula.